La Verdadera Personalidad De La Mujer Musulmana

La Verdadera Musulmana Demuestra Su Amor Y Su Afecto Hacia Sus Hijos

La musulmana no ignora el hecho de que sus hijos necesitan su cálido regazo, su profundo amor, y sincero afecto para desarrollarse saludablemente, sin ningún problema psicológico, crisis o complejo. Esta educación íntegra los llenará de optimismo, confianza, esperanza y ambición. De esta manera, la madre musulmana cautelosa manifiesta su amor y afecto por sus hijos en todo momento, colmando sus vidas con alegría y felicidad, y llenando sus corazones de confianza y seguridad.

La Verdadera Musulmana Trata Por Igual A Sus Hijos E Hijas

La musulmana prudente trata a todos sus hijos o hijas imparcialmente y por igual. Ella no prefiere a uno por encima del otro, cualquiera que sea la circunstancia, porque sabe que el Islam prohíbe tales acciones por parte de los padres debido al impacto psicológico negativo que puede tener sobre el niño cuyo hermano es preferido en vez de él. El niño que no se siente tratado por igual, con sus hermanos y hermanas, crecerá con complejos y ansiedades, alimentando su corazón con celos y odio.

La Verdadera Musulmana No Discrimina A Sus Hijos E Hijas En Cuanto A Su Afecto Y Atención

La fiel musulmana no discrimina entre sus hijos e hijas, en cuanto a su cariño y cuidado, como hacen algunas mujeres que no están libres de los efectos de la mentalidad de la yâhiliiah. Ella es justa con todos sus hijos, varones y niñas por igual, y cuida de todos ellos con compasión y amor. Al comprender que los hijos son un regalo de Allah , y que el regalo de Allah, sean hijos o hijas, no puede ser rechazado o cambiado:

La Verdadera Musulmana No Ruega A Dios Contra Sus Hijos

  La mujer musulmana prudente no ruega en contra de sus propios hijos, acatando las palabras del Profeta quien prohibió tales oraciones por temor a que éstas sean ofrecidas en un momento del día en que las oraciones son respondidas. Esto fue manifestado en el prolongado Hadîz narrado por Yâbir, en el cual el  Profeta  dijo:

La Verdadera Musulmana Está Alerta De Todo Lo Que Pueda Tener Influencia Sobre Sus Hijos

La madre musulmana perspicaz mantiene sus ojos bien abiertos porque se preocupa por sus hijos. Ella sabe lo que están leyendo y escribiendo, los pasatiempos y las actividades a las que se dedican, los amigos que escogen, y los lugares donde van en su tiempo libre. Ella conoce todo esto sin que sus hijos sientan que los está vigilando.

La Verdadera Musulmana Infunde El Buen Comportamiento Y La Buena Predisposición En Los Corazones De Sus Hijos

La musulmana trata de infundir en los corazones de sus hijos las mejores cualidades como: amar a su prójimo, respetar a sus mayores, demostrar compasión hacia los pequeños, obtener satisfacción al hacer el bien, ser sincero de palabra y de hecho, cumplir las promesas, juzgar con justicia, y todas las demás buenas y loables características. 

La Verdadera Musulmana Y Su Nuera

La actitud hacia su nuera

    La musulmana que entiende las enseñanzas de su religión y es de carácter elevado, toma en consideración a sus nueras tanto como a sus propias hijas. El destino ha hecho a esta mujer la esposa de su hijo. Al vincularse a la familia, ella se volvió uno de sus miembros. Similarmente, cuando las jóvenes musulmanas que fueron educadas con valores y actitudes islámicas abandonan la casa de sus padres y se van a vivir con su nuevo marido, prestan la debida consideración a su suegra, tal como lo hacen con su propia madre.

La Verdadera Musulmana Y Su Yerno

La actitud hacia su yerno

   La actitud de la musulmana verdaderamente guiada para con su yerno no es diferente de la actitud hacia sus nueras. Ella trata a su nuera como si fuera una de sus propias hijas, y de la misma forma, trata a su yerno como si él fuera uno de sus propios hijos. Así como ella quiere que su propio hijo sea una persona de bien, también querrá que su yerno sea una persona de bien entre la gente.

La Visión Islámica De Los Vínculos De Parentesco

La mujer musulmana guiada por las enseñanzas de su religión nunca olvida que sus parientes tienen derechos sobre ella, y que se le exige sostener los vínculos de parentesco y respetarlos. Los parientes (en árabe Arhâm, literalmente significa "úteros, o lazos sanguíneos"), respecto a una persona, son aquellos que están vinculados por lazos de sangre, sean éstos sus herederos o no.

La Verdadera Musulmana Mantiene Los Vínculos De Parentesco En Conformidad Con Las Enseñanzas Del Islam

La musulmana verdaderamente guiada por las enseñanzas de su religión no descuida mantener los vínculos de parentesco, y nunca deja que sus responsabilidades de madre, o la carga de tener que velar por su casa y su marido la distraigan de mantener estos vínculos para siempre. Por tal motivo, organiza su tiempo para poder ir a visitar a sus parientes siguiendo la enseñanza islámica que regula estas relaciones y la clasifican en un orden de prioridad y grado de cercanía.

La Verdadera Musulmana Mantiene Los Vínculos De Parentesco, Aunque Sus Parientes No Sean Musulmanes

Cuando la mujer musulmana examina la guía del Islam, ve que alcanza nuevas cimas de gentileza y humanidad al prescribir a sus seguidores el mantenimiento de los vínculos de parentesco, aunque sus parientes sigan una religión distinta a la del Islam. ‘Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘Âs dijo al respecto:

La Verdadera Musulmana Comprende Completamente El Significado De Sostener El Vínculo De Parentesco

Para la musulmana, el vínculo de parentesco es algo multifacético. A veces puede involucrar gastar dinero para resguardo de la pobreza, y alivio de algunas penurias; otras veces puede significar hacer visitas para fortalecer los vínculos de amor; o hablar y sonreír afectuosamente, ofreciendo una cálida bienvenida; o dar un consejo, mostrando compasión, o efectuando un gesto desinteresado... es decir, actos de bondad que despertarán e incrementarán los sentimientos humanos de amor, compasión, y apoyo mutuo entre parientes.

La Verdadera Musulmana Mantiene Los Vínculos De Parentesco, Aunque Sus Parientes Fracasen En Hacerlo

La musulmana con el alma llena de las verdaderas enseñanzas de esta religión sostiene los vínculos de parentesco y no los interrumpe.

La Verdadera Musulmana Es Amable Y Amigable Con Sus Vecinos

Uno de los atributos de la mujer musulmana que comprende las enseñanzas de su religión es el trato bueno y respetuoso para con sus vecinos.

Se adhiere a las enseñanzas islámicas en lo relativo al buen trato de los vecinos

La Verdadera Musulmana Quiere Para Sus Vecinos Lo Que Quiere Para Sí Misma

La musulmana que verdaderamente está abierta a las enseñanzas de su religión es de corazón bondadoso, afable y tolerante. Es cariñosa con sus vecinos, sensible a todo lo que pueda perturbarlos, molestarlos u ofenderlos, y comparte sus alegrías y penas, en conformidad con las enseñanzas del Profeta :

La Verdadera Musulmana Trata A Su Vecino De La Mejor Manera Posible

La musulmana que verdaderamente comprende las enseñanzas de su religión nunca considera un favor demasiado pequeño para brindárselo a un vecino. Le hace a su vecina cualquier favor posible, no importa cuán insignificante éste pueda parecer. Ella no deja que la timidez o su deseo de alardear le impidan hacerlo, aunque sea poco, ni esperará poder ofrecer más cuando sea capaz de hacerlo.

La Verdadera Musulmana Trata Bien A Sus Vecinas, Aunque No Sean Musulmanas

La fiel musulmana no restringe su buen trato sólo a las vecinas que están emparentadas con ella o que son musulmanas, sino que se extiende a sus vecinas no musulmanas también, de acuerdo con las tolerantes enseñanzas del Islam que estimulan la amabilidad hacia toda la gente, sin considerar su grupo religioso, mientras no cometan actos de hostilidad y agresión hacia los musulmanes:

La Verdadera Musulmana Comienza Con La Vecina Cuya Casa Está Más Cercana A La Suya

La fiel musulmana no olvida el preciso sistema que el Islam estableció cuando prescribió el buen trato a las vecinas. El Islam dijo a la musulmana que diera prioridad a quien estuviera más cerca de su casa, luego a quien estuviera más cerca de nuestro vecino más próximo y así sucesivamente. Esto tiene en cuenta la cercanía de las vecinas cuyos hogares estén cerca el uno al otro.

La Verdadera Musulmana Es La Mejor Vecina

No constituye sorpresa alguna que la mujer musulmana que verdaderamente comprende las enseñanzas de su religión es la mejor de las vecinas, porque el buen trato hacia los vecinos es una actitud islámica fundamental profundamente impregnada en la consciencia de la mujer musulmana educada con las enseñanzas del Islam que afirman que quien es el más amable para con su vecino es el mejor vecino a la vista de Allah :

Malos Vecinos

Tener un mal vecino es algo tan temible que la mujer musulmana sensible no puede dejar de pensar en eso sin estremecerse y estar llena de sentimientos de temor, aversión y hastío.

La mala vecina es una persona despojada de la bendición de la fe

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí