Evidencias De La Existencia De Un Creador

(4) Aquellos que se benefician de las señales del universo son los dotados de intelecto
 

Las señales de Allâh en el universo sólo se les hacen manifiestas en toda su realidad inspiradora a los corazones que recuerdan y le rinden culto a Allâh, porque todos los velos han sido retirados de estos corazones y los mismos están abiertos a las maravillas del universo. El Corán establece esta conexión entre los corazones humanos y el ritmo de este inmenso y hermoso universo. Esta conexión crea la percepción que descubre el universo nuevamente. Esta percepción y descubrimiento tiene un gran impacto en los corazones humanos y se vuelve algo precioso en las vidas humanas. Esta conexión es establecida por el Corán entre el entendimiento, el aprendizaje y el hombre que aprende y entiende. Es por esto que el Corán afirma que ésos que son guiados por las señales del universo son un cierto tipo de personas: 

(En la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión de la noche y el día hay signos para los dotados de intelecto.

Aquellos que invocan a Allâh estando de pie, sentados o recostados, y meditan en la creación de los cielos y la tierra, y dicen: ¡Señor nuestro! No has creado todo esto en vano ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego.) (Corán 3: 190-191) 

Éstas son las personas que se benefician de las señales del universo, porque ellos no se detienen en el límite de las cosas físicas que pueden ver; sino que ven más allá, ven la Mano que está haciendo funcionar al universo y el Poder que lo creó. Ellos usan sus ojos, oídos y mentes de la mejor manera posible en este asunto, y siguen la guía de las aleyas del Corán las cuales ayudan a que los ojos, oídos y mente comprendan de la mejor manera que un hombre puede comprender: 

(Y entre Sus signos está haberos creado esposas de entre vosotros para que encontréis en ellas sosiego, y puso entre vosotros amor y misericordia. Por cierto que en esto hay signos para quienes reflexionan.

Y entre Sus signos está la creación de los cielos y de la Tierra, la diversidad de vuestras lenguas y de vuestras razas. Por cierto que en esto hay signos para quienes lo comprenden.

Y entre Sus signos está [haberos creado] la noche para que descanséis en ella, y el día para que procuréis Su gracia [el sustento]. Por cierto que en esto hay signos para quienes escuchan.

Y entre Sus signos está hacer que el relámpago sea para vosotros motivo de temor y anhelo [de las lluvias] y hace descender agua del cielo para vivificar con ella la tierra árida. Por cierto que en esto hay signos para quienes razonan) (Corán 30: 21-24) 

Así, las señales se hacen claras para aquéllos que reflexionan, escuchan y cuyo entendimiento sigue la dirección correcta que los lleva hacia su objetivo. 

Los kuffâr (los incrédulos), por otro lado, observan (sólo) el fenómeno, y sus pensamientos no van más allá de él, hacia el Creador. Ellos no entienden la sabiduría detrás de la creación. 

(Sólo conocen [lo aparente] de la vida mundanal, y descuidan la otra vida.) (Corán 30: 7) 

Es por esto que no se benefician de las señales universales, pues no las ven a través del lente del Corán: 

(Diles: Reflexionad en todo cuanto hay en los cielos y en la tierra; pero [sabe ¡Oh, Muhammad!] que para quienes Allâh decretó la incredulidad no se beneficiarán de los signos ni de los Mensajeros.) (Corán 10: 101)

De aquí que el Corán denuncia a los incrédulos y negadores por no ver y aprender: 

(Acaso no reflexionaron en el reino de los cielos y de la tierra y lo que Allâh creó en él, ni tampoco en que el final de sus vidas pudiere estar próximo; y si no creían en este Mensaje en qué otro iban a creer? ) (Corán 7: 185) 

Categoria:

Se encuentra usted aquí