La Posesión Demoníaca

LA POSESIÓN DEMONÍACA

Hemos mencionado anteriormente que Shaítán puede perjudicar y afligir al ser humano. Esto es lo que comúnmente llamamos posesión. Intentaremos a continuación esclarecer las causas de ésta y su cura.

Las causas de la posesión

Explicó Ibn Taímiah:

"La posesión del ser humano por genios puede ocurrir, por varios motivos, entre ellos: El deseo sexual, la pasión y el amor, de la misma manera que ocurre entre los seres humanos. También ocurre, y éste es el causante en la mayoría de los casos, debido al odio y la venganza. Por daños que la persona causa al genio, o por la suposición de este último de que la persona intentó deliberadamente perjudicarlo, llegando en ocasiones a matar al genio, sin intención premeditada por parte de la persona (ya que los genios son invisibles para el ojo humano). La ignorancia y la opresión son muy comunes en los genios, por consiguiente tienden a desquitarse, extralimitándose en su venganza. Como también puede que la posesión sea sólo por maldad".

Nuestra obligación

Ya hemos mencionado que los genios tienen la obligación de rendir culto en su adoración, según la ley prescrita del Islam (Sharíah). Si un musulmán tiene la habilidad de conversar con los genios, como ocurre cuando un genio posee a un ser humano, es obligatorio para dicho musulmán, recordarle sus obligaciones acordes a las enseñanzas islámicas, invitando al genio a actuar según la Sharíah.

Si la posesión del genio es debido a los deseos sexuales de éste por la persona en cuestión, entonces se trata de un acto inmoral, acto que Allah ha prohibido a humanos y genios. Esto es harám aun cuando el acto se consuma con la anuencia de la persona, entonces ¿cómo ha de considerarse en caso de no ser así (es decir, en caso de que la persona sea obligada por el genio)? Es un acto opresivo de violación. Por esto debe advertírsele a fin de que comprenda la gravedad de su acto obsceno e ilegal (Harám). Evidenciándole que este es el veredicto de Allah y su Mensajero, según las leyes que fueron dictadas para ambas mundos: seres humanos y genios.

En la posesión del segundo tipo, dónde la persona causa algún tipo de perjuicio al genio, si la persona no es consiente de haber causado daño, el genio debe ser informado que tal persona actuó sin premeditación. y que por consiguiente, no merece el castigo que en venganza está recibiendo. En caso de que el perjuicio haya sido hecho en su hogar o propiedades, el genio debe ser informado de que dicha persona se encontraba haciendo uso legal de sus propiedades y que no había premeditado dañarlo, y que no es lícito para él la posesión de cosas que pertenezcan a la persona sin su permiso. Porque ellos (los genios) generalmente habitan en edificios abandonados.

Dijo Ibn Taímiah:

"Si un genio perjudica a una persona, debe ser informado sobre el veredicto de Allah y su Mensajero sobre su situación en particular, mostrando las evidencias que establecen las pruebas. También se le ordena que practique el bien y sea bondadoso, y se le prohibe causar el mal, como se haría con cualquier persona, ya que Allah ha dicho en su libro: {No hemos castigado a ningún pueblo sin antes haberles enviado un Mensajero.} (17: 15). Y dijo: {¡Oh, genios y hombres! ¿Acaso no se presentaron ante vosotros Mensajeros, para transmitiros Mis leyes y advertiros de este día en el que os encontráis?} (6: 130)".

La prohibición de matar serpientes dentro de la casa

Dijo Ibn Taímiah: "Esta es la razón por la que el Mensajero de Allah prohibió matar serpientes dentro de la casa sin advertirles primero apropiadamente tres veces". Luego el Sheij citó los Ahadiz al respecto, que ya hemos mencionado en capítulos anteriores, y concluyó: "Matar un genio sin excusa válida y derecho no está permitido, de la misma manera que no está permitido matar a un ser humano sin derecho ni excusa válida. La opresión y la injusticia están prohibidas bajo cualquier circunstancia. No está permitido oprimir o ser injusto incluso con un incrédulo. Dijo Allah :

{¡Oh, creyentes! Sed firmes con [los preceptos de] Allah, dad testimonio con equidad y que el rencor no os conduzca a obrar injustamente.} (5: 8)

En caso de que dicha serpiente, encontrada dentro de la casa, fuese un genio, debe ser advertida tres veces. Si no abandona, puede ser castigada incluso se le puede dar muerte si es necesario. El hecho de que el genio se haya presentado en forma de serpiente, con la intención de asustar a los habitantes de dicha casa, es un acto ilegal de opresión. Esta provocación habilita a la persona a defenderse de cualquier daño posible, aun cuando esto implique matarla. Aunque matarla sin justificativo apropiado no está permitido.

Insultar al genio o golpearlo

Ibn Taímiah mencionó posteriormente que es obligatorio para el creyente ayudar a su hermano objeto de opresión o injusticia. La posesión es una opresión y una injusticia. Pero la ayuda debe proporcionarse con justicia y equidad, como Allah ha ordenado. En caso de no poder ahuyentar al genio ordenándole el bien, prohibiéndole el mal, aconsejándolo y exhortándolo, entonces está permitido reprocharlo, insultarlo o maldecirlo, a fin de ahuyentarlo. Esto fue hecho por el Profeta cuando un demonio intentó quemar su rostro con una brasa: Dijo: "Me refugio en Allah de ti, y te maldigo con la maldición de Allah". Repitió esto tres veces.

Puede existir la necesidad de recurrir al castigo corporal durante el exorcismo. Se debe golpear numerosas veces al poseído. Estos golpes dañarán únicamente al genio, y la persona ni siquiera los recordará, ya que al ser abandonado por el genio no encontrará en su cuerpo ninguna señal de dichos golpes. Algunos han sido golpeados trescientas o cuatrocientas veces en las piernas, de manera que si los golpes fueran asimilados por la persona, ésta hubiera muerto. Pero es el genio quien recibe los golpes, grita y solloza. En algunas ocasiones el genio habla a los presentes durante el exorcismo. El Sheij Ibn Taímiah mencionó haber realizado esto numerosas veces en presencia de terceros.

La utilización del recuerdo (dhikr) Y la recitación del Corán como protección contra los genios

Lo mejor que puede utilizarse contra los genios en caso de posesión, es el recuerdo de Allah y la recitación de Corán, sobre todo el versículo del Trono Aleya de Al Kursi (2: 255)- , "Quien lo lea, no dejará Allah de protegerlo, y no podrá acercársele Shaítán hasta la mañana siguiente". Según el Hadiz auténtico.

Escribió Ibn Taímiah: "Numerosas personas han experimentado esta realidad, confirmando la efectividad asombrosa de esta Aleya, que ahuyenta a los demonios, rompiendo la posesión. También tiene un gran efecto en ahuyentar los demonios del ego, de los poseídos y de aquellos que son ayudados por los demonios, como los tiranos, los irascibles, los que siguen sus deseos y pasiones, los músicos y aquellos que se extasían con cánticos y aplausos. Si se recita esta Aleya en presencia de esta gente con sinceridad, los demonios los abandonarán. El poseído se librará de visiones y ardides demoníacos. También se descubrirá la falsedad de aquellos hermanos de los demonios, que realizan los actos milagrosos. Los demonios inspiran a sus aliados algunos conocimientos que la persona ignorante considera milagros que Allah sólo concede a Sus siervos piadosos. En realidad no son sino fraudes con las que Shaítán engaña a sus aliados, aquellos que incurrieron en la ira de Allah y aquellos que se han desviado".

El Mensajero de Allah ahuyenta al genio de un poseído

El Profeta hizo esto en más de una ocasión. Narró Umm Abban Bint Al Uazi’ Ibn Zari’ Ibn ‘Amir Al ‘Abdı de su padre, que su abuelo Zári' fue al Mensajero de Allah y con él su hijo (o el hijo de su hermana) que se encontraba poseído. Su abuelo dijo: "Cuando fuimos al Mensajero de Allah le dije: 'Mi hijo (o el hijo de mi hermana) está poseído. Lo traigo ante ti. Por favor ora a Allah por él'. El Mensajero de Allah dijo: '¡Tráelo!' Fui a buscarlo y le quité sus ropas de viaje y lo vestí con dos hermosas prendas. Lo tomé de la mano y lo llevé donde el Mensajero de Allah El Profeta dijo: 'Acércalo a mí y ponlo de espaldas'. Entonces el Mensajero de Allah tomó su vestimenta por arriba y por abajo y comenzó a golpearlo con tal fuerza en su espalda que pude ver su axila (del Profeta cuando levantaba la mano para golpear). Decía: '¡Sal de ahí, enemigo de Allah! ¡Sal de ahí, enemigo de Allah!' Luego de eso la mirada del muchacho cambió, tornándose más saludable. Entonces el Profeta lo sentó frente a sí, y suplicó por él, frotando luego sus manos sobre su rostro. Asombrosamente, después de las súplicas del Mensajero de Allah no hubo dentro de nuestro grupo quien fuera mejor que él".

En el Musnad del lmám Ahmad se relata que Ia 'la Ibn Murra dijo:

"He visto tres cosas del Mensajero de Allah que nadie vio antes de mí, ni verá después de mí. Salí junto a él en un viaje, y en el camino nos encontramos una mujer sentada con un niño. Ella dijo: '¡Mensajero de Allah! Este niño ha sido afligido por una calamidad y nosotros nos afligimos por él. Algo lo aflige muchas veces por día'. El Profeta dijo: 'Acércalo a mi'. La mujer le acercó al niño, poniéndolo entre el Profeta y su silla de montar. El Profeta abrió la boca del niño y soplo dentro de ella tres veces, mientras decía: 'En el nombre de Allah, soy un siervo de Allah, vete enemigo de Allah'. Luego de lo cual le devolvió el niño a su madre y dijo: 'Encuéntranos aquí, cuando retornemos de nuestro viaje, e infórmanos de lo que ha pasado'. Entonces continuamos nuestro viaje, y al regresar encontramos en el mismo lugar a la mujer y junto a ella tres ovejas. El Profeta le preguntó: '¿Qué ha pasado con tu hijo?' Ella dijo: '¡Por aquel que te ha enviado con la verdad, nada ha ocurrido hasta ahora con él (es decir, ya no sufre las aflicciones)! Por favor, toma estas ovejas'. Entonces el Profeta me dijo: 'Baja y toma una de ellas y deja el resto".

Narró 'Uzmán Ibn Abu Al 'As : "Cuando el Mensajero de Allah me nombró gobernador de Ta'if, noté que algo interfería en mi Salát (Oración) hasta tal punto que olvidaba cuanto había orado. Cuando esto se repitió, viajé donde el Mensajero de Allah para informarle. Al verme me dijo: '¿Ibn Abu Al 'As?'. Yo respondí: 'Sí, Mensajero de Allah'. Entonces me dijo: '¿Qué sucede?' Le respondí: '¡Mensajero de Allah! Algo sucede durante mi Salát (oración) hasta el punto que no recuerdo cuanto he orado'. A lo que él dijo: 'Ese es Shaítán. Ven acércate'. Entonces me senté delante de él. Golpeó mi pecho con su mano. Sopló en mi boca y dijo: '¡Fuera, enemigo de Allah!' Así lo hizo tres veces. Luego dijo: 'Ahora la verdad se encuentra en cuanto obres".

En caso de ser poseído, y no encontrar cura, se debe ser paciente y confiar en Allah . Porque esto redundará en una gran recompensa en el Más Allá. Narró Ata Ibn Abu Rabah : "Ibn 'Abbas me dijo: '¿Quieres que te muestre una mujer del Paraíso?' Y yo dije: 'Por supuesto que si'. Dijo entonces él: 'Esa mujer negra'. Cierta vez vino ella donde estaba el Profeta y le dijo: 'Tengo ataques, en los que (aparentemente) estoy poseída y se descubre mi cuerpo. Pídele a Allah por mi'. El Profeta le dijo: 'Si eres paciente, para ti será el Paraíso, o si así lo deseas puedo suplicar a Allah que te libre de ello'. Ella contestó: 'Tendré paciencia'. Pero también dijo: 'Se descubre mi cuerpo, así que suplica a Allah por mí, para que no se vea mi cuerpo (cuando los ataques me afligen)'. Y el Profeta suplicó por ella".

Así es que el Mensajero de Allah exorcizó a demonios a través de la súplica (Du'a), la reprensión y la maldición. Pero esto no es suficiente por sí sólo. Ya que la fuerza y la constancia en la Fe y la buena relación con Allah tienen un gran efecto. El siguiente caso proporcionará una clara evidencia de esto.

El Imám Ahmad Ibn Hanbal ordenó al genio que se retirase (del poseído) y éste obedeció

Se relata que el Imám Ahmad se encontraba sentando en su mezquita cuando vino a él uno de los compañeros del Califa Al Mutaúakkil. Este le dijo a Ahmad: "En la casa del Lider de los Creyentes (Amir Al Mu'minin), hay una sirvienta que está poseída. El Lider me envió por usted, para que suplique por ella". Ahmad entonces le dio su par de sandalias con suela de madera y le dijo: ''Ve a la casa del Lider de los Creyentes y sentándote a la cabeza de la sirvienta di al genio: 'Ahmad le dice: ¿Qué prefieres: abandonar ahora a esta sirvienta o recibir setenta golpes con estas sandalias?' El hombre fue con las sandalias donde la sirvienta, y sentándose junto a su cabeza le dijo al genio tal como Ahmad le había instruido. El demonio entonces habló a través de la sirvienta: 'Escucho y obedezco al Imám Ahmad. Y si me hubiera ordenado que abandone Irak, lo habría hecho. Él obedece a Allah y quien obedece a Allah todo le es obediente'. El demonio entonces abandonó a la sirvienta. Inmediatamente ella volvió a la normalidad, y con el tiempo, fue madre de numerosos niños. Pero cuando Ahmad murió, el genio volvió a poseer a la sirvienta. Entonces el Lider de los Creyentes mandó llamar a un compañero del Imám Ahmad. Este se presentó con las mismas sandalias, y le dijo al genio: 'Sal, o te golpearé con estas sandalias'. Pero el genio le respondió: 'No saldré ni te obedeceré. El Imám Ahmad Ibn Hanbal obedecía a Allah , quien nos ordenó que le obedeciéramos".

Cómo debe comportarse quien aplique el tratamiento (practique el exorcismo)

Es imprescindible que quien pretenda curar a los poseídos tenga mucha Fe, y convicción en los efectos que los recuerdos (dhikr) y las recitaciones del Corán tendrán sobre la persona y el genio. Cuanto más fuerte sea la Fe, más fuerte será el efecto sobre el genio. Puede que la persona sea más fuerte que el genio en la Fe, y logre expulsarlo. Pero también puede que el genio sea más fuerte, y termine no saliendo. Puede ocurrir que la persona sea débil en la Fe, y el genio planee dañarlo. Por lo que la persona debe mantenerse en constante súplica e invocar la ayuda de Allah (a través del dhikr) y recitar el Corán, en especial el versículo del Trono Aleya de Al Kursi.

Las recitaciones (Ar ruqía)

Ibn Taimiah declaró que existen dos tipos de exorcismo a través de las recitaciones.

(1) Si las palabras que se utilizaran durante las recitaciones a la persona poseída, tuvieran significado, fueran entendibles y estuvieran permitidas en la religión del Islam, tal como invocar a Allah, mencionar Sus nombres, hablar directamente a Sus criaturas, es válido y está permitido. Se pueden usar en el exorcismo. Fue relatado en un Hadiz el Profeta dijo: "Enseñadme vuestras recitaciones (ruqia), porque no existe daño en practicarlas, a menos que sean politeísmo (Shirk)". También dijo "Si alguno de vosotros puede ayudar y beneficiar a su hermano, entonces debe hacerlo".

(2) Si las palabras que se utilizan en la recitación son declaraciones prohibidas, como algún tipo de politeísmo (Shirk), o tienen significados vagos y desconocidos que podrían implicar incredulidad (Kufr), no están permitidas bajo ninguna circunstancia. Éste es el veredicto aun cuando el genio pueda abandonar al poseído, porque aquello que está prohibido por Allah y Su Mensajero tiene mayor perjuicio que beneficio.

Las personas que utilizan recitaciones politeístas (que contienen en sus significados Shirk) son incapaces de expulsar a los genios. Cuando alegan dominar a un genio, y le piden a éste que mate o maniate al genio que ha poseído a la persona, éstos aseguran que han matado o maniatado al genio, pero se trata de ilusionismo falso y engaño.

Complacer al genio

Algunas personas intentan complacer al genio que ha poseído a una persona realizando sacrificios de animales por ellos. Estos no son sino actos de politeísmo, que Allah y Su Mensajero han prohibido. Ya que el Profeta prohibió de manera enfática sacrificar por o para los genios.

Otras personas alegan que tal hecho puede ser clasificado bajo la categoría de la utilización de elementos prohibidos (Harám) como medicina. Pero esta conclusión es un grave error, ya que Allah no ha dispuesto la cura a ningún tipo de enfermedad con elementos de procedencia ilícita (Harám). Aun cuando consideremos la opinión de que está permitido utilizar elementos prohibidos, substancias extraídas de lo mortecino, el cerdo o el alcohol como medicina, esto no puede considerarse de manera análoga a los sacrificios por o para los genios. Porque sobre utilizar elementos o substancias prohibidas como medicina, es un tema en el que discrepan los sabios, pero no existe de ninguna manera diferencia de opinión sobre la ilegalidad de usar politeísmo (Shirk) e incredulidad (Kufr) como medicina. Esto está prohibido y es ilícito por el consenso general de los sabios Islámicos.

Se encuentra usted aquí