Los Diablos

Son los incrédulos de los genios y su padre es Lucifer. Hay gente que dice que Lucifer es un ángel, pero lo correcto es que es un genio.  

Primero:

Porque Dios declaró esto en el Corán y dijo:

Palabra de Dios:

"Y cuando les dijimos a los ángeles: "¡Prosternaos ante Adán!" Todos se prosternaron menos Lucifer, que era uno de los genios y se reveló contra la orden de su Señor” .

Segundo:

Porque Lucifer desobedeció a su Señor y los ángeles.

Palabra de Dios.

"No desobedecen a Dios, en lo que les manda".

Tercero:

Porque el Corán dilucidó que han sido creados del fuego.

Palabra de Dios:

Dijo: "Soy superior a él; porque a mi me creaste del fuego y a él le plasmaste de barro".

LOS DIABLOS EN EL CORAN

1.- El diablo es el primer enemigo de los humanos. Fue él quien sacó a sus padres de la gloria y sigue actuando para impedirles entrar en ella y alejarles de su senda y les seduce para tomar el camino del fuego. A pesar de esto le siguen, abandonan la legislación de Dios para hacer caso de sus susurros y la guía de los profetas por su extravío.

Dios les reprocha por sus actos y esta locura, puesto que hacen caso a su enemigo que quiere el tormento para ellos y no responden a su Señor, quien les invita para concederles indulgencia y misericordia.

Palabra de Dios:

"¿Le tomaríais, pues, con su prole por protectores en vez de a mí, a pesar que son vuestros enemigos? ¡Qué pésimo trueque el de los inicuos!".  

2- Esta aleya es indicio de que los diablos engendran y tienen prole y todos son descendientes de Lucifer.

3.- Dios les invistió de cierto dominio sobre los humanos, pero no le dio el poder de beneficiar o perjudicar; no le dio la fuerza que no se pueda rechazar, pero le dio la argucia.

Palabra de Dios:

"Por cierto que la argucia de Satán es débil... En nada podrá perjudicarles sin el beneplácito de Dios... No tenía poder alguno sobre ellos” .

4.- Su trabajo es susurrar el mal, inducir a él e invitar a la obscenidad.

Palabra de Dios:

"Satanás os atemoriza con la miseria y os induce a la obscenidad... Porque les promete y les ilusiona, cuando Satanás no les promete mas que la decepción".  

Les induce al vino, al juego y sus semejantes.

Palabra de Dios:

“Son maniobras abominables de Satanás”.  

Todo su programa se reduce al mal, lo abominable y la discordia. El primer articulo en esta programa y a lo primero que sedujo a Adán y Eva fue a descubrirse y desnudarse, y vestirse con los vestidos más cortos.

Palabra de Dios:

“¡Oh hijos de Adán! ¡Qué Satanás no os seduzca como sedujo a vuestros padres en el paraíso y les hizo salir de él, despojándoles de sus vestiduras para mostrarles sus verguenzas”. .

Despojarse de las vestiduras y mostrar las verguenzas es el primer artículo en esta ley diabólica.

Es trabajo de Satanás embellecer lo malo a los ojos de sus seguidores, hasta hacérselo parecer bueno y adornarlo abominable para que no lo vean como tal.

Palabra de Dios:

"Y Satán les alució cuanto hacían”  

Su obra es empujar a sus fautores a provocar controversias ante los creyentes, para distraerles del mensaje de la verdad y ocuparles, en vez de en él, en litigios y discusiones. Dios nos previno de esto y dijo:

Palabra de Dios:

"Porque los demonios inspiran a sus fautores para impugnaros”.

No le hagáis caso ni caigáis en sus trampas.

Palabra de Dios

“Si le obedecéis seréis idólatras”

También es su trabajo distraer al creyente del recuerdo de su Señor hasta que le olvide y emprenda las obscenidades. Pues los obscenos.

Palabra de Dios:

"Satán les conquistó y les hizo olvidar el recuerde de Dios”

Pero.

Palabra de Dios:

“Por cierto que los timoratos cuando alguna tentación satánica les acosa, se acuerdan de El, y heles aquí iluminados"  

5.- Pero el diablo, a pesar de su esfuerzo para corromper y ni perseverancia en la enemistad con los hijos de Adán, pues les llega por su diestra y siniestra y por adelante y detrás, y conspira contra ellos en todas partes y les seduce con su voz, les atrae con sus caballos y hombres y participa con ellos en el dinero y los hijos..., a pesar de todo eso, Satanás no puede más que susurrar y seducir al mal, pero no puede beneficiarles ni perjudicarles. Cuando, en el día final, discuten los incrédulos con los diablos les dice:

Palabra de Dios:

“No tenía poder alguno sobre vosotros, sino que os convoque y Me escuchasteis. No me lo reprochéis, más bien reprochaos vosotros mismos”

Cuando Satanás pidió a su Señor que demorara su muerte, se lo concedió.

Palabra de Dios:

“Dijo: "¡Oh, Señor mío!" Puesto que me has desviado, ¡juro que les aluciaré en la tierra y les seduciré a todos! Salvo de entre ellos, tus siervos sinceros”.  

Dijo Dios Altísimo:

“¡He aquí mi sendero recto que me incumbe observar! ¡Por cierto que, tú no tendrás poder alguno sobre mis siervos, sino quienes te sigan de los seducidos…

Porque el no tiene poder alguno sobre los creyentes que se encomiendan a su Señor. Su potestad sólo alcanza a quienes intiman con él y a quienes, por él, son idólatras”

6.- Defrauda a sus fautores y les abandona en la hora de la dificultad, traicionando su compromiso.

Palabra de Dios:

"Y de cuando Satanás les alució sus acciones, y les dijo: "Hoy nada podría venceros; porque, yo soy vuestro protector; pero cuando los dos bandos se enfrentaron, giró sobre sus talones y dijo: "Soy irresponsable de cuanto os suceda: porque, yo veo lo que vosotros no veis". 

Quiere decir que ve a los ángeles que descienden para alentar a los creyentes: (Palabra de Dios. «Ciertamente temo a Dios ").

Palabra de Dios:

«"Son como Satán cuando dice al hombre: "¡Reniega!". Pero cuando ha renegado le dice entonces: "Por cierto que soy irresponsable; porque temo Dios”.

LOS DIABLOS HUMANOS

Lo anterior es parte de lo que viene en el Sagrado Corán sobre las características del diablo.

El hace propagar la incredulidad, difunde lo abominable, descubre las verguenzas, alucia a la gente de lo que tienen de obscenidades y se las hace bellas hasta que se aterran a ellas; provoca, controversias y litigios por lo infundado y la enemistad entre los musulmanes dispersando su unidad, hasta que le escuchan y le siguen. Pero luego, cuando un día necesiten algún socorro o ayuda y se lo pidan, les abandona y se irresponsabiliza de ellos.

Cualquiera de los humanos que se adorne con esta moral se tomará por un diablo.

Palabra de Dios:

"Me refugio en el Creador de los humanos, en el Rey de los humanos, en el Dios de los humanos, de la malicia del disimulante tentador, que sugiere en los corazones de los humanos, entre los genios y entre los humanos".

Quien promociona lo abominable o lo embellece para las gentes mediante fotos pornográficas, cuentos inmorales o literatura descarada, se cuenta entre los diablos humanos. Quien llama a un sectarismo ignorante (desde la ignorancia primera hasta esta nueva ignorancia), que convierte a la nación de Muhammad en muchas naciones y su unidad en dispersión, se contará también entre ellos, al igual que quien desvía a la gente del camino de la gloria para conducirlos al del fuego o les hace olvidar el recuerdo de Dios y el día final.

Palabra de Dios:

“Y di: “¡Oh Señor mío!”; en ti me amparo de las sugestiones de los demonios; “Y en ti me amparo ¡Oh Señor mío!, para que no me acechen”.

Se encuentra usted aquí