La Verdadera Personalidad De La Mujer Musulmana

La Creyente Es Una Persona Prudente

Una de las características distintivas más sobresalientes de la mujer musulmana es su profunda fe en Allah  y su sincera convicción de que cualquier cosa que suceda en este universo, y cualquiera sea el destino acaecido sobre los seres humanos, solamente es el resultado de la voluntad y el decreto de Allah, y que éste no hubiera podido ser evitado.

La Verdadera Musulmana Adora A Allah Y Reza Cinco Veces Al Día

No constituye sorpresa alguna que la auténtica creyente musulmana adore a su Señor con fervor, porque sabe que está obligada a observar todos los mandatos que Allah ha ordenado a todo musulmán, sea éste hombre o mujer. Por tal motivo, ella lleva a cabo sus deberes islámicos de forma adecuada, sin aducir excusas o compromisos, y sin ser negligente.

Ella Puede Asistir A Las Oraciones Yamâ‘Ah (Comunitarias) En La Mezquita

El Islam ha excusado a las mujeres de la obligación de asistir a la oración de yamâ‘ah en la mezquita, pero al mismo tiempo se les permite ir a participar de la yamâ‘ah con la condición de que vistan correctamente para no causar ninguna tentación. En verdad, las primeras mujeres musulmanas salían a rezar en la mezquita detrás del Profeta .

Asiste a las oraciones del ‘Îd

El Islam honró a la mujer y la igualó al hombre en lo referido a los actos de adoración obligatorios. Las mujeres, por otra parte, son alentadas a asistir a los encuentros públicos el día del ‘Îd Al Fitr y el ‘Îd Al Adha, con el fin de que puedan tomar parte en estas festividades benditas.

La Verdadera Musulmana Reza Las Oraciones Sunan Y Nauâfil

La creyente no se limita a las cinco oraciones diarias obligatorias, sino que también reza las oraciones sunnah que el Profeta  solía celebrar regularmente (ar rauâtib), y reza tantas de las nauâfil (supererogatorias) como le permitan su tiempo y energía. Estas oraciones incluyen el salâh ad duhâ, la oración sunnah que sigue a al magrib, y las oraciones ofrecidas a la noche.

La Verdadera Musulmana Celebra Sus Oraciones De Manera Adecuada

La fiel musulmana se esfuerza con ahínco en realizar sus oraciones de manera adecuada, con una profunda concentración y precisión en sus movimientos físicos. Ella reflexiona sobre el significado de las aleyas que está recitando, y sobre las palabras de alabanza y glorificación que está pronunciando. Su alma se colma con el temor a Allah , y con la gratitud y la sincera devoción hacia Él.

La Verdadera Musulmana Paga El Zakâh De Sus Bienes

La musulmana paga el zakâh de sus propios bienes cuando, debido a su riqueza, éste se torna una obligación para ella. Todos los años, en una fecha específica, ella calcula cuántos bienes posee y paga lo que le corresponde, porque el zakâh es un pilar del Islam, y no puede haber compromiso o excusa alguna cuando llega el momento de pagarlo cada año, aún cuando la suma es de miles o millones.

La Verdadera Musulmana Ayuna Durante El Día Y Reza Durante La Noche En Ramadân

La verdadera musulmana ayuna el mes de Ramadân y su alma entera se llena de fe: "A quien ayune Ramadân con fe y esperanza de ser recompensado le serán perdonados todos sus pecados anteriores." [1] La creyente tiene la actitud de alguien que ayuna honestamente, cuyas facultades se mantienen alejadas de toda clase de pecados que puedan invalidar el ayuno o disminuir su recompensa.

La Verdadera Musulmana Observa El Ayuno Nâfil

La verdadera creyente también observa el ayuno nâfil en otros períodos además de Ramadân, si no le resulta demasiado difícil hacerlo. De esta forma, ella ayuna los días de ‘Arafât, ‘Âshûrâ', y el noveno día de Muharram, pues ayunar en estos días, así como otros, es uno acto virtuoso que puede expiar pecados, según el Profeta nos dijo.

La Verdadera Musulmana Participa Del Hayy Peregrinando A La Sagrada Casa De Allah

La verdadera musulmana tiene el propósito de emprender el hayy a la Casa de Allah  cuando sea capaz de llevarlo a cabo, y le sea fácil viajar. Antes de salir de viaje, ella se toma un tiempo para estudiar las reglas (ahkâm) del hayy a fondo, para que cuando comience a efectuar los rituales del hayy, sus actos estén basados en una comprensión veraz. Así, su hayy será completo, de acuerdo a las condiciones establecidas por la sharî‘ah.

Ella hace ‘Umrah

Así como el hayy es obligatorio para la musulmana, también lo es la ‘umrah, siempre que se encuentre posibilitada de hacerla. Especialmente la ‘umrah durante Ramadân, cuya recompensa es equivalente a la de haber realizado el hayy con el Profeta .

La Verdadera Musulmana Es Obediente A Los Mandatos De Allah

La auténtica musulmana no olvida que está moralmente obligada a realizar todos los deberes religiosos que Allah le ha implementado efectuar. Con respecto a esto, su situación es la misma que la de un hombre, y no existe diferencia alguna entre ellos, a excepción de unas pocas regulaciones que se aplican con exclusividad ya sea a los hombres o a las mujeres.

La Verdadera Musulmana No Permanece A Solas Con Una Persona Extraña

La obediencia a Allah  y a Su Mensajero sólo puede ser alcanzada siguiendo sus mandatos y manteniéndose alejada de lo prohibido. Una manera, por la cual la musulmana obedece a Allah y a Su Mensajero es no permaneciendo a solas con un extraño (aynabi), es decir un hombre con el que no tiene lazos de parentescos, porque hacer esto es un acto harâm, de acuerdo al consenso de los sabios sobre las bases del Hadîz:

La Verdadera Musulmana Usa Correctamente El Hiyâb

La musulmana utiliza correctamente el hiyâb cuando sale fuera de su casa. El hiyâb es una vestimenta islámica distintiva, cuyas características han sido claramente definidas en el Corán y la Sunnah. Ella no sale fuera de la casa, ni se presenta ante un hombre no mahram, usando perfume, maquillaje u otros adornos, porque sabe que eso es harâm según el Corán:

La Verdadera Musulmana Evita Juntarse Libremente Con Los Hombres

La verdadera creyente evita juntarse con los hombres tanto como le sea posible. No los busca ni lo seduce. De esa manera, sigue el ejemplo de timah, la hija del Profeta , las esposas del Profeta, las mujeres de los Salaf (los Sahâbah y los Tabi‘în), y aquellas que siguieron su camino con sinceridad.

La Verdadera Musulmana No Estrecha La Mano De Un Hombre Que No Es Mahram

Es algo natural que una musulmana que no se mezcla con hombres no desee estrechar la mano de alguien que no sea su mahram, en conformidad con la enseñanza y ejemplo del Profeta . Al Bujâri informa que ‘Â'ishah  dijo:

La Verdadera Musulmana No Viaja A Menos Que Sea Con Un Mahram

Uno de los mandatos del Islam con relación a las mujeres, es que ella no debe viajar sin un acompañante mahram, pues su viaje está lleno de peligros y penurias, y no es correcto para una mujer encarar esta situación a solas, sin un mahram que la proteja y la cuide.

La Verdadera Musulmana Acepta La Voluntad Y El Decreto De Allah

La musulmana obediente al mandato de su Señor, acepta naturalmente Su voluntad y decreto, porque ése es uno de los más grandes signos de la fe, obediencia, taqua y rectitud en una persona. Por tanto, la musulmana guiada por las enseñanzas del Islam siempre aceptará todo lo que suceda en su vida, sea bueno o malo, porque esta aceptación es benévola para ella en todas  las situaciones, así como el Profeta  lo explicó:

La Verdadera Musulmana Se Vuelve A Allah En Estado De Arrepentimiento

La creyente puede encontrarse a sí misma en un estado de negligencia del Sendero Recto. Su conducta, en cuanto a la práctica del Islam puede resultar insuficiente de una manera que no es propia de la creyente. Pero ella pronto toma conciencia, buscando el perdón por sus errores o defectos y retornando a la protección de Allah :

La Verdadera Musulmana Tiene Un Sentido De Responsabilidad Para Con Los Miembros De Su Familia

La responsabilidad de la musulmana para con los miembros de su familia no es menor a la vista de Allah  que la del hombre. Su responsabilidad, en realidad, es aún mayor a la del hombre, pues conoce la vida secreta de sus hijos, quienes viven junto a ella la mayor parte del tiempo. Ellos le pueden contar cosas que no le dicen a su padre. La mujer musulmana, siente esta responsabilidad cada vez que escucha las palabras del Profeta :

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí