La Verdadera Personalidad De La Mujer Musulmana

El Buen Trato A Sus Vecinos Es Suficiente

La musulmana no sólo se abstiene de dañar o perturbar a su vecina, sino que no escatima ningún esfuerzo en ayudarla, abriendo a lo ancho las puertas de la preocupación, amistad y generosidad. Ella es cautelosa para no quedarse corta en sus deberes cuando es llamada a prestar cuidado de sus vecinas, honrándolas y tratándolas bien, por temor a que las palabras del Profeta  con respecto a la vecina mezquina y mísera se vuelvan aplicables a ella:

La Verdadera Musulmana Soporta Los Errores Y El Mal Trato De Su Vecina

La musulmana guiada por su religión es paciente con su vecina y no se pone furiosa ni guarda rencor si ella comete un error o tiene algunos defectos. Ella es tolerante e indulgente hacia su vecina, esperando así ganar la recompensa de Allah  y alcanzar Su amor y complacencia. Esto está comprobado en el Hadîz de Abû Dharr: Cuando Mutarrif Ibn ‘Abdullah lo encontró, le dijo: "¡Oh, Abû Dharrr! Escuché acerca de lo que dijiste y quería encontrarte".

La Verdadera Musulmana Quiere A Sus Amigas Como Hermanas Por La Causa De Allah

El modo por el cual la fiel musulmana se relaciona con sus amigas y hermanas en el Islam es diferente del modo en que otras mujeres se conducen en sus asuntos sociales. Su relación con sus hermanas está basada en el Ta'âji (hermandad) por la causa de Allah. Este amor por la causa de Allah es el vínculo más encumbrado que puede existir entre un ser humano y otro, sea hombre o mujer.

La Condición De Dos Personas Que Se Aman El Uno Al Otro Por La Causa De Allah

Numerosos Ahâdîz describen la condición de dos personas que se aman el uno al otro por la causa de Allah, sean hombres o mujeres, y describen la elevada posición en el Paraíso que Allah  ha preparado para ellos y el gran honor que les ha otorgado el Día en que la humanidad será resucitada para encontrarse con el Señor del Universo.

El Efecto Del Amor Por La Causa De Allah En La Vida De Los Musulmanes Y Las Musulmanas

El Islam vino a edificar una sociedad ideal basada en el amor sincero y en la hermandad, por tal motivo tuvo que sembrar las semillas del amor en los corazones de los individuos que componen la sociedad. De ese modo, hizo de este amor entre los creyentes y entre las creyentes una de las condiciones de la fe que garantizan la admisión al Paraíso.

La Verdadera Musulmana No Abandona A Sus Hermanas

La mujer musulmana que verdaderamente comprende las enseñanzas del Islam no ignora el hecho de que el Islam estimuló el amor fraternal y el afecto mutuo. También es la religión que ha prohibido odiar o abandonar a los hermanos y hermanas en la fe.

La Verdadera Musulmana Es Tolerante Y Perdonadora

La musulmana verdaderamente guiada por el Islam es tolerante con sus amigas y hermanas, y no les guarda rencor. Si ella se enoja con una de sus hermanas, reprime su enfado y espontáneamente perdona a quien haya cometido el error sin sentir ninguna vergüenza de hacerlo. En realidad, ella percibe este acto como una buena acción que la llevará a estar más cerca de Allah :

La Verdadera Musulmana Encuentra A Sus Hermanas Con Un Rostro Sonriente

La fiel musulmana es de semblante alegre, siempre saluda a sus hermanas calurosamente y sonriendo, como dijo el Profeta :

"No consideréis como pequeña cualquier buena acción, aunque sólo sea saludar a vuestro hermano con un semblante alegre".22

La Verdadera Musulmana Es Sincera Con Sus Hermanas

Una de las virtudes de la verdadera musulmana es la sinceridad completa hacia Allah , Su Profeta, a los líderes y al común de los musulmanes, como fue establecido en el Hadîz sahîh:

La Verdadera Musulmana Es Fiel Y Amable

El Islam no se limita a estimular a sus seguidores a ser respetuosos y amables con sus amigos sino también los estimula a ser amables con los padres de sus amigos, en reconocimiento de la virtud de amabilidad y lealtad, con el fin de establecer estos valores como una parte esencial de la vida islámica. Los libros de nuestra herencia están repletos de relatos de lealtad y amabilidad encarnados en la vida diaria de los salâf, que se convertirían en un hermoso ejemplo para toda la humanidad.

La Verdadera Musulmana No Cuenta Chismes Sobre Sus Hermanas

La musulmana cautelosa no se permite sumirse en el chismorreo o participar en reuniones donde tiene lugar el chismorreo. Ella contiene su lengua, absteniéndose en general de chismorrear, y evita calumniar a sus amigas y hermanas en particular. Ella considera como obligación evitar que las reuniones no desciendan al nivel del chismorreo barato, ya que el chismorreo está claramente definido como harâm según las palabras del Corán:

La Verdadera Musulmana Evita Discutir Con Sus Hermanas, No Haciendo Bromas Injuriosas Ni Quebrantando Promesas

Entre los buenos modales de la verdadera musulmana están el sentido de la moderación, la sabiduría y el tacto. Ella no cansa a sus amigas con discusiones irritantes, ni las enfada con bromas injuriosas, tampoco quebranta una promesa realizada. Con relación a esto, ella sigue la guía del Profeta :

La Verdadera Musulmana Es Generosa Y Honra A Sus Hermanas

La musulmana que comprende las enseñanzas de su religión es generosa y se da libremente a sus amigas y hermanas. Su acercamiento es amigable y sincero cuando las invita, les da la bienvenida calurosamente, y les ofrece comida generosamente.

La Verdadera Musulmana Reza Por Sus Hermanas En Su Ausencia

La musulmana sincera, cuyo corazón está lleno de dulzura, quiere para su hermana musulmana lo que quiere para sí misma. Por eso nunca se olvida de rezar por ella en su ausencia con un du‘â' lleno de cordialidad, amor sincero y hermandad. Ella sabe que dichos ad‘iah son más rápidos en ser respondidos debido a la sinceridad, cordialidad de sentimiento y noble intención que hay detrás de ellos. Esto fue confirmado por las siguientes palabras del Profeta :

La Verdadera Musulmana Tiene Una Buena Actitud Hacia Los Demás Y Los Trata De Buena Manera

Introducción

    En cuanto a las obligaciones islámicas, la musulmana es exactamente como el hombre: ella tiene una misión en la vida, por eso se le exige que sea efectiva, activa, y sociable en tanto se lo permitan sus circunstancias particulares y capacidades, mezclándose con otras mujeres tanto como pueda y tratándolas de acuerdo a las dignas actitudes y comportamiento que la distinguen de otras mujeres.

La Verdadera Musulmana Es Veraz

La musulmana es veraz con todo el mundo porque ha absorbido las enseñanzas del Islam que alientan la veracidad y la consideran la principal de las virtudes, mientras que la falsedad está prohibida y considerada la fuente de todos los males y actos repudiables.

   La musulmana cree que la veracidad naturalmente la lleva a la bondad, y que quien la practique será admitida en el Paraíso, mientras que la falsedad conduce a la iniquidad, y que quien la practique será enviada al Infierno. El Profeta  dijo:   

La Verdadera Musulmana Evita Dar Falsos Testimonios

La fiel musulmana cuya personalidad ha sido moldeada por las enseñanzas y la guía del Islam no da falsos testimonios, porque hacerlo es harâm:

[Apartaos de decir falsedades.] (22:30)

La Verdadera Musulmana Da Consejo Sincero

La verdadera musulmana no sólo se esfuerza para librarse de las características negativas, sino que también procura ofrecer su consejo sincero a toda mujer con la que entra en contacto y que se ha desviado de la guía de Allah ; ¡Y cuántas mujeres hay, que se han perjudicado a sí mismas y están en gran necesidad de que alguien les ofrezca un consejo sincero y las guíe de vuelta al sendero recto que Allah ha prescrito para que todos lo sigamos!

La Verdadera Musulmana Guía A Los Demás A Realizar Acciones Correctas

La musulmana cuya alma fue purificada por el Islam y depurada de las manchas del egoísmo ama guiar a otras personas hacia acciones correctas, para que la bondad salga a la luz y la gente se beneficie de ella. Para ella es como si hubiera realizado la buena acción, porque sabe que quien guía a otras personas hacia los actos de rectitud será recompensada como quien los hace, tal como dijo el Profeta:

La Verdadera Musulmana No Defrauda, No Engaña Y No Traiciona A Espaldas De Uno

La musulmana sincera, para quien la confiabilidad se ha vuelto una característica profundamente enraizada, no defrauda, ni engaña, ni tampoco traiciona, porque estas características despreciables están por debajo de ella. Estas características contradicen los valores de la confiabilidad, y no son propias de la mujer musulmana. La confiabilidad requiere una actitud de sinceridad, franqueza, lealtad, y equidad que no deja lugar a engaño, mentira, embuste, fraude, o traición.

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí