Las Debilidades E Incapacidades De Los Genios

Las debilidades e incapacidades de los genios

En algunos aspectos, los genios y los demonios son fuertes mientras que en otros son débiles. Dijo Allah : {Combatid contra los secuaces de Satanás, y [sabed que] las artimañas de Satanás son débiles.} (4: 76)

Hemos de mencionar algunos de esos aspectos que Allah y Su Mensajero han informado a este respecto.

No tienen poder sobre los siervos piadosos de Allah

Allah no le concedió al demonio el poder de compeler a los seres humanos obligándolos a desviarse o descreer (Kufur). Allah dijo en el Corán:

{Por cierto que no tienes poder alguno sobre Mis siervos creyentes. Es suficiente con Tu Señor como protector [para quienes se encomiendan a Él].} (17: 65)

Y dijo también:

{Y he aquí que confirmó Iblîs lo que pensaba de ellos; y lo siguieron, excepto una parte de los creyentes. Y no tenía poder sobre ellos, sino para que supiéramos quién creía en la otra vida, y quien de ellos estaba en la duda. Y tu Señor todo lo custodia.} (34: 20-21)

Es decir que el demonio (Shaitan) no tiene medios para dominarlos, ya sea a través de pruebas o a través de la fuerza. Y el propio demonio reconoce ese hecho, como lo expone la siguiente Aleya:

{Dijo [Iblîs]: ¡Señor mío! Por haberme descarriado [los seres humanos], les seduciré y descarriaré a todos. Excepto a quienes de Tus siervos hayas protegido.} (15: 39-40)

Sólo puede dominar a aquellos humanos y genios que se complacen con sus ideas y les agrada seguirle y obedecerle. Allah ha dicho:

{Dijo: Quien siga Mí sendero recto Le protegeré. Por cierto que no tendrás poder alguno sobre Mis siervos, salvo los descarriados que te sigan.} (15: 41-42)

En el Día de Resurrección, el demonio dirá a aquellos que lo siguieron en este mundo al desviarse:

{Y dirá Satanás cuando se decida el asunto: Ciertamente, Allah os hizo una promesa veraz, mas yo os hice una que no he cumplido; no tenía más poder sobre vosotros que el de llamaros, y me respondisteis; no me censuréis pues, y censuraos a vosotros mismos. No puedo socorreros, ni vosotros podéis socorrerme. Yo reniego que me asociarais antes a Allah; ciertamente, los inicuos tendrán un castigo doloroso.” (14: 22)

En otra Aleya dice :

{Solamente tiene poder sobre quienes lo toman como protector y por ello asocian copartícipes a Allah.} (16: 100).

Su dominio sobre ellos se limita a la seducción y la invitación al desvío. De manera que los incita a la incredulidad y al politeísmo. Los atormenta con dudas y nunca los deja solos. Allah dijo en el Corán:

{¿Acaso no ves que hemos enviado demonios sobre los incrédulos para que les induzcan a la destrucción?} (19: 83)

Su poder sobre ellos no se basa en pruebas o argumentos, sino que simplemente los incita a cometer acciones según sus propios deseos y pasiones. Siendo ellos, los que permiten a su verdadero enemigo, el demonio, convertirse en su aliado y amo. Cuando se le entregan, le dan control sobre sus personas. Allah no le concedió al demonio poder sobre ningún ser humano, hasta que éste se entregue a sí mismo obedeciéndolo y asociándolo con Allah. Sólo entonces Allah permite al demonio subyugar al ser humano dominándolo.

El demonio puede dominar a los creyentes debido a sus propios pecados

Un Hadiz dice: ''Allah está con el juez mientras éste no se comprometa con ninguna injusticia. Si éste se compromete con alguna injusticia, Allah se aparta de él y lo abandona a los demonios".

El Sheij Abú Al Faray Ibn Al Yaúzi relató una historia en su libro sobre Al Hasan Al Basri. La historia, independientemente de su autenticidad, muestra la habilidad del ser humano para dominar al demonio si es sincero ante Allah en su religión. También muestra cómo el demonio, por su parte, puede dominar al ser humano cuando éste se desvía. Al Hasan Al Basri narró que existía un árbol que era adorado en lugar de Allah . Entonces un hombre creyente decidió cortar ese árbol. Cuando se dirigía a tirar abajo el árbol, su enojo era por causa de Allah. En el camino hacia el árbol se encontró con Iblîs que había tomado la forma de un hombre. Iblîs le preguntó: "¿Qué es lo que planeas hacer?" El hombre le contestó: ''Voy a cortar ese árbol porque es adorado en lugar de Allah. Iblîs le dijo: "Si tu no le rindes culto, ¿qué te daña si otros lo hacen?" El hombre contestó: "Lo cortaré". Iblîs le dijo entonces: "¿Te gustaría algo más beneficioso para ti que eso? No cortes el árbol y encontrarás dos Dinares (monedas) todas las mañanas bajo tu almohada". Entonces el hombre preguntó "¿Cómo es que conseguiré eso?". E Iblîs le respondió: "Yo te lo daré". El hombre volvió sobre sus pasos y a la mañana siguiente encontró dos dinares bajo su almohada. A la mañana que seguía volvió a encontrar dos dinares. Pero al tercer día no encontró nada. Se perturbó de tal manera que tomó su hacha y fue a cortar el árbol. Iblîs se apareció ante él nuevamente con la apariencia del mismo hombre y le preguntó: "¿Qué planeas hacer?" El hombre contestó: "¡Planeo cortar ese árbol que es adorado en lugar de Allah" Iblîs le dijo: "Mientes. No puedes hacerlo". El hombre caminó decidido a cortar el árbol. Pero la tierra comenzó a tragarlo hasta que casi lo mata. Entonces Iblîs le preguntó: "¿Acaso sabes quién soy? Yo soy Iblîs. Cuando me encontré la primera vez contigo estabas enfadado por la causa de Allah y yo no tenía poder sobre ti. Por lo que te engañé por dos dinares y dejaste de lado lo que habías planeado hacer por la causa de Allah. Esta vez has venido porque estás enfadado sobre los dos dinares, y yo he conseguido el dominio sobre ti".

Allah también nos ha informado en Su Libro sobre una persona a la que Le concedió señales y fue consciente de ellas, pero entonces se apartó de todo y Allah permitió a Iblîs dominarlo. Así fue como el demonio lo sedujo y terminó desencaminándolo, por lo que su historia se volvió una lección para otros. Allah dijo en el Corán:

{Y relátales [Oh Muhammad] la historia de aquel a quien habiéndole concedido el conocimiento de Nuestros preceptos los descuidó [desviándose de la verdad], y entonces Satanás le sedujo y se contó entre los extraviados. Y si hubiésemos querido habríamos elevado su rango [en esta vida y en la otra, preservándolo], pero se inclinó por los placeres de este mundo y siguió sus pasiones. Se comportó como el perro que si le llamas jadea y si le dejas también jadea. Este es el ejemplo de quienes desmienten nuestros signos; nárrales pues, estas historias para que reflexionen.} (7: 175-176)

Es evidente que esta parábola es aplicable a aquellos que saben la verdad pero se niegan a aceptarla como los judíos que saben perfectamente que el Profeta Muhammad era un verdadero enviado del Señor, pero a pesar de ello lo negaron y descreyeron de él.

Sobre esta historia que Allah nos menciona, algunos dicen que los versículos se refieren a Balám Ibn Baura, que era una persona piadosa y luego se tornó un incrédulo. Otros dicen que se refieren a Umáia Ibn Abú Al Salt que adoraba a Allah durante los días de la ignorancia preislámica, pero que al conocer al Profeta se negó a creer en él por envidia, pues esperaba ser él mismo el próximo mensajero. Pero en realidad, no poseemos ningún texto auténtico que identifique claramente a quién se refiere el versículo.

"Recibir las señales de Allah, y luego descreer de ellas" es una característica peligrosa que asemeja a quien lo hace al demonio, ya que Iblîs se tornó un incrédulo conociendo claramente y reconociendo la verdad. Esta es una de las cosas que el Profeta temía de los individuos de su nación. Al Háfidh Abú Ia'la relató de Hudhaifa lbn Al Iamán que el Mensajero de Allah dijo: "De las cosas que más temo para vosotros es un hombre que recita el Corán hasta que se le vea resplandecer. Su capa es el Islam y la llevará hasta que Allah quiera, entonces la dejará detrás de su espalda, atacará a su vecino con una espada y lo acusará de politeísmo". Hudhaifa dijo: "¡Mensajero de Allah! ¿A quién hay que matar, al que ataca o al que es atacado”. Dijo el mensajero : “El que esta atacando”.

El miedo de Iblîs de algunos de los siervos piadosos de Allah

Si el ser humano se aferra al Islam, tiene una creencia sincera en su corazón y se mantiene dentro de los límites impuestos por Allah , el demonio se aparta y huye de él. El Profeta dijo a 'Omar Ibn Al Jattab: "Ciertamente el demonio te teme 'Omar”. También dijo sobre 'Omar: "Veo a los demonios, tanto genios como humanos huir de 'Omar”. También se transmite en Sahih Al Bujári de Sa'd Ibn Abl Úaqqás que el Mensajero de Allah le dijo a 'Omar: "Por aquel en cuyas manos se encuentra mi alma, que cada vez que el demonio se ha encontrado contigo, llevando el mismo camino, se ha apartado de tu camino siguiendo otro".

Pero esta situación no sólo le ocurre a 'Omar, ya que cualquiera que posea una Fe fuerte puede superar a Iblîs derrotándolo y empequeñeciéndolo. Dice un Hadiz transmitido por Ahmad: "El creyente puede asir a su demonio del mismo modo que uno de vosotros aselas crines de su camello [durante un viaje]". Ibn Kazir dijo después de narrar este Hadiz: "Asir al demonio significa vencerlo y dominarlo como se hace con un camello que se escapa y luego se vuelve a capturar”.

También puede pasar que un musulmán tenga tanto efecto sobre su "compañero genio" que éste se Islamice. Muslim transmitió de Ibn Mas'úd que el Mensajero de Allah dijo: "No existe ninguno de vosotros que no tenga un compañero genio y uno ángel". Le fue preguntado: "¿Incluso tú, Mensajero de Allah?" A lo que contestó: "Incluso yo, pero Allah me ha ayudado contra él porque se ha Islamizado y sólo me ordena el bien".

Los genios fueron subordinados al Profeta Sulaimán (Salomón)

Allah subordinó los genios y los demonios entre otras cosas al Profeta Salomón por lo que realizaban lo que éste deseaba. El Profeta Salomón castigó y encarceló a aquellos que desobedecieron.

Allah dijo en el Corán:

{Y le sometimos el viento, que corría según su orden adonde él quisiera, Y a los demonios, algunos para la construcción, otros como buzos [que extraían para él perlas] Y otros [los demonios rebeldes] que estaban encadenados unos con otros.} (38: 36-38)

Y dijo también:

{Y a Salomón sometimos el viento, sus mañanas un mes, y sus tardes un mes. E hicimos manar para él la fuente del cobre; y de los genios los había que trabajaban para él, con permiso de su Señor; y a quién de ellos se apartaba de Su orden, le hacíamos gustar el castigo del fuego. Hacían para él todo lo que él quería; estrados, estatuas, calderos de cobre, firmes marmitas. Trabajad con agradecimiento, familia de David, pero pocos de Mis siervos son agradecidos.} (34: 12-13)

Allah concedió esto a Salomón en contestación a una oración que este hizo, tal como lo menciona el Corán:

{Dijo: ¡Señor!, perdóname y concédeme un poder, que nadie tenga igual después de mí, en verdad, Tú eres el Donador.} (38: 35)

Fue esta súplica lo que impidió al Profeta Muhammad encarcelar y mostrar al genio que había capturado, quién había traído una llama ardiente con la que quería quemar la cara del Profeta Se transmite en Sahih Muslim que Abú Al Dardá dijo: "El Mensajero de Allah se dispuso a orar y le escuchamos decir: 'Me refugio en Allah de ti. Te maldigo con la maldición de Allah'. Tres veces. Luego estiró su mano como si quisiera aferrar algo. Entonces cuando termino su oración, le dijimos: '¡Mensajero de Allah! Te escuchamos decir cosas en la oración que nunca te habíamos escuchado decir antes y te vimos estirar la mano'. Dijo: 'El enemigo de Allah, Iblîs, vino con una llama de fuego para ponerla en mi cara. Entonces dije:

- Me refugio en Allah de ti. Tres veces. ¡Te maldigo con la maldición completa de Allah! - Pero no se retiró en ninguna de las tres ocasiones. Entonces quise atraparlo, y ¡por Allah! Si no fuera por el ruego de mi hermano Salomón, estaría atrapado y sería objeto de juego de los niños de Madinah".

Este tipo de hecho ocurrió más de una vez, tal como registraran Bujari y Muslim de Abú Hurairah que el Mensajero de Allah dijo: "Un genio muy perverso (Ifrit) se arrojó sobre mi ayer para interrumpir mi oración, pero Allah me dio poder sobre él. Entonces lo apresé y quise atarlo a uno de los pilares de la mezquita para que lo vierais todos vosotros, pero luego recordé lo que dijo mi hermano Salomón: {Dijo: ¡Señor!, perdóname y concédeme un poder, que nadie tenga igual después de mí, en verdad, Tú eres el Donador.} Por lo que Allah lo abandonó (al genio) despreciado y humillado".

Los judíos mintieron sobre Sulaiman (Salomón)

Los judíos y aquellos que los siguen, utilizando a los genios a través de la magia alegan que Salomón dominaba a los genios con la magia. Muchos de los sabios de las primeras generaciones mencionaron que cuando Salomón murió, los demonios escribieron libros de magia e incredulidad, y los colocaron bajo su trono y dijeron: "Salomón utilizaba estos libros para subyugar a los genios". Esto llevó a algunos (de entre los judíos y otros) a pensar que si Salomón lo utilizaba significaba evidentemente que estaba permitido. Fue por eso que Allah reveló el siguiente versículo:

{Y cuando se les presentó [a los judíos] el Mensajero de Allah corroborando lo que ya se les había revelado [La Torá], algunos arrojaron el Libro de Allah a sus espaldas sin saber lo que hacían.} (2: 101)

Entonces Allah explico que ellos estaban siguiendo lo que los demonios habían enseñado a la gente en la época de Salomón y declarándolo completamente inocente de ello:

{Y creían [los judíos] lo que inventaron los demonios acerca del reinado de Salomón [diciendo que había llegado al mismo por medio de la brujería]. Sabed que Salomón no cayó en la incredulidad [Ia brujería] ...} (2: 102)

Los genios y los demonios son incapaces de hacer milagros Los genios no pueden realizar milagros como aquellos que hicieron los Profetas para demostrar la veracidad de sus misiones. Cuando algunos incrédulos alegaron que el Corán era obra de los demonios, Allah reveló:

{No son los demonios quienes han descendido con este Corán, pues no les compete, y no tiene el poder para hacerlo. Ellos están impedidos de oír [lo que Allah le ordena a Sus Ángeles].} (26: 210-212)

Y desafió a humanos y genios a que intentaran (en vano) componer un libro semejante al Corán con la siguiente Aleya:

{Diles: Si los hombres y los genios se unieran para hacer un Corán similar, no podrían lograrlo aunque se ayudaran mutuamente.} (17: 88)

Ni genios ni demonios pueden tomar la apariencia del Mensajero de Allah en visiones normales o sueños.

Los demonios y los genios son incapaces de tomar la apariencia del Mensajero de Allah en un sueño. Tirmidhi transmitió con una cadena de narradores correcta que el Profeta dijo: "Quien me vea en un sueño, ése soy yo, porque los demonios no pueden tomar mi apanencia”.

Bujári y Muslim narraron de Anas que el Profeta dijo: "Quien me vea en sus sueños, me ha visto. Porque Shaitan (Iblîs) no puede tomar mi forma". Muslim relató el mismo Hadiz de Abú Hurairah. Bujári narró en otro Hadiz. "Shaitan nunca puede parecérseme". En una narración de Abú Sa'id dice: "Quién me vea en un sueño, es una visión verdadera. Porque Shaitan no puede aparecer con mi forma".

El significado claro y evidente de los Ahadiz es que los genios y demonios son incapaces de tomar la verdadera apariencia del Mensajero de Allah Pero esto no impide que tomen una apariencia distinta a la del Profeta y pretendan hacerse pasar por éste. Por consiguiente no está permitido defender la idea, a partir de estos Ahadiz, de que todo aquel que vea en su sueño a quien alega ser el Profeta lo haya visto en realidad, excepto si la persona a la que ve es tal como describen al Profeta los libros de Ahadiz y la Sunnah. Son muchas las personas que alegan que han visto al Profeta en sueños, pero cuando dan una descripción de la persona a quien vieron, ésta difiere de cuanto se encuentra registrado en los libros fidedignos.

Los genios tienen delimitados sus viajes galácticos

Allah dijo en el Corán:

{¡Oh, congregación de genios y de hombres! ¡Si podéis traspasad los confines del cielo y de la tierra [para huir de Allah] traspasadlos! Pero no podréis hacerlo sino se os concede autoridad. ¿Cuál de las gracias de vuestro Señor negaréis? Se lanzará sobre vosotros llamaradas de fuego y cobre fundido, y no podréis defenderos.} (55: 33-35)

A pesar de su poder y velocidad de movimiento, los genios no pueden llegar más allá de los límites galácticos que les fueran determinados, y si intentaran sobrepasarlos serán destruidos.

Genios y demonios no pueden abrir puertas cerradas sobre las que se ha pronunciado el nombre de Allah

Bujari narró Yábir Ibn 'Abdullah que el Mensajero de Allah dijo: "Cuando se acerque la noche, dejad a vuestros niños dentro de las casas porque los demonios se esparcen en ese momento. Pero dejadlos jugar libres una hora después de pasado el crepúsculo. Cerrad vuestras puertas y mencionad el nombre de Allah. El demonio no puede abrir puertas cerradas en el nombre de Allah".

Muslim transmitió de Yábir: "Tapad los vasos, cerrad los recipientes con agua, cerrad la puerta, apagad la luz, porque el demonio no puede estropear el agua ni beberla o abrir la puerta".

Se encuentra usted aquí