El Verdadero Musulmán Trata Bien A Los Amigos De Sus Padres

El Islam no se limitó a enseñarles a sus seguidores a tratar a sus padres con cortesía y respeto, sino que también les prescribió respetar a aquellas personas que sus padres aman. 

Ibn ‘Umar (R) informó que el Profeta (B y P) dijo: 

"El mejor tipo de bondad (Birr) es que la persona se relacione y respete a quienes son los amigos de sus padres". 

Según otro informe: "Uno de los mejores tipos de bondad (Birr) es que la persona se relacione y respete a quienes son los amigos de sus padres, incluso después de que sus padres mueran".[1] 

‘Abdullah Ibn ‘Umar (R) se encontró con un amigo de su padre ‘Umar (R), y lo trató con cortesía y respeto. Algunos de los que estaban con él le dijeron: ¿Acaso no es suficiente con haberle dado dos dirhams en caridad? Ibn ‘Umar dijo: El Profeta (B y P) dijo: "Relaciónate con los amigos de tu padre y no cortes el vínculo con ellos, pues, sí lo haces, Allah extinguirá tu luz".[2] 

Un hombre le preguntó al Profeta (B y P): ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Hay algún acto de bondad o respeto que yo pueda realizar por mis padres después de que ellos mueran? Él dijo: "Si, hay cuatro cosas: Orar y pedir perdón por ellos, cumplir con sus promesas, respetar a sus amigos, y relacionarte con sus parientes, pues no tienes parientes sino a través de ellos".[3] 

La manera más meritoria de amor hacia ellos es demostrarle respeto a sus amigos, ya sea mientras ellos estén vivos o después de su muerte. El verdadero musulmán siempre busca fortalecer los lazos de amistad con aquellas personas que sus padres aman. Continúa preocupándose por sus padres aun después de que ellos han muerto, debido a que nunca se olvida de sus amistades, y mantiene una relación con los círculos de amigos forjados por sus padres. Los sentimientos humanos nobles como éstos, y las amistades sinceras, agregan belleza y placer a la vida, y todo esto depende de la presencia de verdaderos musulmanes en este mundo. 

En la sociedad liberal y materialista, el hijo abandona a sus padres cuando alcanzan la mayoría de edad, y corta los lazos de parentesco. Nunca visita a sus padres ni les demuestra compasión o afecto. Hace su propia vida, y se olvida de aquellos que tanto amor le dieron y se sacrificaron, y que ahora están enfrentando el peor tiempo de sus vidas, después de haber sacrificado los mejores días de sus vidas por sus hijos cuando estaban empezando a dar sus primeros pasos. 

Cuanta diferencia hay entre esta actitud ingrata y desobediente del hijo hacia sus padres, y el respeto, bondad, afecto y amor mostrados por el musulmán obediente a sus padres durante su vida y después de su muerte, que hasta se relaciona con los amigos de sus padres. Ciertamente ningún otro sistema o estilo de vida se asemeja a lo que enseña el Islam.


[1] Transmitido por Muslim
[2] Transmitido por Muslim
[3] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad

Se encuentra usted aquí