Las Diferentes Maneras Que Utiliza Satanás Para Desencaminar Al Hombre - Segunda Parte-

10) Generar dudas en el corazón

Entre las artimañas que utiliza Shaítán para desviar al ser humano se encuentra la de sembrar dudas en el corazón, agitando su Fe, confundiendo con dudas y sospechas. El Profeta nos advirtió sobre algunas de estas dudas. Bujári y Muslim transmitieron de Abú Hurairah que el Mensajero de Allah dijo: "Shaítán ha de venir y preguntarte: '¿Quién creó ésto? ¿Quién creó esto otro?' Hasta llegar a: '¿Quién creó a tu Señor?' Cuándo inspire semejante pensamiento, debes buscar refugio en Allah y terminar con tales pensamientos.

Ni siquiera los Compañeros del Profeta se encontraban a salvo de tales pensamientos. Algunos de ellos fueron al Profeta para quejarse de nociones que arrastraban sus mentes. Muslim transmitió de Abú Hurairah que algunos Compañeros fueron donde el Mensajero de Allah y le dijeron: "Encontramos en nuestras mentes cosas de las que ninguno de nosotros se atrevería a hablar". Dijo: "¿Realmente lo habéis encontrado? "Y cuando respondieron que sí, él les dijo: "Eso es una manifestación de la Fe (verdadera)".

Es decir que esta manifestación de la Fe, fue lo que les hizo rechazar y detestar tales pensamientos y susurros de Shaítán, y considerarlos un asunto grave. El Profeta al ser preguntado sobre el susurro de Shaítán contestó: "Es (por) la pureza de Fe".

Los compañeros del Profeta eran blanco de susurros tenaces de Shaítán, tal como se transmite en el libro de Abú Dáúd de Ibn 'Abbás que un hombre vino al Profeta y le dijo: "¡Oh Mensajero de Allah! Encontramos en nuestras mentes cosas de las que preferinamos ser cenizas antes que atrevernos hablar de ello". El Profeta dijo: "¡Alláhu Akbar (Allah es el más grande), Alláhu Akbar, Alláhu Akbar. Alhamdulillah (todas las alabanzas pertenecen a Allah) quien ha reducido las artimañas (de Shaítán) al susurro".

Allah nos ha informado sobre los susurros con su dicho:

{Y no hemos mandado antes de ti enviado ni profeta alguno sin que, si deseaban algo, contaminase Satanás su deseo. Pero Allah desbarata lo que arroja Satanás, luego confirma Sus aleyas, porque Allah es Omnisciente, Sabio. Para poner lo que arroja Satanás como prueba para aquellos en cuyos corazones hay un mal, y los duros de corazón. Los inicuos están en un profundo cisma. Y conocerán aquellos que recibieron la ciencia, que la verdad dimana de su Señor, y creerán en ello, y se sobrecojan sus corazones. Y ciertamente, Allah guía a los que creen, por el sendero recto.} (22: 52-54)

La Aleya (versículo) anterior alude a los pensamientos dentro de la propia alma. Esto significa que Shaítán intentó susurrar al Profeta algunos pensamientos. Pero Allah protegió al Profeta de los susurros de Shaítán, alertándolo con la verdad. Aquellos que opinan que el significado de la Aleya es que Shaítán susurró algo en el Corán, se han desviado lejos de la posición correcta. Porque el Mensajero de Allah está protegido por Allah de cometer algún error con respecto a la divulgación del mensaje.

Shaqiq, un sabio conocido, clarificando los tipos de dudas que Shaítán crea en el alma de la persona dijo: "No llega ninguna mañana sin que Shaítán me tienda cuatro emboscadas: Por delante, por detrás, a mi izquierda y a mi derecha. Me dice: '¡No temas, porque Allah es Perdonador, Misericordioso!' Por lo que recité en contestación: {Yo en verdad, soy Remisorio con quien se arrepiente, cree, y obra bien, luego, se encamina bien.} (20: 82). Por detrás me asusta con el pensamiento de que mis descendientes que puedan quedar en estado de pobreza. Por lo que recito en contestación: {Y no hay criatura en la tierra sin que sea Allah Quien la sustenta ...} (11: 6). Por la derecha me tienta con mujeres, así que recito: { ... y el buen final [en esta vida y la otra] es para los temerosos.} (7: 128) y por la izquierda se me acerca en la forma de deseos. Por lo que recito: {Y entre ellos y lo que deseaban se interpuso una barrera ...} (34: 54)".

11-14) El alcohol, los juegos de azar, los ídolos y las flechas del destino

Dijo Allah en el Corán:

{¡Oh, creyentes! El vino, los juegos de azar, los altares [sobre los cuales eran degollados los animales como ofrenda para los ídolos] y consultar la suerte valiéndoos de flechas son una obra inmunda de Satanás. Absteneos de ello y así tendréis éxito.} (5: 90-91) "el vino" es todo embriagante. "Maísir" son los juegos de azar. "Los altares" son los ídolos, es decir todo lo que se adora en lugar de Allah como las piedras, los árboles, las estatuas, las tumbas, y así sucesivamente. "Las flechas" son maneras de consultar el futuro o el destino, lo que conlleva a tomar determinadas acciones. Los árabes paganos utilizaban lanzas, flechas o guijarros, pero cualquier elemento que sea usado con este propósito tiene el mismo veredicto. Escribian en uno de estos elementos: "Mi Señor me ordena hacerlo" y en otro: "Mi Señor me ordena abandonar ese asunto". Por lo que antes de tomar una decisión (relacionada con el casamiento, viajes, etc) se dirigían donde el adivino y este les daba a escoger al azar una de las flechas de un receptáculo y después de leer el mensaje que contenia actuaban en consecuencia.

Shaítán insta a las personas a caer en estos cuatro actos, porque todos representan desvío en si mismos, provocando en quien los comete efectos nocivos y resultados perniciosos. Por ejemplo, el alcohol produce la pérdida la conciencia, por lo que la persona comete en estado de ebriedad actos prohibidos y abandona la obediencia a Allah y puede causar perjuicios a otras personas. Ibn Kazir, en su comentario del Corán, citó las palabras de 'Uzmán Ibn 'Affan , ''Apartáos del alcohol porque es la madre de todos los males. Hubo en los tiempos que os precedieron un hombre que se apartó de la gente para adorar a Allah . Una mujer lo deseaba, entonces envió a su sirvienta para solicitarle su presencia a fin de ser testigo en un asunto. Cuando éste llegó a su casa, cada vez que entraba en un cuarto, la puerta se cerraba con llave detrás de él. Hasta que llegó a un cuarto donde se encontraba la mujer con un niño y una jarra de vino. Ella le dijo: 'Juro por Allah que no te solicité para que fueras testigo de algo, sino para que mantuvieras relaciones sexuales conmigo, o mataras a este niño o bebieras de este alcohol. Entonces (suponiendo que era lo menos perjudicial) tomó una copa y la bebió, pero luego pidió más de beber. Y no dejó de beber hasta que finalmente fornicó con ella y mató al niño. El alcohol y la Fe nunca podrán permanecer juntos en una misma persona, por lo que uno de ellos abandonará a la persona rapidamente".

Ibn Yárir, Ibn Al Mundhir, Ibn Abi Hátim, Abú Al Shaij, Ibn Mardaúaih, y Al Nahás narraron de Sa'd Ibn Abi Úaqqás que: "Uno de los Ansár preparó una cena para algunos de los Sahabas. Les sirvió en ella algo de alcohol para beber antes de que éste fuera prohibido por Allah . Cuando se emborracharon, empezaron a alardear y terminaron luchando. Sa'd Ibn Abú Úaqqás terminó lastimado, su nariz fue golpeada con la mandíbula de un camello. Las cicatrices de esta herida permanecieron en su rostro por el resto de su vida".

También se narra que uno de los Compañeros se adelantó para dirigir la oración estando borracho, antes de que fuera revelada la prohibición del alcohol, y dijo: "¡Incrédulos! Yo adoro lo que vosotros adoráis" (en lugar de recitar: "¡Yo no adoro lo que vosotros adoráis!" (109:1-2). Entonces Allah reveló: {¡Oh, creyentes! No hagáis la oración cuando estéis ebrios hasta que no sepáis lo que decis.} (4: 43).

El juego es también una enfermedad peligrosa, tanto como el alcohol. Quien se involucra, le es muy difícil librarse de él. Es una manera de desperdiciar tiempo y dinero. Crea sentimientos de odio y envidia, y empuja a las personas a cometer actos prohibidos.

Shaítán anima a la construcción de estatuas y tumbas para que sean, con el pasar del tiempo, objetos de adoración. El culto a estatuas e ídolos ha estado presente tanto en tiempos pasados como en nuestros días. Los demonios acompañan a las tales estatuas, y a veces, hablan a quienes los adoran para acrecentar en éstos la certidumbre. Estos politeístas, adoran a estas representaciones al pedirles por sus necesidades. Les suplican en momentos de dificultad, se dirigen a ellos durante las guerras u otros momentos de aflicción ofreciéndoles sacrificios. También cantan y bailan alrededor de ellos, conmemorando festividades. Son muchas las personas que se han desviado de esta manera, tal como dijo orando Ibrahim (Abraham ) a su Señor:

{ ... guárdame, y a mis hijos, de que adoremos ídolos. ¡Señor! En verdad, ellos extraviaron a muchos hombres ...} (14: 35-36)

El culto a las tumbas existe hoy entre algunos musulmanes. Les oran a los enterrados allí, circunvalan sus tumbas y les ofrecen sacrificios. Una innovación aparecida en estos días (que hace a Shaítán reírse de los seres humanos) que se llama "La Tumba del Soldado Desconocido". Dicen que representa a todos los soldados que murieron cumpliendo su deber. Pero en realidad lo adoran ofreciéndole regalos, flores y honores. Cada vez que un líder visita un país, debe visitar esta tumba y hacer una ofrenda. Todos estos tipos de culto son promovidos por Shaítán.

Prediciendo el futuro

Los secretos que depara el futuro pertenecen a lo oculto (gaib) y por lo tanto, son algo que sólo Allah conoce. Es por esta razón que el Profeta enseñó a los musulmanes orar Salát Al Istijárah (oración para pedir el bien) y a pedir a Allah que los guíe para escoger lo más correcto y beneficioso, cualquiera sea el plan que proyecte para el futuro. ¡Pedimos a Allah que nos guíe a la mejor de las opciones!

Intentar conocer el futuro a través de medios azarosos como las flechas, la borra del café y demás, jamás llevará a la verdad. Consultar estos medios es una señal de falta de inteligencia. Similar a eso es el que toma el vuelo de un pájaro como agüero cuando está a punto de embarcarse en un viaje. Es decir que si cuando deja su casa, ve un pájaro volar hacia su derecha, lo toma como un buen agüero, pero si éste vuela hacia la izquierda, lo considera como un mal agüero. Todos estos métodos falsos son sólo desvío y engaño.

15) La magia

Otra de las artimañas que utiliza Shaítán para desencaminar a los seres humanos es la magia. Los demonios enseñan este conocimiento que en realidad no tiene ningún beneficio, sino que, al contrario, es sólo perjudicial.

Dijo Allah :

{Y creían [los judíos] lo que inventaron los demonios acerca del reinado de Salomón [diciendo que había llegado al mismo por medio de la brujería]. Sabed que Salomón no cayó en la incredulidad [Ia brujería] y que eran los demonios quienes enseñaban a los hombres la brujería y la magia que transmitieron los Ángeles Hárút y Márút en Babel. Pero estos no le enseñaban a nadie sin antes advertirle que se trataba de una tentación, y que quien la aprendiera caería en la incredulidad. Aprendían de ellos como separar al hombre de su esposa, pero en verdad no podían engañar a nadie si Allah no lo permitía. Aprendían lo que les perjudicaba y no les beneficiaba, y sabían que quien accedía a la magia y la brujería no tendría éxito en la otra vida. ¡Qué mal hicieron en vender sus almas!} (2: 102)

¿Es la magia real?

Existen diferentes opiniones entre los sabios sobre este tema. Algunos dicen que es sólo una alucinación y que no es real basados en el dicho de Allah (relatando el enfrentamiento entre Moisés y los magos de Faraón):

{Dijo: ¡Pues tirad vosotros! Y he aquí que sus cuerdas parecían correr, en virtud de su magia.} (20: 66)

Mientras que otros afirman que es real, tal como lo demuestra el Aleya de Súra Al Baqara (2:102). Pero podemos concluir al respecto que la magia es de dos tipos: (a) Un tipo de ilusionismo que es básicamente donde "la mano es más rápida que el ojo", y (b) la verdadera magia, a través de la cual se puede hacer un daño real, como por ejemplo separar a los esposos.

El hechizo de los judíos al Profeta .

'Áisha narró que el Profeta fue hechizado (fue objeto de magia) por un hombre de Bani 'Zuraiq, llamado Labid Ibn Al 'Asam, hasta el punto de imaginar que hacía algo que no hacía. Así fue has ta que un día rogó y rogó (a Allah en súplica) y luego dijo: "¿Has notado que Allah me ha respondido sobre aquello que le he solicitado? Dos hombres han venido a mí y uno de ellos se ha sentado junto a mi cabeza y el otro junto a mis piernas, entonces uno de ellos le dijo al otro: '¿Cúal es la dolencia del hombre?' Y el otro ha respondido: 'Ha sido hechizado'. Entonces el primero ha preguntado: '¿Y quién lo ha hechizado?' Y el segundo ha respondido: 'Labid Ibn Al 'Asam'. El primero ha vuelto a preguntar: '¿Y donde se encuentra el hechizo?' Y el segundo ha dicho: 'En un peine con cabellos y en la espata que contienen los estambres de una palmera macho'. El primero de nuevo ha preguntado: '¿Y dónde se encuentra?' Y el segundo ha dicho: 'En el pozo Dharúán". Entonces el Mensajero fue allí y volvió. Le dijo a 'Áisha entonces: "Sus aguas eran como la maceración de la henna (de un marrón intenso) y sus palmeras eran como cabezas de demonios". Y 'Aisha le dijo: "¿Lo has sacado (al hechizo)?" Y el Mensajero respondió: "No, pero Allah me ha curado. Temí que al hacerlo (sacar del pozo las cosas con las que se había realizado el hechizo) podría provocar daño a la gente. Así que ordenó que el pozo fuera tapado". El hechizo no afectó la profecía ni el mensaje, ya que los efectos de la magia y el hechizo no pueden penetrar más allá del cuerpo, pero no afectaron ni su corazón ni su mente. Es decir que tiene el mismo efecto que cualquier otra enfermedad que sufriera el Profeta . Pero tanto el Corán como la Ley Islámica fueron protegidos por Allah de cualquier distorsión o interferencia. Tal como dijo Allah :

{Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios.} (15: 9)

16) Las debilidades del propio ser humano

Los seres humanos tienen muchos puntos débiles. De hecho, son enfermedades. Shaítán penetra profundamente en las debilidades (agravándolas en el corazón) que afligen al ser humano para perjudicarlo. Estas debilidades incluyen, entre muchas otras: La debilidad, la desesperación, el desaliento, la desesperanza, la irreflexión, el egocentrismo, la vanidad, el orgullo, el desdén, el enojo, el mal temperamento, las dudas, la confusión, el miedo, la prisa, el ser miserable, la codicia, la ignorancia, el amor a esta vida y la riqueza, la opresión, la arrogancia, la pedantería y otras tantas.

El Islam invita a la purificación del espíritu y el alma librándola de estas enfermedades. Esto requiere esfuerzo y paciencia. Paciencia ante las dificultades en el camino de Allah .

Seguir las pasiones, "los bajos instintos", y todo lo que el ego solicita es un camino fácil. El ejemplo de quien camina por la senda de Allah es como quien sube hasta la cima de una montaña. Mientras que quien transita el camino de las pasiones y los deseos, es como quien por el contrario desciende resbalando por la montaña. Es por esta razón que tantas personas responden a la llamada de Shaítán, ya que encuentran su camino fácil, mientras que el camino recto de Allah necesita y requiere esfuerzo, mostrándose difícil.

Mencionaremos a continuación algunos dichos de los Salaf (musulmanes rectos de las primeras generaciones) sobre como Shaítán se aprovecha de las debilidades del ser humano.

Dijo Al Mu'tamar Ibn Sulaiman narrando las palabras de su padre: "Me fue mencionado que Shaítán susurra apareciéndose en el corazón de la persona cuando esta se angustia o regocija. Pero si este menciona a Allah , Shaítán huye". Úahb Ibn Munabbih relató que un monje le preguntó a Shaítán: "¿Qué característica del ser humano te es más útil para utilizarla en su contra?" Shaítán le respondió: "Su irascibilidad. Si un siervo es irascible, puedo manejarlo de la misma manera que un niño maneja su pelota". Ibn Al Yaúzi transmitió de Ibn 'Omar que el Profeta Núh (Noé )le preguntó a Shaítán con qué característica acostumbraba a destruir a la persona y éste le respondió:

"La envidia y la codicia". Estas son las características que utilizó Shaítán con los hermanos de Yúsuf (José ) cuando plantó en sus corazon los celos de su hermano. Dijo Yúsuf (José ) en el Corán:

{ ... he aquí que mi Señor lo hizo real, y que me benefició, cuando me sacó de la cárcel, y os trajo a mí del desierto, después que Satanás sembró la discordia entre yo y mis hermanos ...} (12: 100)

17) El amor excesivo por las mujeres y los placeres mundanos

El Profeta advirtió que no existe peor sedición para el hombre que la mujer. Por esta razón fue que el Islam pide a la mujer que cubra su cuerpo excepto su rostro y sus manos, y ha pedido a los hombres que recaten su mirada. El Mensajero prohibió a hombres y mujeres que no sean parientes entre sí (gair Maharam) permanecer a solas, añadiendo que siempre que se encuentran un hombre y una mujer a solas Shaítán se encuentra con ellos. Tirmidhi transmitió en su libro Sunan con una cadena legítima de narradores que el Profeta dijo: " ... cuando la mujer sale a la calle, Shaítán hace que aparezca más bella de lo que es ante la mirada de los hombres".

Por estos días somos testigos de como la mayoría de las mujeres salen de sus casas exactamente de la manera en que el Profeta nos había descrito: "Estarán vestidas pero desnudas al mismo tiempo". Distintas organizaciones tienen el objetivo, en oriente y occidente, de promover lascivia y obscenidad abiertamente en la sociedad. Publican novelas inmorales e historias y películas que atraen y llaman a las personas a la obscenidad y a la impudicia.

En cuanto al amor exagerado por la vida mundanal, es la razón de todas las injusticias. Las matanzas, las expropiaciones y abusos de las riquezas ajenas, la explotación, la ruptura de los lazos familiares, todo esto a causa de la codicia y amor por este mundo y competencia por adquirir más placeres, aunque sean limitados, efímeros y fútiles.

18) La música

El canto y la música son dos herramientas que Shaítán utiliza para corromper el corazón del ser humano y destruir su alma. Dijo Ibn Al Qaiem al respecto: "De las maquinaciones del enemigo de Allah y los engaños que utiliza con aquellos que carecen de conocimiento, inteligencia y religión, con lo que atrapa los corazones de ignorantes y tontos, se encuentra la música, aplausos, mientras silban y cantan usando instrumentos prohibidos que alejan los corazones del Corán y los hacen adictos a pecados y lascivias. Esta (la música) es el "Corán" (recitación) de Shaítán que aleja a las personas del Corán del Misericordioso. Es el canto de los homosexuales y de los adúlteros. Shaítán engaña a las almas injustas con ella. Les inspira pensamientos falsos que consideran correctos, por lo que aceptan su guía y abandonan el Corán".

Uno de los fenómenos más extraños es que algunas personas utilizan el canto y la música como herramienta de culto o como una manera de acercarse a Allah . Pero en realidad, abandonan la recitación del Misericordioso por la recitación de Shaítán.

Ibn Al Qaiem enumeró varios nombres utilizados por los sabios para referirse a la música: "Entretenimiento improductivo (Lahú), palabras no beneficiosas (Lagú), futilidad (Bátil), discurso falso, invitación al adulterio, la recitación de Shaítán, la fuente de la hipocresía en el corazón, sonidos tontos, ruidos de los injustos, sonido de Shaítán y cánticos o flautas de Shaítán, entre otros".

Las campanas son instrumentos de Shaítán

El Mensajero de Allah nos ha informado de quelas campanas (Yaras) son los instrumentos o flautas de Shaítán. Muslim transmitió de Abú Hurairah que el Profeta dijo: "Los Ángeles no acompañan a grupos donde haya perros y/o campanas o cencerros".

9) La indiferencia de los musulmanes a practicar aquello que les fue ordenado

Si el musulmán se aferra firmemente a las enseñanzas del Islam, Shaítán no encontrará manera de desviarlo. Pero si, por el contrario, el musulmán, es negligente o perezoso en sus actos, Shaítán tiene la oportunidad de descaminarlo con alguna de sus estrategias. Dijo Allah :

{¡Oh, creyentes! Entrad todos en la religión del Islam [sometiéndoos a Allah] y no sigáis los pasos de Satanás; ciertamente él es para vosotros un enemigo manifiesto.} (2: 208) Es decir que la persona debe seguir al Islam en cada aspecto de su vida, porque esto lo librará de Shaítán. Un ejemplo práctico de este concepto es alinear las filas de la oración, porque Shaítán no puede meterse entre ellas si estas se encuentran alineadas y agrupadas. El Mensajero de Allah dijo: "Alinead vuestras filas, (poniendo hombro con hombro) y agrupaos cerrando los huecos, porque los demonios se mueven entre los huecos como las descendencias de los hadhaf". Le fue preguntado: "¿Qué son las descendencias de los hadhafl" Contestó: "Son las langostas en la tierra del Yemen".

Otro Hadiz dice: "Alinead las filas y agrupaos, porque por aquel en Cuyas manos se encuentra mi alma, puedo ver a Shaítán atravesar los huecos en las filas como si fuera un rebaño de corderos color tierra".

Se encuentra usted aquí