Las Acciones Del Ser Humano Han Sido Creadas Y Designadas Por Allah

Los seres humanos y sus acciones no son una excepción a la regla de que todo a sido creado y predestinado. Allah conoce las acciones de Sus siervos que Él creará y Él sabe lo que ellos harán. Ha escrito todo esto en la tabla preservada (al Laûĥ al Maĥfûdh). Allah creó de la manera que Él quiso en su infinita sabiduría, y Su designio acerca de ellos se cumplirá indefectiblemente. Los seres actuarán de acuerdo al designio de Allah . Allah ha designado que algunos seres han de seguir la guía, y también ha designado que otros seres han de perderse y desviarse. Allah conoce a los moradores del Paraíso y les facilita las acciones que les harán merecedores de su ingreso, y conoce a los habitantes del Infierno y les facilita las acciones los conducirá al castigo.  

Los textos que hemos citado anteriormente ofrecen pruebas suficientes de este concepto y no hay necesidad de repetirlos. Pero hay muchos otros textos que también proporcionan evidencias claras acerca de esto. Dice Allah :  

(Allah es Quien os creó y a lo que vosotros hacéis.) (37:96)  

(Y todo cuanto obraron se encuentra registrado en el libro de sus obras.) (54:52) 

(Allah os creó de polvo [a Adán], luego de simple esperma [a toda su descendencia], luego os unís en matrimonio [y os multiplicáis]; y no concibe mujer alguna ni da a luz, sino con Su conocimiento; y no envejece un hombre, ni disminuye el periodo de vida de otros, sin que ello conste en un Libro [la Tabla Protegida]; en verdad, esto es fácil para Allah.) (35:11)  

(A quienes Allah guíe estarán encaminados y a quienes extravíe serán los perdedores.) (7:178)  

(Tu Señor es Quien mejor sabe quien se extravía de Su camino y quien sigue la guía.) (16:125)  

Existen numerosísimos Aĥâdîz, que alcanzan la categoría mutaûâtir[1], cuyo significado es que el Señor de los seres creados sabe lo que ellos harán; Él lo ha decretado según Su Designio. Él sabe el destino de las personas, si son futuros habitantes del Paraíso o condenados al Infierno. Pero al mismo tiempo nos ha dicho (el Profeta ) que la predestinación divina (qadar) no es una razón por la cual las personas no deben esforzarse: “Esforzaos, porque cada persona será guiada a hacer aquellas cosas para las que fue esencialmente creado.”  

Textos que indican que Allah ha designado los actos de Sus siervos  

(1) Los Aĥadîz que indican que el cálamo se ha levantado y la tinta secado respecto a las acciones de las personas y que los acontecimientos se materializan acorde a dichos designios  

Muslim narró en su libro Saĥîĥ que Yâbir dijo: “Surâqah Ibn Mâlik preguntó: ‘¡Mensajero de Allah! Explícanos nuestra religión como si recién hubiésemos sido creados. ¿En qué deberíamos esforzarnos hoy? ¿Se relaciona con el hecho de que la tinta del cálamo se ha secado y el designio se ha emitido, o está relacionado con algo que será decidido? Dijo: ‘No, se relaciona con el hecho de que la tinta del cálamo se ha secado y el designio divino se ha emitido’. Le preguntó: ‘¿Entonces porque debemos esforzarnos en obrar?’ Dijo: ‘Esforzaos, porque a cada persona le será facilitado obrar (según su designio).” [2] 

Tirmîdhî narró en su libro Sunan que ‘Omar Ibn al Jattâb le preguntó al Mensajero de Allah : “¡Mensajero de Allah! ¿Cuánto obramos, es debido a nuestra propia iniciativa o es  algo que ya ha sido designado?” Le contestó: “Es algo que ya ha sido designado. Porque a cada persona le será facilitado obrar (acorde a su designio). Si es de los bienaventurados, realizará obras que lo conduzcan al Paraíso, y si es de los condenados, realizará obras que lo conduzcan al Infierno.” Dijo Tirmîdhî: ‘Este es un Ĥadîz aceptable y verídico (ĥasan Saĥîĥ). [3] 

(2) Allah conoce quién irá al Paraíso y quién irá al Infierno  

Bujârî registró que Imrân Ibn Ĥusaîn dijo: “Un hombre preguntó: ‘Mensajero de Allah, ¿Es ya conocido quién irá al Paraíso y quién irá al Infierno?’ Respondió: ‘Sí’. Entonces preguntó: ‘¿Entonces para que obra el ser humano?’ Respondió: ‘Todos obraremos acorde al destino para el cual fuimos creados, y nos será facilitado obrar (acorde a la predestinación).”  

Muslim narró en su libro Saĥîĥ que ‘Alî dijo: “Nosotros nos encontrábamos en un entierro en Baqi' al Garqad[4] y el Mensajero de Allah   se acercó a nosotros. Se sentó y luego nosotros nos sentamos alrededor de él. Tenía una pequeña rama, y bajó su cabeza y comenzó a dibujar líneas en la tierra. Luego dijo: ‘No hay ninguno de vosotros, no hay ninguna alma, para la cual Allah no haya designado su lugar en el Paraíso o en el Infierno, bienaventurado o condenado.”  

Un hombre preguntó: “¡Mensajero de Allah! ¿Por qué no  confiamos en lo que ya ha sido escrito, y dejamos de obrar?” Respondió: “Quien sea uno de los bienaventurados, obrará como un bienaventurado, y quien sea uno de los condenados obrará como un condenado.” Luego dijo: “Esforzaos, por que a cada ser humano le será facilitado obrar acorde a su destino. Aquéllos que sean bienaventurados, le será facilitado obrar como bienaventurado. Quien sea un condenado, le será facilitado obrar como condenado.” Luego recitó:

(Quien cumpla con lo que Allah ha prescripto y se aparte de lo que Él ha vedado, y crea en lo más sublime [que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Allah] le allanaremos el camino del bien. Y, a quien sea avaro y crea que puede prescindir [de Allah], y desmienta lo más sublime. No le impediremos transcurrir por el camino del mal.) (92: 1-10)  

(3) La humanidad fue extraída del interior de Adán y designados en dos grupos: los moradores del Paraíso y los moradores del Infierno  

Nuestro Profeta nos dijo que después de haber creado a Adán, Allah extrajo a su descendencia de su interior, y designó a los habitantes del Paraíso y a los habitantes del Infierno.  

Mâlik, Tirmîdhî y Abû Dâûd narraron que Muslim Ibn Iasâr dijo: “‘Omar Ibn al Jattâb  dijo acerca de la Aleya:

(Y tu Señor creó a partir de Adán su descendencia e hizo que todos atestiguaran [diciéndoles]: ¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Respondieron: Sí, lo atestiguamos. Esto es para que el Día de la Resurrección no digáis: No sabíamos [que Allah era nuestro Señor].) (7:172)  

Dijo ‘Omar: ‘Escuché cuando el Mensajero de Allah fue preguntado sobre ese asunto y respondió: “Allah creó a Adán, luego acarició su espalda con Su diestra, y extrajo de él a toda su descendencia. Dijo: “He creado éstos para el Paraíso, y obrarán como habitantes del Paraíso”. Luego acarició su espalda (la de Adán), y extrajo más de su descendencia y dijo: “He creado éstos para el Infierno, y ellos obrarán como los habitantes del Infierno.” El hombre preguntó: “¿Para qué debemos entonces realizar buenas acciones?” El Mensajero de Allah   dijo: “Si Allah creara a una persona para que habite el Paraíso, le facilitará que obre como los bienaventurados del Paraíso, hasta que se muera realizando una de las obras características de los destinados al Paraíso, y entonces ingresará al Paraíso en virtud de esa obra. Si Él creara a una persona para que habite el Infierno, le facilitaría que obre como los habitantes del Infierno, hasta que muera cometiendo uno de los pecados característicos de los condenados al Infierno, entonces ingresaría al Infierno en virtud de esa obra.” [5]  

El Imâm Ahmad narró en su libro Al Musnad con una cadena de transmisión auténtica (isnâd Saĥîĥ) que Ibn ‘Abbâs dijo: “El Mensajero de Allah dijo: ‘Allah tomó la palabra de la descendencia de Adán en Nu'mân -es decir en ‘Arafâh-. Extrajo de su espalda a toda su descendencia y los extendió ante Él como si fuesen pequeñas hormigas, luego les dijo:

(¿Acaso no soy Yo vuestro Señor? Respondieron: Sí, lo atestiguamos. Esto es para que el Día de la Resurrección no digáis: No sabíamos [que Allah era nuestro Señor] o digáis: Ciertamente nuestros padres eran idólatras, y nosotros sólo somos sus descendientes, ¿Acaso vas a castigarnos por lo que cometieron quienes siguieron una creencia falsa?) (7:172-173).”[6] 

Ahmad narró en su libro Al Musnad con una cadena de narradores confiable de Abû Dardâ que el Profeta   dijo: “Allah creó a Adán cuando Él lo creó, luego lo golpeó en el hombro derecho y su descendencia surgió blanca, como pequeñas hormigas. Luego golpeó su hombro izquierdo y su descendencia salió negra como cenizas. Le dijo a quienes estaban a la derecha: ‘Al Paraíso’  y dijo a aquéllos que estaban a la izquierda: ‘Al Infierno.” [7] 

El Mensajero de Allah explicó en otro Ĥadîz: “Allah creó Su creación en la oscuridad, luego los iluminó con Su luz. Quien haya sido iluminado por esa luz se guiará, y quien no haya sido iluminado se desviará. Por eso digo que la tinta del cálamo se ha secado según el conocimiento de Allah.”[8] 

(4) Allah ha escrito los nombres de las personas del Paraíso y el de las personas del Infierno  

Tirmîdhî informó en su libro Sunan que ‘Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘As dijo: “El Mensajero de Allah vino a nosotros con dos libros en sus manos y dijo: ‘¿Acaso sabéis que contienen estos dos libros?’ Dijimos: ‘No, Mensajero de Allah, no sabemos a menos que tu nos digas’. Acerca del libro que sostenía en su mano derecha dijo: ‘Este es un libro del Señor del Universo. En él se encuentran los nombres de las personas del Paraíso, y los nombres de sus padres y familias. Ellos están todos anotados, hasta el último de ellos; ningún nombre se agregará o se quitará.’ Luego dijo acerca del libro que llevaba en su mano izquierda: ‘Éste es un libro del Señor del Universo. En él se encuentran los nombres de las personas del Infierno, y los nombres de sus padres y familias. Ellos están todos anotados, hasta el último de ellos; ningún nombre se agregará o se quitará.’

Sus Compañeros dijeron: ‘¿Entonces para qué debemos obrar, Mensajero de Allah, si ya todo ha sido designado?’ Les dijo: ‘Haced lo correcto y hacedlo tan bien como podáis, porque la persona que está destinada al Paraíso morirá obrando una de las acciones características de los habitantes del Paraíso, no importa cuanto haya hecho antes, y aquel que está destinado al Infierno morirá haciendo una de las acciones características de las personas del Infierno, no importa lo que haya hecho anteriormente.’ Luego el Mensajero de Allah apartó los libros y dijo: ‘Vuestro Señor ha concluido con el asunto de Sus siervos: algunos estarán en el Paraíso y algunos estarán en el Infierno.”[9]  

(5) El designio de la noche del designio (Laîtatul Qadr) y el designio diario (día a día)  

Hemos mencionado anteriormente que Allah emitió Sus designios para la creación cincuenta mil años antes de que Él la creara. El Corán y la Sunnah indican que hay dos tipos de designios: el designio anual y el designio diario. El designio anual tiene lugar en la noche del decreto (Laîlatul Qadr), esa noche se transfiere del libro madre (Umm Al Kitâb) quienes nacerán, quienes morirán, el sustento, las lluvias, etc.

Dice Allah :  

(Lo hemos revelado en una noche bendita [la Noche del Decreto, en el mes de Ramadân]. Y por cierto que Nosotros os advertimos [del castigo]. En ella se decreta sabiamente cada asunto. Todo acontece por Nuestro designio, y por cierto que Nosotros os enviamos [Mensajeros].) (44:3-5)  

En cuanto al designio diario, es materializar los designios en los momentos predestinados. Dice Allah :  

(Todos los que habitan en los cielos y en la Tierra Le imploran, y Él se encuentra cada día en un asunto.) (55:29)  

Ibn Yarîr narró de Munîb Ibn ‘Abdullah que su padre dijo: ‘El Mensajero de Allah recitó esta aleya, y nosotros dijimos, “Mensajero de Allah, ¿a cuál asunto se refiere?” Nos dijo: “Perdonar los pecados, librar de la aflicción, elevar el rango de unos y disminuir el de otros.”  

Los comentarios de los exegetas del Corán sobre esta Aleya coinciden en que Allah cada día concede vida y muerte, crea nuevos seres y les concede su provisión y sustento, concede gloria a algunas personas y humilla a otras, sana a los enfermos, alivia las penas del afligido, contesta a quienes le ruegan y suplican, y otras innumerables cosas que suceden en Su creación. [10]  

(6) La escritura del designio de una persona cuando ésta es un feto en el vientre de su madre  

Se ha registrado en un Ĥadîz que Allah envía un ángel al feto en el vientre de su madre, para que escriba su sustento, su plazo de vida y si será condenado (destinado al Infierno) o bienaventurado (destinado al Paraíso). En el libro Saĥîĥ al Bujârî y en el libro Saĥîĥ Muslim, se narra que ‘Abdullah Ibn Mas‘ûd dijo:  

“Ciertamente que la creación de cada uno de vosotros, se reúne en el vientre de su madre: Durante cuarenta días en forma de embrión, luego lo hace en forma de coágulo por un período semejante, después como un trozo de carne por un período igual, luego le es enviado un ángel que insufla el espíritu en él, y le ordena cuatro asuntos: Escribir su sustento, el plazo de su vida, sus obras y si será bienaventurado o condenado; ¡por Allah!, quien no hay otra divinidad mas que Él, cualquiera de vosotros obra como una  persona del Paraíso, hasta que no quede entre él y éste (paraíso) más que un brazo (de distancia), entonces lo que ha sido escrito le alcanza, y obra como las personas del fuego del Infierno y entra en él. Y otro de vosotros obra como una persona del fuego del Infierno, hasta que no quede entre él y éste (el infierno) más que un brazo (de distancia), y entonces le alcanza lo que había sido escrito y obra como una persona del Paraíso e ingresa en él”. [11] 

Se registra en el libro Saĥîĥ al Bujari de Anas que el Profeta   dijo: “Allah ha fijado un ángel en el vientre, y él dice, ‘Oh Señor, un embrión; Oh Señor, un coagulo; Oh Señor, un trozo de carne. Cuando Allah quiere completar su creación, él (el ángel) dice: ‘Oh Señor, ¿varón o hembra? ¿Condenado o bienaventurado? ¿Cuál será su sustento? ¿Cuál será la duración de su vida?’ Todo eso es escrito cuando el ser humano se encuentra en el vientre de su madre.” [12] 

Tirmîdhî registró en su libro Sunan que Anas dijo: “El Mensajero de Allah dijo: “Cuando Allah quiere el bien para Su siervo, lo guía.” Fue dicho: “¿Cómo lo guía, Mensajero de Allah?” Respondió: “Lo ayuda para que realice una acción virtuosa antes de que muera.” [13] 

Muslim narró en su libro Saĥîĥ que Abû Huraîrah dijo: “El Mensajero de Allah   dijo: “Un hombre puede obrar como las personas del Paraíso durante mucho tiempo, luego su vida acaba con una acción de las personas del Infierno, y también un hombre puede obrar como lo hacen las personas del Infierno durante mucho tiempo, pero luego su vida acaba con una acción de las personas del Paraíso.” [14] 

Narró Sahl Ibn Sa’d que el Mensajero de Allah   dijo:  

“Se puede ver a un hombre realizando las acciones características de las personas del Paraíso, pero es uno de los moradores del Infierno, o a un hombre realizando los actos característicos de las personas del Infierno, pero es uno de los moradores del Paraíso.” [15] 

Merece ser mencionada, debido a la valiosa lección que podemos aprender de ella, la historia del hombre que el Mensajero informó que era un condenado al Infierno. En Saĥîĥ al Bujârî se registró de Sahl Ibn Sa’d que durante una de las campañas militares del Profeta  había un hombre que se destacaba cuando luchaba. El Profeta mientras lo miraba dijo: “Aquel que quiera ver a un hombre de entre las personas del Infierno, que observe a este.”

Una de las personas lo siguió, y mientras luchaba ferozmente contra idólatras, hasta que fue herido. Entonces aceleró su propia muerte suicidándose clavando su espada en su propio pecho. El hombre (que había visto esto) se apresuró a dirigirse donde el Mensajero y le dijo: “¡Atestiguo que eres el Mensajero de Allah!” este le preguntó: “¿Ha que se debe esto?” le respondió: “Has dicho sobre fulano: Aquel que quiera ver a un hombre de entre las personas del Infierno, que observe a este.” Él era uno de los más bravos guerreros en la lucha en defensa de los musulmanes, pero supuse que no moriría así. Cuando fue herido, aceleró su propia muerte suicidándose.” Dijo el Profeta  :

“Puede que una persona obre con las obras características de las personas del Infierno, y sin embargo será un morador del Paraíso, o puede que una persona realice obras características de los habitantes del Paraíso, y sin embargo ha de habitar el Infierno. Lo que cuenta son las obras finales antes de morir.” [16].


[1] Mutauâtir: terminología empleada en la ciencia del ĥadîz, que indica un ĥadîz en particular que ha sido reportado numerosas veces a través de un número elevado de narradores, lo que confirma su autenticidad.
[2] Saĥîĥ  Muslim, 4/2040, ĥadîz núm. 2648.
[3] Tirmidhî, 4/445, ĥadîz núm. 2135.
[4] Baqi’ al Garqad: cementerio en  Medinah.
[5] Mishkât al Masâbîĥ, 1/34, ĥadîz núm. 95. El Sheîj Nâsruddîn al Albânî, dijo: ‘los narradores de este cadena (isnâd) son confiables (ziqât), son los narradores en los que confiaron Bujârî y Muslim, pero la cadena se encuentra cortada (munqati’), entre Muslim ibn Iasâr y ‘Omar. Pero existen muchas narraciones que corroboran este ĥadîz.
[6] Mishkât al Masâbîĥ, 1/43.
[7] Mishkât al Masâbîĥ, 1/42.
[8] Sunan at Tirmidhî, 5/26; ĥadîz núm. 2642.
[9] Sunan at Tirmidhî, 4/450, ĥadîz núm. 2141. Tirmîdhî dijo: ‘Este es un Ĥadîz ĥasan garîb Saĥîĥ Ver también Saĥîĥ Sunan at Tirmidhî por Sheîj Nâsruddîn al Albâni, 2/225.
[10] Esto fue mencionado por el autor del libro Ma’âriy al Qubûl, 1/346.
[11] Bujârî. Ver Fath al Bârî, 11/477. También narrado por Muslim, 4/2037, ĥadîz núm. 2643.
[12] Bujârî, Fath al Bârî, 11/477; Muslim, 4/2038, ĥadîz núm. 2646.
[13] Sunan at Tirmîdhî, 4/450, núm. 2142. Dijo Tirmîdhî: ‘Este es un Ĥadîz ĥasan Saĥîĥ.
[14] Muslim, 4/2042, ĥadîz núm. 2651.
[15] Muslim, 4/2042, ĥadîz núm. 2651.
[16] Fath al Bârî, 11/499, ĥadîz  núm. 6607.

Categoria:

Se encuentra usted aquí