Las Drogas

"Al jamr (vino o bebida alcohólica) es todo lo que nubla la razón"

Son palabras sabias pronunciadas por Omar bin Al Jattab desde el púlpito del Profeta (B y P). Con ellas definió  el significado del término "Jamr" que está vedado en el Corán. Para que no lleguen las preguntas de los curiosos ni las insinuaciones de los sediciosos.

            Todo lo que nuble la razón y le quite su naturaleza de criterio sabio y sensitivo es jamr y es declarado ilícito por Allah y por Su Mensajero hasta el Día de la Resurrección.

            Estamos refiriéndonos a las drogas denominadas "Narcóticos" como la Cocaína, la Marihuana, el opio y otras. Estas drogas tienen un conocido efecto sobre la mente de quien las consumen ya que afectan el criterio de la razón  sobre las cosas y los sucesos. Lo lejano se ve cerca; lo cercano lejos. Se olvidan de la realidad y se imaginan cosas que no son reales. La persona pasa a vivir en un mar de sueños y fantasías.
Esto es, pues, lo que obtienen los consumidores de estas drogas; hasta que se olvidan de sí mismos, de su religión y de su vida para vagar en el reino de las fantasías.

            Además debemos mencionar que causan el agotamiento físico, la insensibilidad nerviosa y el debilitamiento de la salud en general. También están los efectos morales. La insensibilidad moral, el debilitamiento de la voluntad y el rechazo de las responsabilidades son efectos por todos conocidos. Eventualmente, el consumo de drogas hace de la persona un miembro enfermo de sociedad. Más allá, la drogadicción puede resultar en la destrucción de la familia o incluso una vida en el crimen. Por que obtener drogas implica un gran gasto de dinero. Un drogadicto puede llegar a privar a su familia de cosas necesarias a fin de comprar drogas; o puede recurrir a medios ilegales para poder pagar por ellas.

            Cuando mencionamos el principio de que las cosas impuras y dañinas fueron prohibidas, no puede haber duda alguna en nuestras mentes al respecto de la prohibición de sustancias tan detestables como la drogas que causan tanto daño físico, sicológico, moral, social y económico.

            Los juristas musulmanes son unánimes en prohibir aquellas drogas que se encontraban en sus respectivos tiempos y lugares. Entre ellos destaca Sheij al Islam Ibn Taimía, que dijo:

            "Esta hierba (el hashish) es ilícita, sin importar si produce intoxicación o no. La gente pecaminosa la fuma porque halla que le produce arrebatos de placer y un efecto similar a la embriaguez. Mientras que el vino produce, en quien lo consume, actividad y belicosidad; el hashish produce abandono y letargo. Mas aún, fumarlo produce disturbios en la mente y el temperamento, excita el deseo sexual y produce una desvergonzada promiscuidad. Todos estos males son mayores a los causados por la bebida alcohólica."

            "El uso de esta droga se ha extendido después de la llegada de los tártaros. El hadd [1] legal por fumar hashish, en pocas o grandes cantidades, es el mismo que el de beber vino; esto es ochenta o cuarenta azotes".

            El explicó la imposición del hadd por fumar hashish de la siguiente manera:

            "La regla de la Sharía Islámica es que cualquier cosa vedada que sea deseable a la gente, como el vino y la fornicación, debe ser castigada imponiendo un hadd. En cambio, la violación  de algo prohibido que no es deseado por la gente, se castiga con un ta´zir. [2] El hashish es algo deseado por la gente y es duro para el adicto a renunciar a el. La aplicación de  los textos del Corán y la Sunna al hashish es igual a la del vino. [3]

El consumo de sustancias tóxicas es pecado

            Una regla general de la Sharía Islámica dice que es pecado que un musulmán consuma cualquier sustancia que pueda causar su muerte, rápidamente o de forma gradual. Tal es el caso de los venenos y las sustancias dañinas a la salud o el cuerpo. También es un pecado consumir grandes cantidades de comidas o bebidas que causen daño en grandes cantidades. El musulmán no es enteramente su dueño, es una posesión de su religión  y su nación. La vida, la fortuna y la salud que Allah le concedió son una responsabilidad que no se puede descuidar. Allah dice: "¡Creyentes! No os devoréis  la hacienda injustamente unos a otros.  Es diferente si comerciáis de común acuerdo. No os matéis unos a otros. Allah es misericordioso con vosotros" (4:29)  "Gastad por la causa de Allah y no os entreguéis a la perdición. Haced el bien. Allah ama a quienes hacen el bien" (2:195)  y Su Mensajero  (B y P) dijo: "No os causéis daño ni a los demás" [4]

            Aplicando este principio, podemos decir que el consumo de tabaco es dañino a la salud y es ilícito. Especialmente para la persona que ha sido aconsejada por el médico que deje de fumar. Aunque no fuese dañino para la salud, es aún un desperdicio de dinero, gastado sin beneficio mundanal ni espiritual. El Profeta (B y P) prohibió  desperdiciar la fortuna. [5] Esto se hace más serio cuando este dinero es necesario para mantenerse o mantener a la familia.


[1] El Corán especifica los castigos para ciertos crímenes, como los azotes para los borrachos y el talión  en casos de asesinatos o daños físicos. Estos castigos se llaman hadd, que significa: "El límite puesto por Allah".
[2] Para los crímenes sin un castigo especificado en el Corán o la Sunna, el gobierno Islámico puede introducir sus propios castigos, como multas o prisión. Tales castigos se denominan ta´zir.
[3] "Fatawua de Ibn Taimía" Vol 4p.262.
[4] Citado por Ahmad e Ibn Maya.
[5] Lo citó  Al Bujarí

Se encuentra usted aquí