La Verdadera Personalidad De La Mujer Musulmana

La Verdadera Musulmana Prefiere Al Prójimo Por Encima De Sí Misma

La verdadera musulmana prefiere al prójimo por encima de sí misma, aunque sea pobre y no posea mucho porque el Islâm enseña a sus seguidores a hacer esto. Esta abnegación es una característica básica de la auténtica musulmana que la distingue del resto de la gente.

La Verdadera Musulmana Coteja Sus Costumbres Y Hábitos Con Los Parámetros Islámicos

La musulmana que posee un criterio en las normas del Islâm no acepta toda tradición o costumbre ampliamente aceptada por los demás. Porque puede haber costumbres provenientes de antiguas o modernas tradiciones de la yâhiliiah que van en contra del Islâm. Estas tradiciones son inaceptables para la musulmana aunque todo el mundo las aceptará unánimemente.

La Verdadera Musulmana Sigue Los Modales Islámicos En La Forma De Comer Y De Beber

La musulmana despierta se distingue por su interés en seguir la etiqueta islámica en cuanto a la forma de comer y beber. La reconoceréis por el modo en que come, bebe y pone la mesa.

La Verdadera Musulmana Difunde El Saludo Del Islam

Uno de los aspectos distintivos de la conducta social de la musulmana es su insistencia en el saludo del Islâm, el cual imparte a todo musulmán que encuentre, sea hombre o mujer, en conformidad a las normas de cómo dar el salâm definidas por el Islâm que nos prescribe difundir el salâm en cierto número de Aleyas y Hadîces.

La Verdadera Musulmana No Entra A Otra Casa Que No Sea La Suya Sin Permiso

La musulmana verdaderamente guiada por el Islâm no entra a otra casa que no sea la suya sin pedir permiso y decir el salâm a la gente que viva allí. Esta petición de permiso es una prescripción divina que no debe ser evadida, ni ignorada:

La Verdadera Musulmana Se Sienta En Una Reunión Donde Encuentra Lugar

Otro aspecto de los modales de la verdadera musulmana es que ella se sienta donde encuentra un lugar libre cuando asiste a una reunión donde otras mujeres han llegado antes que ella y encontraron un lugar para sentarse. Esta es una refinada etiqueta social derivada del ejemplo, en palabra y hecho, del Profeta , y constituye además una señal de buen gusto, sensibilidad, y cortesía en la persona que lo adopta.

La Verdadera Musulmana No Conversa En Privado Con Otra Mujer Cuando Está Presente Una Tercera Persona

El Islâm vino para formar seres humanos sensibles y civiles, con una consciencia y una comprensión de los sentimientos de los demás.

La Verdadera Musulmana Respeta A Los Ancianos Y A La Gente Distinguida

El Islâm trajo un sinnúmero de refinadas normas sociales que infundirían una actitud de caballerosidad, nobleza, buenos modales y cortesía en el corazón del musulmán: Una de las enseñanzas más prominentes es prestar el debido respeto a los ancianos, y aquellas personas merecedoras de respeto (como los eruditos, etc.). 

La Verdadera Musulmana No Observa Dentro De La Casa De Otras Personas

Otra de las cualidades de la musulmana de buenos modales es que no merodea la casa de su anfitrión, ni busca inspeccionar sus contenidos. Éste no es el comportamiento propio de la musulmana prudente y decente, más bien es una actitud detestable e indeseable. El Profeta  advirtió a aquellos que dejan extraviar su mirada con curiosidad en las reuniones y tratan de ver cosas, que no son de su incumbencia y dijo además, que era lícito arrancar sus ojos (metafóricamente hablando):

La Verdadera Musulmana Evita Bostezar En Una Reunión Tanto Como Sea Posible

La musulmana sensible y de buenos modales, si lo puede prevenir, no bosteza en una reunión. Si el apremio por bostezar la sobrepasa, trata de resistirse en la medida de lo posible. Esto es lo que el Profeta  aconsejó:

La Verdadera Musulmana Sigue La Etiqueta Islámica Cuando Estornuda

No constituye un secreto para la musulmana que, así como el Islâm ha definido los modales que regulan el acto de bostezar en las reuniones, también ha definido la etiqueta a observar cuando una persona estornuda. El Islâm enseña a los musulmanes, tanto hombres como mujeres, cómo deben comportarse cuando estornudan, qué deben decir a quien estornude, y cómo deben rogar por él o ella.

La Verdadera Musulmana No Busca El Divorcio De Otra Mujer Para Poder Tomar Su Lugar

La fiel musulmana siente que está viviendo en una comunidad musulmana cuyos miembros son sus hermanos y hermanas. En tal comunidad de guía divina, el fraude, el engaño y la traición y todas las demás actitudes viles imperantes en las sociedades que se han apartado de la guía de Allâh    están prohibidos.

La Verdadera Musulmana Escoge Un Trabajo Que Satisfaga Su Naturaleza Femenina

El Islâm ha librado a las mujeres de la carga de tener que trabajar para ganarse la vida y lo ha hecho obligatorio para su padre, hermano, esposo, u otro pariente de sexo masculino que la sustente. Por ello, la mujer musulmana procura no trabajar fuera del hogar, a menos que existan necesidades económicas apremiantes, debido a la falta de un pariente o un esposo para mantenerla honrosamente.

La Verdadera Musulmana Ella No Imita A Los Hombres

La musulmana orgullosa de su identidad islámica no imita a los hombres, porque sabe que para una mujer, imitar a los hombres o que un hombre, imite a las mujeres está prohibido por el Islâm. La sabiduría y la ley eterna de Allâh  dictaminan que los hombres tienen un temperamento diferente al de las mujeres y viceversa. Esta distinción es esencial para ambos sexos, pues cada uno de ellos tiene su propio rol particular que jugar en esta vida.

La Verdadera Musulmana Invita A La Gente Hacia La Verdad

La verdadera musulmana comprende que la humanidad no fue creada en vano, sino que fue creada para cumplir con un propósito: el de adorar a Allâh :

La Verdadera Musulmana Prescribe Lo Que Es Bueno Y Prohibe Lo Que Es Malo

El deber de prescribir lo que es bueno y prohibir lo que es malo (Al amr bi'l ma'ruf wa'l nahyi 'an al munkar) no está confinado solamente a los hombres, se aplica por igual a los hombres y a las mujeres, como está establecido en el Qur’ân:

La Verdadera Musulmana Es Sensata Y Elocuente En Su Da'uah

La musulmana que busca invitar a otras personas hacia Allâh  es elocuente y hábil en su da 'uah, hablando sensatamente,  sin ser agresiva con las mujeres a quienes invita y teniendo en cuenta su nivel intelectual y posición social. Con esta prédica sensata y favorable, ella será capaz de llegar a sus corazones y mentes, tal como aconseja el Qur’ân:

La Verdadera Musulmana Se Relaciona Con Mujeres Honradas Y Rectas

En su vida social, la musulmana busca hacer amigas con las mujeres honradas para que sean sus amigas íntimas y hermanas en la Fe, y cooperar junto a ellas en la rectitud, en la taqua, en las buenas obras, y en guiar y enseñar a otras mujeres que pueden tener poco conocimiento acerca del Islâm. Relacionarse con las mujeres honradas siempre traerá bienaventuranza, beneficios y una gran recompensa, a la vez que profundizará la íntegra comprensión del Islâm por parte de las mujeres.

La Verdadera Musulmana Se Esfuerza En Reconciliar A Las Mujeres Musulmanas

La comunidad musulmana se distingue por el hecho de ser una comunidad en la cual prevalece la hermandad, una sociedad, que está llena de amor, comunicación, entendimiento, tolerancia, y pureza. Sin embargo, continúa siendo una sociedad humana, y como tal no puede estar completamente libre de las disputas ocasionales y de los conflictos que puedan surgir entre sus miembros de vez en cuando. Estos conflictos pueden llevar a la división y al quebrantamiento de los vínculos.

La Verdadera Musulmana Se Junta Con Otras Mujeres Y Soporta Sus Insultos

La musulmana activa es una mujer con una misión que tiene un mensaje para transmitir. Quien emprenda esta importante misión, debe prepararse para ser paciente y constante y para hacer sacrificios a lo largo del camino.

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí