Las Etapas de la Escritura del Corán

El Corán

"Acuérdate, Oh Apóstol, de cuando te enviamos un grupo de genios para escuchar el Corán. Y cuando asistieron a ella, se dijeron: "¡Escuchad en silencio" Y cuando hubo terminado, volvieron a su pueblo para amonestarle.

Dijeron: "¡Oh, pueblo nuestro! Por cierto que hemos escuchado la lectura de un libro que ha sido revelado después de Moisés, confirmante de los anteriores; conduce al hombre a la verdad y al buen camino."

“¡Oh, pueblo nuestro! Obedeced al predicador de Dios, y creed en Él, que os absolverá vuestras, faltas y os librará de un severo castigo.”

“Mas quien no atienda al predicador de Dios, sepa que en la tierra no podrá desafiar a Dios ni encontrará protectores en vez de Él. Estos están en un verdadero error”.

(Capítulo 46, Las Dunas, vers.29-32)

El Profeta (S.A.W.) dijo: "El creyente que lee el Corán es como una toronja: su aroma es rico y su sabor es rico. El creyente que no lee el Corán es como un dátil: no tiene aroma pero su sabor es dulce. El hipócrita que lee el Corán es como un arrayán: su aroma es rico y su sabor es amargo. El hipócrita que no lee el Corán es como la tuera (1): no tiene aroma y su sabor es amargo".

 

¿Que es el Corán?

El Corán es la palabra de Dios revelada a su siervo y mensajero Muhammad, a través del arcángel Gabriel. En el Corán mismo, Dios dice:

"Por cierto, este Corán es una revelación del Creador del Universo. "El Espíritu fiel el arcángel Gabriel, lo trajo del cielo.

"Y lo depositó en tu mente, para que seas uno de los amonestadores "En lengua árabe castiza."

(Capitulo 26 "Los Poetas", vers. 192-195).

Muhammad (S.A.W.) no es el primer profeta al que Dios revela un mensaje, ya que antes de él hubo muchos más. Dios los eligió para sacar a la humanidad de las tinieblas a la luz. Por lo tanto, el objetivo de todos los profetas es único. Dios, altísimo sea, dice en el capítulo 4, "Las Mujeres", versículos 163 y 164: "Por cierto que te revelamos así como revelamos a Noé y a los profeta que le sucedieron: asimismo revelamos a Abraham, a Ismael, a Isaac, a Jacob, a las doce tribus, a Jesús, a Job, a Jonás, a Aarón, a Salomón, y concedimos los salmos a David, y enviamos algunos apóstoles que te hemos mencionado y, otros que no te hemos mencionado; y Dios habló a Moisés directamente".

En cuanto al Corán, es uno de los milagros de Dios, en donde desafío, en primer lugar, a los Quraishíes, quienes no pudieron superar el hermoso estilo del Corán. Se quedaron asombrados, la voz se hundió en sus gargantas, y Dios les dijo:

"Y si dudáis de lo que hemos revelado a nuestro siervo, componed una sura semejante a ésta, e implorad para ello a vuestros ídolos en vez de Dios, si sois sinceros. Pero si no lo hacéis -y ciertamente no podréis hacerlo-, temed, pues, el fuego infernal cuyo pasto son los idólatras y los ídolos; es fuego que está destinado para los incrédulos". (11: 23-24).

El magnífico Corán es el remedio de los creyentes, la tranquilidad de sus cerebros: es la luz que saca a la humanidad de su ignorancia. Dios dice: en el capítulo 5, "La Mesa Servida ", versículo 15 y 16:

..."Ya os llegó de Dios una luz y un libro lúcido.

"Por el cual Dios iluminará hacia los caminos de la salvación a quienes procuran su complacencia y, por su voluntad, les sacará de las tinieblas a la luz y les encaminará hacia la verdadera senda".

El Corán no dejó temas sin tocar. Habló de las manifestaciones naturales, del átomo y su fusión, de la rotación de la tierra alrededor del sol, y las fases de la luna. Nos contó de las historias de los antepasados, y relató las historias de profetas y sus pueblos, en un estilo perfecto.

Las Etapas de la Escritura del Corán

Dios reveló al Profeta (S.A.W), durante su estadía en Meca (13 años), 91 suras del Corán; el resto de las suras (23), fueron reveladas después de su emigración a Medina. Cabe mencionar cómo escribieron los musulmanes la revelación de Dios, ya que el Profeta (S.A.W) era analfabeto. Por eso, los escribanos de la revelación siempre estaban con él, tanto en Meca como en Medina: el Profeta (S.A.W) los llamaba cuando Dios le revelaba algo nuevo del Corán, para que lo escribieran en pergaminos, huesos, piedras, etc...

Así, todo el Corán fue escrito en la época del Profeta (S.A.W). Sin embargo, "Al-Mus-haf', el libro que conocemos hoy, nos data de ese entonces. Es decir, si bien los escribanos iban registrando versículo por versículo a medida que eran revelados, no se hizo una recopilación completa mientras vivía el Profeta (S.A.W), por varias razones:

1.- El Corán seguía siendo revelado permanentemente a través de los últimos veintitrés años de la vida del Profeta (S.A.W), por lo que no hubo tiempo para trabajar en dicha compilación.

Por ejemplo, el lapso de tiempo transcurrido entre la revelación del último versículo y la muerte del Profeta (S.A.W) fue de sólo nueve noches.

2.- Antes de la emigración de los musulmanes a Medina, todo lo que les preocupaba era salvarse de la tortura de los Quraishíes. Una vez emigrados, cuando Dios le permitió la guerra, pasaron mucho tiempo de batalla en batalla.

Por eso, escribir el Corán en forma segura era casi imposible. Era mejor, entonces, dejarlo en las memorias de quienes lo memorizaban como, por ejemplo, Abdullah Bin Massoud, Mouaz BinYabal, Ubai Bin Qa'ab, Zaid Bin Zabit, etc...

Y lo que habían escrito, estaba bien guardado en Casa del Profeta (S.A.W ).

En la época de Abu Bakr y de Omar Bin Al-Jattab, hubo rebeldías internas, y también expansión del Islam a nivel externo. Por ello, y por otras razones, no fue posible llevar a cabo la recopilación de los versículos coránicos para conformar el libro como lo conocemos hoy. Cuando Uzmán Bin Affan asumió el poder, ya todo estaba relativamente establecido, y entró al Islam gente de origen no-árabe, que comenzó a leer el Corán de manera diferente de un país a otro. De ahí, el Califa Uzmán, temiendo una deformación de la lectura del Corán, decidió recogerlo en un solo libro. Así comenzó a ejecutar dicha recolección, ya que envió a Hafsa, hija de Uzmán Bin Al-Jattab, a pedir que le mandaran la escritura guardada en casa de su padre para ser escrita y devuelta. Una vez que las escrituras estaban en manos de Uzmán, dio una orden a Zaid Bin Thabit, Abdullah Bin Azubair, Said Bin Al-Aas, y Abderrahman Bin el-Haris Bin Hicham, para que ellos escribiesen "Al-Mus-haf' (copiar todos los registros en un solo ejemplar para entregarlo completo al Califa).

Una vez que la comisión terminó la escritura del mus-haf, Uzmán ordenó quemar todo lo que era el-mus-haf el-imam (el texto original ordenado y completo), e hizo distribuir copias del primer ejemplar a todos los países musulmanes de entonces. Eran cinco mus-haf: envió una copia a Meca, al Kuufa, al-Basra, y ach-Chaam, quedándose con el quinto ejemplar en Medina. Valdría la pena mencionar que la comisión comenzó su trabajo en el año 25 de la Hégira musulmana.


(1) La tuera es un fruto parecido a la naranja, cavo sabor es sumamente amargo.

Categoria:

Se encuentra usted aquí