Islam Para Niños - Primera Parte - 2) Dios Y El Corán

DIOS Y EL CORÁN

Todas las palabras de Dios que el Ángel Gabriel entregó al Profeta Muhammad están escritas en un libro. Este libro se llama el Corán. En el Corán podemos leer todo lo que Dios nos dice, a nosotros personalmente, y a toda la Humanidad.

En el Corán podemos encontrar las historias de muchos profetas, ya que Dios ha mandado siempre profetas a los hombres para que le adoraran sólo a El e hicieran el bien. Esta es la razón de que hubiera muchos profetas antes de Muhammad.

También podemos encontrar en el Corán muchas otras cosas. En el está escrito todo lo que los Musulmanes creemos y lo que debemos hacer. Cuando sabemos lo que está escrito en el Corán y lo practicamos, nos hacemos buenos musulmanes.

Todo lo que sabemos acerca de Dios es lo que El Mismo nos ha dicho. Dios dijo al Ángel Gabriel que hablara a Muhammad y éste le dijo a la gente lo que el Ángel Gabriel le había dicho a él.

Dios es Único, no hay divinidad excepto Dios. Esto significa que sólo Dios pudo haber creado a la Humanidad y la Tierra, la Luna, el Sol y las estrellas. Dios es el Único creador de todas estas cosas.

Por supuesto, sabéis que muchas cosas que hay en la Tierra funcionan por sí solas. Por ejemplo, si pones unas semillas en la tierra y esperas unos pocos meses, nacen plantas de ellas. Poner las semillas en la tierra es fácil, pero hay una pregunta que debéis haceros: ¿De dónde sale la tierra y de dónde sacamos las semillas? Podéis decir que las semillas pueden cogerse de otras plantas, y estaríais en lo cierto. Pero, pensad un momento: esas otras plantas necesitan también la tierra en donde crecer y ¿de dónde sale la tierra?

La tierra está hecha de pequeñas partículas de arena, de minerales, de sales y de otras materias. ¿De dónde podemos sacar la arena y las demás cosas? Las plantas necesitan además agua para crecer y ¿de dónde sale? Las plantas necesitan la luz del Sol para poder brotar de la tierra. ¿De dónde obtendremos la luz? Necesitamos también del día y de la noche para poder contar cuántos días tardan en crecer las plantas.

Como ya hemos dicho, es fácil poner las semillas en la tierra y esperar hasta que salgan las plantas, pero nadie puede hacer todas las cosas que se necesitan para que funcionen. Ningún hombre puede hacer la tierra y el aire, la luz o el agua, ni el día y la noche. Y es exactamente igual con todas las demás cosas.

Por ejemplo, el hombre puede construir casas. Para hacerlo necesita piedras, pero él no puede hacer las piedras. El hombre puede también construir coches y aviones. Para hacerlo necesita también, entre otras cosas, hierro y caucho. Pero tampoco puede hacer el hierro ni el caucho. El hierro se saca de ciertas rocas y cuando éstas se calientan, el hierro se hace líquido y sale de ellas. El caucho se saca de ciertos árboles. Cuando se les corta la corteza, sale de ellos un jugo que es caucho líquido. Pero las rocas de las que se saca el hierro y los árboles de los que sale el caucho no fueron hechos por el hombre. Aún con toda la inteligencia y habilidad, el hombre no es capaz de hacer estas cosas. Esto quiere decir que cuando el hombre hace coches o aviones, o fabrica cualquier otra cosa, lo hace usando materiales que ya existen en la tierra. Si no hubieran estado ya listos para ser usados, el hombre no podía haber hecho esos coches, aviones o las demás cosas. Todo lo que el hombre usa para hacer algo ha sido creado por Dios.

Dios ha creado todas esas cosas que el hombre necesita para vivir, construirse casas, sembrar cultivos y criar animales de los que saca alimentos o ropas, y aún hacer coches y aviones. Sin Dios, el hombre no sería capaz de hacer nada, por la sencilla razón de que si no fuera por la voluntad de Dios, el hombre no existiría. Dios es quien ha creado la tierra, el aire, el sol, el agua y las muchas otras cosas que el hombre necesita para poder vivir. Sin ellas, el hombre no puede vivir y eso quiere decir que el hombre no podría existir sobre la Tierra. Dios es Quien ha creado al hombre y Quien lo mantiene con vida. Todas las cosas proceden de Dios. Por esto es por lo que decimos: No hay otra divinidad excepto Dios.

Dios es Quien ha creado todas las cosas. Dios también le ha dicho al hombre lo que debe hacer, porque eso es bueno para él. Dios mandó profetas para que hablaran al hombre. El hombre debe pensar siempre en Dios y estar agradecido a El, y obedecer las órdenes que le ha dado a través de Sus profetas.

Se encuentra usted aquí