El Corán: ¿Que es el Corán?

EL CORAN

El Corán es el milagro de Muhammad.

Aquellos que atribuyeron a Muhammad la escritura del Corán, negaron que fuera un profeta y le otorgaron ser Dios. Pero, nosotros atestiguamos que;

"No hay más dios que Dios, y el es el siervo de Dios y su Apóstol".

Puesto que el Corán no ha podido traerlo humano alguno, y solo puede venir de Dios, quien dijo que Muhammad lo había escrito, le donó el atributo divino.

Si no, mostradme a un hombre que siendo analfabeto, sin saber leer ni escribir como era Muhammad, que en su vida entró en una escuela, pues ni siquiera la había en su ciudad, sin ser de una gran ciudad de la civilización, si no de una aldea escondida en las montañas negras, detrás de las arenas del desierto, de la que ni en Roma, Constantinopla, ni Ctesifonte de Cosroes, se conocía su existencia; en la que nadie conocía la filosofía de Grecia y Roma, ni se había oído hablar de la literatura de India o Irán.

Una aldea que no tenía un solo científico, investigador o intelectual, ni la cultura que pudieran tener los pequeños pensadores en aquella época; de la que no salió sino para ir a otra igual o un poco más grande, la aldea de Bosra (en Siria) en la tierra de Hauran, no permaneciendo en ella más que uno o varios días. Entonces, ¿es posible que un hombre como éste haga algo semejante al Corán?

Ahí tenéis, en vuestras manos, la historia de los grandes, genios y superdotados y la de todas las naciones en todas las épocas. ¿Acaso encontrarais un acontecimiento semejante a éste?

Mozart compuso una sinfonía musical antes de cumplir los diez años. Bashar escribía poesías a esta misma edad; se enalteció a la autora de "Jane Eyre" y a su hermana, autora de “Cumbres borrascosas”, por su genialidad sorprendente; también nos dejó Shakespeare tesoros literarios, aun no siendo de los más grandes literatos e intelectuales de su época.

Todo esto es posible. Es posible que un joven aventurero escriba un libro que se manifieste como una obra genial o como una teoría científica nueva, porque sea un genio, pues la genialidad no es patrimonio exclusivo de los intelectuales o licenciados de las universidades.

Es posible que la genialidad aparezca donde no se espera. Pero, quien conoce la historia de los genios de la ciencia, letras y arte, sabe que estos se adelantaron a sus épocas en un siglo por ejemplo. Es decir tenían un 50 ó mas de conocimientos que sus contemporáneos. Pero, su anticipación tiene un límite y por tanto, es razonable.

No se encuentra en toda la historia otro hombre que reuniendo las circunstancias de Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, aportara un libro que en la expresión literaria es la más brillante de las formas de la belleza, en el campo de la jurisprudencia, una ley que es la cumbre de la perfección; en cuanto a la divinidad y anuncios del mas allá, encierra lo que ningún humano conoce, ni su razón puede captar en su esencia; de la naturaleza refiere leyes y fenómenos que nadie conocía en su tiempo ni se conocieron durante el siglo siguiente, ni aun en los diez siglos posteriores. En él hay indicios de leyes que no se han descubierto sirio después de mil trescientos años y otras que no lo han sido aun.

Con este libro, Dios le ordenó retar a todas las gentes; con él retó a humanos y genios,

¡Traed diez Suras semejantes a sus Suras. Traed tan solo una Sura...!

Fueron incapaces de hacer tal cosa.

Este reto permanece vigente hasta ahora, también la impotencia continúa. Su inimitabilidad y sublimidad de estilo es algo establecido. Por lo tanto, no busquéis como hicieron los retóricos, dónde radica esto, pues no lo es en sus términos únicamente, ni en sus anuncios del más allá, ni tampoco  una sola de las cuestiones en las que dijeron que consistieran, sino en todo su conjunto.

Es como una mujer bella. Su belleza no radica en el color de su cutis o en sus ojos  únicamente, ni en ningún otro de sus órganos en particular, sino en el conjunto de todos ellos.

Así, cada cual que mira en el Corán ve lo inimitable y sublime de estilo sólo en la faceta que ve.

Conocéis la historia del jefe del departamento de verificación de identidad que se convirtió al Islam cuando escuchó la Palabra de Dios Altísimo,

"Sí, porque somos capaces de alisar las yemas de sus dedos".

Reparó porque contiene una mención a las yemas de los dedos. Estas tienen las huellas y es un milagro divino asombroso. ¿Guanta gente hay en tierra, y entre todos no hay una huella que coincida con otra?

Es un fenómeno asombroso, que no se conoció sino recientemente; nadie lo conocía en la época de Muhammad, ni en los diez siglos que le siguieron.

Es inevitable, pues, que le hubiera sido revelado por Dios. Es inevitable que el Corán sea la Palabra de Dios. En él existen centenares de indicios semejantes, y aún encontramos, cada dia, quien descubre algunos de ellos. Cada vez que un estudioso del Corán lo analiza, le aparecen unos aspectos que refuerzan el hecho de que no es imitable y que no captaron sus predecesores porque sus maravillas no tienes fin.

Por eso, se debe interpretar el Corán en cada tiempo de una manera nueva. Así cuando lo interpreta el literato, el jurista, el astrólogo, el sociólogo o el historiador, cada uno encuentra en el un campo para su ciencia y especialidad, y comprueba que el Corán es la Palabra de Dios.

Ciertamente, los milagros de los primeros apóstoles acontecieron una vez, y allí quedaron, pero el milagro de Muhammad es presente y se repite todos los días.

Los milagros de los apóstoles son pruebas, pero no en consonancia con el mensaje, ni constituyen su demostración. En cambio, el milagro del mensaje de Muhammad, es que consiste en el mismo mensaje, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, y sus hermanos profetas y apóstoles,

LA CREENCIA EN LOS LIBROS

Nosotros creemos en el Corán y en los Libros revelados que éste nos anunció, Estos Libros son: los Libros de Abraham, la Tora de Moisés, el Salterio de David y el Evangelio de Jesús.

El Corán es árbitro de ellos y el parámetro por el que se distingue la autenticidad del revisionismo.

Dios Altísimo díjo:

"Realmente te hemos revelado el Libro conformemente y salvaguardia de los anteriores".

Todo cuanto nos anuncio Dios en el Corán sobre estos Libros lo creemos, y tomamos por incrédulo a quien lo niega. Aquello en lo que es coincidente el Corán y los anuncios de los otros Libros lo creemos, pues quedo en ellos auténticamente, no habiéndole alcanzado el revisionismo. En cambio, aquellos de sus relatos contrarios a lo anunciado en el Corán, creemos que fueron revisados en su origen.

LOS LIBROS DE ABRAHAM

Dios se manifestó en lo anunciado en los Libros de Abraham, cosa que se repitió  en los de Moisés.

Palabra de Dios:

“Acaso no fue entrado de cuanto encierran los Libros de Moisés y los de Abraham, el observante…?”.

y además la Palabra de Dios:

“¡Bienaventurado quien se santifique y glorifique el nombre de su Señor y ore! Pero preferís la vida mundanal; aunque la otra es preferible y eterna. Por cierto que, esto se halla en los primitivos Libras, en los Libros de Abraham y Moisés”.

LA TORA

La Torá  revelada del seno de Dios. Es guía para la gente y arbitraje de Dios,

Dijo Dios Altísimo:

“Pero, ¿como habrían de tomarte por arbitro cuando tienen la Torá que encierra el juicio de Dios que tan luego rechazan? Estos en nada son creyentes.

Por cierto  que revelamos Torá que encierra dirección y luz ".

Y además nos informó del arbitraje de la Torá, su Palabra.

“En ella le hemos prescrito: vida por vida. ojo por ojo. nariz por nariz, oreja por oreja, diente por diente y las heridas tal por cual”

También nos informó que en ella se condene la buena nueva de Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él.

Dijo Dios Altísimo:

“Que sigan al Apóstol, el Profeta iletrado que hallarán mencionado en su propia Torá.”

Y la descripción de los creyentes,

Palabra de Dios:

“Muhammad es el Apóstol de Dios, y quienes están con el son severos para con los incrédulos; pero, compasivos entre sí. Les viras orando prosternados, anhelando la gracia de Dios y su complacencia. En sus rostros están marcadas las huellas de la prosternación, tal es su ejemplo en la Torá...”

EL SALTERIO

Dijo Dios:

“Y concedimos el Salterio a David".

En él nos anunció la herencia de sus siervos meritorios en la tierra.

Dijo Dios:

"Hemos prescrito, en el Salterio, después del mensaje, que la tierra la heredarán mis siervos meritorios".

Tal vez lo que quería decir por tierra es la gloria, según la Palabra de Dios Altísimo en el que relataba la historia de los creyentes que accedían a ella:

“Y dirán' ¡Alabado sea Dios que nos ha cumplido sus promesas y nos hizo heredar la tierra! Nos alojaremos en el paraíso donde queramos..."'»

EL EVANGELIO

Dijo Dios:

“Y le concedemos el Evangelio que encierra dirección y luz, que corrobora la Torá que le precedió”.

Aclara que el Evangelio revelado abarca normas legislativas

Dijo Dios;

“Que Íos adeptos del Evangelio juzguen conforme a lo que Dios revelo en él..."

Palabra de Dios:

“Y para confirmaros la Torá que os llego antes que yo, y para permitiros algo de lo que os estaba vedado...”

Contiene, al igual que la Torá la buena nueva de Muhammad y la descripción de los creyentes

Nosotros creemos en todo lo que fue revelado por Dios:

Libros, Tora, Salterio y Evangelio, y respetamos a todos los profetas, entre ellos a Abraham, Moisés, David y Jesús, Dios les bendiga a todos.

Categoria:

Se encuentra usted aquí