10.- Lo ilícito es prohibido para todos.

10.- Lo ilícito es prohibido para todos.

Lo ilícito en el Islam se caracteriza por ser general y constante. No hay algo que sea prohibido para un persa y permitido para un árabe, por ejemplo. No hay nada que sea vedado al negro y permitido para el blanco. Tampoco hay tolerancias o licencias extendidas

sólo para cierta clase social o casta. Nadie puede acceder a lo que le dicten sus deseos sólo por ser sacerdotes, monjes, reyes o nobles. Ni siquiera los musulmanes tienen facultades especiales que les permitan acceder a lo que es vedado para todos. Allah es Señor de todos. La Ley gobierna sobre todos. Lo que Allah ha hecho lícito en Su Ley es lícito para toda la humanidad hasta la Resurrección.

El robo, por ejemplo, es ilícito, sin importar si el ladrón es musulmán o no. El castigo debe ejecutarse contra el ladrón sin importar su alcurnia o su cargo. Esto es lo que hizo el Profeta Muhammad (B y P) y lo  que  anunció cuando dijo: " ¡Por Allah!  Si  Fátima , hija  de Muhammad, roba ¡Le corto la mano!".

En la época del Mensajero de Allah (B y P) sucedió un robo cuyas sospechas recayeron sobre un musulmán y un judío. Algunos familiares del musulmán con algunas pistas lograron intensificar las sospechas alrededor del judío - siendo que el musulmán había sido el verdadero ladrón-.  El propio Profeta (B y P) creyó que debía defender al musulmán, puesto que el judío parecía culpable. Pero le llegó la revelación divina descubriendo el engaño y probando la inocencia del judío. El Profeta (B y P) fue reprendido y la verdad ocupó su lugar. Allah dijo: "Te hemos revelado la Escritura con la Verdad para que decidas entre los hombres como Allah te dé a entender. ¡No abogues por los traidores!"  "¡Mirad cómo sois! Discutís en favor de ellos en la vida de acá, pero, ¿quién va a defenderles contra Allah el día de la Resurrección?  ¿Quién será entonces su protector?" (4: 105-109)

El judaísmo deformado alega que la usura es un pecado cuando el judío presta a su hermano judío. Pero no hay falta alguna si el judío presta a un "gentil" (no judío). Deuterononio 23:19-20 dice: No prestarás con interés a tus hermanos, ni dinero, ni alimentos, ni cualquier otra cosa. Al extranjero podrás prestarle con interés, pero a tu hermano no, para que Yavé, tu Dios, te bendiga en todas tus empresas, en la tierra que vas a poseer.

El Corán también nos relata algo similar. Los judíos se permiten usar la traición con los que no son de su raza o su religión. Y no ven en la traición al ajeno ninguna falta o problema. El Corán nos dice al respecto: "... Y esto es así porque dicen: No tenemos porqué  ser escrupulosos con los gentiles. Mienten contra Allah a sabiendas"(3:75)

Si, ellos están mintiendo en el nombre de Dios, porque la Ley de Dios no distingue entre un pueblo y otro, y Dios ha prohibido la traición en boca de todos Sus enviados y Profetas.

Nos apena que la actitud israelita sea tan primitiva y bárbara; tanto que no merece ser atribuida a una religión celestial.

Las buenas virtudes, las virtudes verdaderas son las que se caracterizan por ser generales y globales. No son las que permiten a uno y vedan a otro. La diferencia entre nosotros y los primitivos está en la amplitud y extensión de los modales y buenas costumbres y no en si existen o no. La fidelidad, por ejemplo, era una virtud elogiada; pero sólo la practicaban entre los miembros de la tribu. Si se trataba de gente fuera de la tribu, se hacía lícita la traición; o  peor aún: Se hacía recomendable u obligatoria.

Dice el autor de "La historia de la Civilización" : "Casi todas las sociedades humanas coinciden en creer que las demás sociedades son inferiores a ellos. Los indios norteamericanos se consideraban el pueblo elegido de Dios. El "Gran Espíritu" los creó especialmente para que sean un ejemplo que el resto de la humanidad debe seguir. Hay una tribu india que se denomina así misma: "La gente que no tiene similares" otra se llaman a si mismos "La gente entre la gente". Los caribes solían decir: "Somos los únicos seres humanos"...

Como resultado de esta actitud es que los hombres primitivos no pensaron nunca en tratar a las demás tribus con las reglas morales que usaban para tratarse entre los miembros de la misma tribu. En resumen: el hombre primitivo ve que las virtudes morales tienen como objetivo el fortalecimiento de su sociedad y cerrar filas ante las demás sociedades. Las virtudes morales y las prohibiciones no se aplican sino con los miembros de la tribu. En cuanto a los extranjeros, excepto que sean huéspedes,  pues estaba permitido que se los combata y  acose con todas sus fuerzas.

Categoria:

Se encuentra usted aquí