Du'a (Súplicas Especiales)

1) Antes de comenzar a comer o beber, lava las manos, y luego, di «Bismillah», que significa que comienzas en el nombre de Dios.

2) Come con la mano derecha.

3) Al terminar de comer o beber, di «Alhamdu lillah», o lo que es lo mismo, «toda la alabanza sea para Dios».

4) Cuando te encuentres con un amigo, dale la mano, sonríe y salúdale diciendo: «As-salamu alaikum wa rahmatu llahi wa barakatuh», es decir, «la paz sea contigo y la misericordia de Dios.»

5) Cuando un musulmán te salude, contéstale diciendo:
«Waalaikumu s-salamu wa rahmatu l-lahi wa barakatuh»; o sea: «Y también sean contigo la paz, la misericordia y las bendiciones de Dios.»

6) Cuando veas caer el alba o romper la tarde di:
«Asbahna ala fitratil-Islam wa kalimatul Ijlas wa dini nab'yina Muhammad», que significa: «Entramos en la mañana (o la noche) con nuestra naturaleza islámica pura y con la declaración de fe sincera, siguiendo la religión de nuestro profeta Muhammad.»

Continúa de la forma siguiente:

«Wa millati abina Ibrahima hanifan musliman wa ma ána minal mushrikina»-, que quiere decir: «Y, por senda de nuestro padre Abraham, sincero en su fe, un musulmán. Y, por cierto, no soy politeísta.»

7) Cuando veas la luna nueva, di:
«Hílala jayrin wa rushdin. Allahuma ahillahu alayna bilyumni wal aman wa s-salamati wal-Islam», que significa: «(Que seas) una luna de benevolencia y buena orientación. ¡Oh Dios!, hazla aparecer sobre nosotros con bendición y fe, con protección y sumisión.»

8) Al visitar a un enfermo, di lo siguiente:
«Bismillah. Allahumma adh-ibi l’bása rabba nnasiAllahumma-ishfi wa anta shafi, la shafai íla shifa'uka, shifa'an la yughadiru saqaman»-, que traducido dice: «En el nombre de Dios, ¡Oh Dios!, llévate el mal. ¡Señor de la humanidad! ¡Oh Dios!, sánalo porque Tú eres, en realidad, el sanador. No hay otra curación que la que Tú das. Otorga el restablecimiento que no deja ninguna enfermedad.»

9) Al entrar en la mezquita, reza así:
«Bismil-lahi was-salatu was-salamu ala rasulil-lahi. Allahumma ighfir li dhunubi wa ftah li abwaba rahmatika». Que es igual a: «En el nombre de Dios, que las bendiciones y la paz sean con Su Enviado. ¡Oh Dios!, perdóname mis pecados y ábreme las puertas de Tu misericordia.»

10) Cuando salgas de la mezquita, di lo mismo, pero en lugar del último pasaje, sustitúyelo por:

«Wa-ftah li abwaba fadlika.» «¡Y ábreme las puertas de Tu gracia!»

11) Cuando regreses a casa, di:
«Al-hamdu li lahi alladhi at'amana wa saqana wa'awana. Fakam miman la kafiya lahu wala mu'wiya.»
«Alabado sea Dios que nos provee de comida, bebida y hogar, porque hay tantos que no tienen a nadie que les suministre provisiones, ni cobijo.»

12) Repite siempre que puedas estas frases que son idóneas para alabar a nuestro Señor:
«Subhana lah wa l-hamdu li-l-ah, wa la'ilaha illaLah.»
«Wal-lahu akbar wa la hawla wa la quwata 'illa bil-lahi.»
¡Glorificado sea Dios, alabado sea! ¡Dios es el Supremo y no hay otro poder ni fuerza, salvo Dios.»

13) Dirige también tus oraciones de bendición al profeta Muhammad.
«Salla'allahu alayhi wa sallam», especialmente cuando escuches pronunciar su nombre o cuando lo pronuncies tú mismo.
Y es igual a decir:
«¡Que Dios le dé bendiciones y paz!»

Categoria:

Se encuentra usted aquí