ACTOS INCOMPATIBLES CON EL ISLAM

ACTOS INCOMPATIBLES CON EL ISLAM

El Shej Muhammad At Tamími dijo: Has de saber -estimado lector ­cuáles son los diez actos y creencias que anulan el Islam:

Primero: El Politeísmo (Shirk) en la adoración a Allah: como consta en el Corán Sagrado:

“Allah no perdona que se Le atribuyan copartícipes, pero perdona fuera de ello a quien Le place.” (An Nisá, 4:116)

En otra Süra Allah  dice:

“A quien atribuya copartícipes a Allah, Él le vedará el Paraíso y su morada será el Infierno. Los inicuos jamás tendrán auxiliadores.” (Al Má'ida, 5:72)

Se considera también politeísmo la inmolación de animales sacrificados para los santos, los genios o los sabios enterrados en mausoleos. Los sacrificios sólo se deben ofrecer a Allah el único, el Creador.

Segundo: Cuando se disponen intermediarios entre el creyente y Allah; a quienes la persona se dirige con el fin de solicitar su intercesión ante Allah, se deposita en ellos confianza, anhelo y esperanza. Todos estos actos corresponden a la incredulidad, según la opinión unánime de los sabios.

Tercero: Aquel que no considera a los politeístas como incrédulos, o duda sobre si lo son o no, o considera válidas sus doctrinas.

Cuarto: Aquella persona que prefiere otra ideología al Mensaje revelado al Profeta Muhammad  , alegando que ésta es más completa, o que gobernar con otra legislación que la revelada por Allah es más cercano a la justicia; como quien prefiere el sistema de un tirano al sistema justo del Islam. Esta persona es sin duda un incrédulo.

Quinto: Aquella persona que aborrece algo del Mensaje del Mensajero Muhammad , es incrédula, a pesar de actuar según el Mensaje.

Sexto: Ridiculizar o hablar con ironía sobre cualquier asunto del Mensaje (Risála) transmitido por el Profeta Muhammad , o burlarse de las recompensas (Zaúáb) y los castigos (`iqáb); todo aquel que actúa de este modo es un incrédulo. Como consta en el sagrado Corán:

“Y si les preguntas, seguramente dirán: Nosotros solo discutíamos y jugábamos. Di: ¿Es que os burlabais de Allah y Sus aleyas, y de Su Enviado? No os disculpéis; he aquí que renegáis después de haber creído. Si perdonamos a un grupo de vosotros, castigaremos a otro grupo, por haber sido transgresores.” (At Taúba, 9:65 y 66)

Séptimo: Recurrir a la magia con objeto de perjudicar a alguien (ej: para que los cónyuges se odien en lugar de amarse), o para atraer a alguien. La magia es un camino hacia la incredulidad, tanto para la persona que la practica, como aquella persona que acude a ella y acepta su método y sus consecuencias. La evidencia se encuentra en el Corán:

“Pero estos no le enseñaban a nadie sin antes advertirle que se trataba de una tentación, y que quien la aprendiera caería en la incredulidad.” (Al Baqara, 2:102)

Octavo: Aliarse con los politeístas, cooperando con ellos, en cualquier aspecto, perjudicando a otros musulmanes.

La evidencia consta en El Corán, Allah  dice:

“¡Oh, creyentes! No toméis a los judíos ni a los cristianos por, aliados. Ellos son aliados unos de otros. Y quien de vosotros se alíe con ellos será uno de ellos. Allah no guía a los inicuos.” (Al Má'ida, 5:51)

Noveno: Aquella persona que considere que ciertas personas se encuentran por encima de la doctrina transmitida por el Mensajero Muhammad , del mismo modo que Al Jidr [1] con respecto a la doctrina transmitida por Moisés (la paz de Allah sea con él) ; quien crea de este modo deviene incrédulo (Káfir).

Décimo: Apartarse de la religión de Allah, sin interesarse por conocerla o practicarla.

En el Corán consta, al respecto de esta despreocupación:

“¿Acaso hay alguien más inicuo que aquel que después de que se le recitan las leyes de Allah, se aparta de ellas?” (As Sayda, 32:22)

Sobre los diez casos anteriores, no se diferencia entre la persona que lo hace burlándose, o aquella que actúa seriamente, o la que lo hace por miedo, a menos que sea forzada a tomar tal postura en ciertas circunstancias.

Cada caso de estos diez es de suma gravedad y de manera lamentable todos ocurren muy frecuentemente en nuestra época. Por consiguiente, los musulmanes deben examinar muy bien su Fe (Imán) para evitar cometer tales acciones. Nos refugiamos en Allah, y le rogamos que nos aleje de todo lo que conduce a Su ira.


[1] Al Jidr. Sabio virtuoso a quien el Profeta Moisés  acompañó en uno de sus viajes, tomando de su sabiduría, la cual le había sido concedida por Allah. Tal como fue mencionado en El Corán (Sura 18,La Caverna)

Categoria:

Se encuentra usted aquí