El Iman: Quinto - Creer en el Último Día -

La fe en el Día del Juicio implica creer que la gente será resucitada, juzgada y según hayan sido sus obras, recompensada o castigada.

Luego del Juicio Final, quienes merecieron el Paraíso habitarán sus moradas y lo harán, también, los que merecieron el infierno.

Por la sabiduría divina, Al-lah estableció que un día la humanidad deberá rendir cuentas sobre lo que Él estableció, a través de los Mensajeros, como obligatorio creer y poner en práctica. Al-lah dice:

"¿Acaso creíais que os creamos sin ningún fin, y que no ibais a comparecer ante Nosotros?". (23:115)

Creer en el Último Día implica:

  1. Creer en la Resurrección de los muertos que tendrá lugar cuando se sople en el Cuerno por segunda vez, entonces, la gente será resucitada ante el Señor de los mundos descalza, desnuda e incircuncisa. Al-lah dice al respecto:

"Así como os creamos la vez primera [de la nada], os resucitaremos. Ésta es una promesa que habremos de cumplir". (21:104)

La Resurrección es una realidad indubitable aseverada tanto por el Sagrado Corán como por la Sunnah.

Al-lah dice:

"[Sabed que] después de haber sido creados moriréis [en el tiempo prefijado], Y el Día del Juicio seréis resucitados". (23:15-16)

El Profeta Muhammad (P y B) dijo: "La gente será resucitada el Día del Juicio descalza e incircuncisa"  (Transmitido por Al Bujari y Muslim)

  1. Creer en que se nos pedirá cuentas de las obras y seremos recompensados o castigados acorde a ellas. Cada uno será juzgado por lo que hizo. Tanto el Corán como la Sunnah así lo afirman.

Al-lah dice:

"Quienes presenten una buena obra [el Día del Juicio] serán recompensados como si hubiesen hecho diez obras buenas, en cambió la mala obra será computada como una y se castigara conforme a ella y nadie será oprimido". (6:160)

y dice:

"Por cierto que compareceréis ante Nosotros. y luego Nosotros os juzgaremos". (88:25-26)

y dice también:

"Y dispondremos la balanza de la justicia [para juzgar a los hombres] el Día del Juicio, y nadie será oprimido. Y todas las obras, aunque sean tan pequeñas como el peso de un grano de mostaza, serán tenidas en cuenta. Ciertamente somos suficientes para ajustar las cuentas". (21:47)

Ibn Omar (R) narró que el Profeta (P y B) dijo:

"Al-lah hará que Su siervo creyente se acerque hacia Él, lo cubrirá (de los demás) y le dirá: ¿Te acuerdas del pecado tal que cometiste? Dirá: sí. Al-lah seguirá recordándole sus pecados y el siervo de Al-lah contestará que sí. Una vez que haya reconocido todos sus pecados, Al-Iah le dirá: Yo no te he escandalizado en la vida mundana y hoy te los perdono. Recibirá  -el siervo de Al-Iah- entonces, el libro de sus Hasanat -buenas acciones-. En cuanto a los incrédulos e hipócritas, serán llamados en presencia de todo el mundo: Éstos son los que desmintieron a Su Señor ¡Que la maldición de AI­lah caiga sobre los injustos!". (Transmitido por Al Bujari y Muslim)

  1. Creer en el Paraíso y en el Infierno y que éstas serán las moradas eternas para la gente.

El Paraíso es la morada del placer que Al-lah tiene reservada para los creyentes, los que obedecieron a Al-lah y a Su Mensajero con sinceridad. En el Paraíso hay lo que ningún ojo vio, ningún oído escuchó, ni lo que nadie pudiere imaginar de delicias y placeres. Al-lah dice:

"En cambio, los creyentes que obran rectamente son las mejores criaturas. Éstos recibirán la recompensa de su Señor en los Jardines del Edén, por donde corren los ríos, y en los que estarán eternamente. Al-lah se complacerá con ellos [por sus obras] y ellos lo estarán con Él [por Su recompensa]. Ésta [hermosa recompensa] será para quienes teman a su Señor [y se aparten de los pecados]". (98:7-8)

El infierno es la morada del castigo que está reservado para los incrédulos e injustos. Aquellos que no creyeron en Al-lah y desmintieron a Sus Enviados. En el infierno existen distintas clases de castigos inimaginables. Al-lah dice:

"Y precaveos del Fuego que ha sido reservado para los incrédulos". (3:131)

y dice:

"Y diles: La verdad proviene de vuestro Señor. Quien quiera que crea y quien no quiera que no crea. Pero sabed que tenemos preparado para los inicuos un fuego que les rodeará. Cuando sofocados pidan de beber se les verterá un líquido como el metal fundido que les abrasará el rostro. ¡Qué pésima bebida y qué horrible morada!". (18:29)

Argumentos que afirman la Resurrección de los muertos:

Algunos niegan la resurrección de los muertos creyendo que es algo imposible. Ésta es una creencia equivocada y la legislación islámica, la mente y lo que percibimos dan testimonio de su veracidad.

En cuanto a la legislación islámica, Al-lah dice:

"Los incrédulos creen que no serán resucitados. Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¡[Juro] Por mi Señor que así será! Seréis resucitados, y luego se os informará de cuanto hicisteis. Y sabed que ello es fácil para Al-lah". (64:7)

Todos los Libros Sagrados dieron cabal testimonio de ello.

En relación con nuestra percepción, vemos que Al-lah mostró a Sus siervos cómo devuelve la vida a los muertos. En sura La Vaca tenemos cinco ejemplos, entre ellos:

1) La historia del asesinato de un hombre de los hijos de Israel. Al-lah ordenó a la gente sacrificar una vaca y que golpearan al muerto de un pedazo de la misma vaca para que así se reviviera y les dijese quién fue la persona que lo había asesinado. El Corán dice:

"Entonces dijimos: Golpead a la víctima con una parte de ella [de la vaca sacrificada]. Así resucita Al-Iah a los muertos y os muestra Sus milagros para que razonéis". (2:72)

2) La historia de Abraham (P y B) cuando le pidió a Al-lah que le hiciese ver cómo resucita a los muertos.

El Corán narra esta historia del modo siguiente:

"Y cuando Abraham dijo: ¡Señor mío! Muéstrame cómo revives a los muertos. Dijo [Al-Iah]: ¿Acaso no crees? Replicó: Claro que sí, pero esto es para fortalecer mi corazón. Dijo: Toma cuatro pájaros y córtalos en pedazos, luego pon un pedazo de cada uno sobre la cima de una montaña y llámalos, vendrán a ti deprisa con vida; y sabe que Al-lah es Poderoso, Omnisciente". (2:260)

3) No podemos dejar de mencionar que entre los milagros que Al-lah permitió y agració a Jesús (P y B) que los hiciese, está a resurrección de los muertos y la salida de los mismos de sus tumbas.

En cuanto a las pruebas racionales (acerca de la Resurrección), tenemos dos aspectos que dan fe a nuestro planteamiento:

1) Al-lah, enaltecido sea, creó los cielos, la tierra y todo lo que existe entre ambos, sin que antes existiesen. Para Quien puede originar la creación no le es difícil volver a hacerlo. Al-lah dice:

"Él es Quien origina la creación y luego la reproduce, y ello Le es aún más fácil [que crear por primera vez]". (30:27)

2) En algunos territorios áridos, secos y sin vegetación, las lluvias hacen surgir plantas verdes, vivas y toda clase de espléndidas especies. Al-lah, Quien es capaz de dar vida a la tierra es, de igual manera, es capaz de resucitar a los muertos. Al-lah dice:

"Entre Sus signos está que puedes observar a la tierra sin vegetación; pero cuando enviamos el agua sobre ella, se remueve y hincha [y luego brotan las plantas]; ciertamente que Aquel que le vuelve a dar vida [a la tierra árida] es Quien resucitará a los muertos Y Él tiene poder sobre todas las cosas". (41:39)

Está íntimamente relacionado con la creencia en el Día del Juicio, creer también en todo lo que sucederá después de la muerte, como por ejemplo:

1) El Conflicto de la tumba.

Se refiere a las preguntas que se le realizan al muerto luego de su entierro, sobre su Señor, su religión y su Profeta. Al-lah afirmará con la palabra firme (del monoteísmo) a los que creyeron y responderán: Mi Señor es Al-lah, mi religión el Islam y mi Profeta es Muhammad En cuanto a los que no creyeron, Al-lah los descarriará y dirán:

Ah .... Ah ... no sabemos. El hipócrita dirá: No sé, he oído la gente hablar de algo e hice como ellos.

2) El castigo y la dicha dentro de la tumba.

El castigo será para los injustos de entre los hipócritas e incrédulos. Al-lah dice:

"Si pudieras ver [¡Oh, Muhammad!, lo terrible que será] cuando los inicuos estén en la agonía de su muerte y los Ángeles extiendan las manos [para atormentarles, y les digan]: Dejad vuestras almas. Hoy se os retribuirá con un castigo denigrante por haber inventado mentiras acerca de Al-lah y haberos ensoberbecido desmintiendo Sus signos". (6:93)

y dice acerca del Faraón y su familia:

"[Y en la tumba] El fuego les alcanzará a ellos por la mañana y la tarde, y el día que llegue la Hora [del Juicio, se le ordenará a los Ángeles:] Arriad a la familia del Faraón al más severo castigo". (40:46)

Se menciona en el Sahih Muslim que Zaid Ibn Zabit narró que el Profeta (P y B) dijo: "Si no fuera porque os atemorizaríais y por ello no habríais de enterrar más a vuestros muertos, rogaría a Al-lah para que os haga escuchar el castigo de quienes están en las tumbas, como a mí me los haced escuchar. Luego volvió su rostro y dijo: Refugiaos en Al-lah del castigo del fuego infernal". La gente lo hizo. El Profeta agregó: "Refugiaos en Al-lah del castigo de la tumba". Y la gente así lo hizo.

La felicidad y la dicha, dentro de las tumbas, son propias de los verdaderos creyentes. Al-lah así lo ha anunciado cuando dice:

"Por cierto quienes dicen: Nuestro Señor es Al-lah y obran correctamente, descienden sobre ellos los Ángeles [en la agonía de la muerte y les dicen:] No temáis [a la muerte y a lo que vendrá después de ella] ni os apenéis [por la separación con vuestros familiares], sino alegraos con el Paraíso que se os prometió [como recompensa]". (41:30)

Albaraa Ibn Azib narró que el Profeta (P y B) dijo acerca del creyente que responde bien a las preguntas que hacen los dos ángeles en la tumba:

"Se escucha un llamado desde el cielo que dice que mi siervo ha dicho la verdad, que su lecho sea del Paraíso, que se vista de él y que le abran una puerta para poder verlo". Continuó diciendo: "Le llegará el aroma del Paraíso, olerá sus hermosas fragancias y su tumba se ensanchará hasta donde llegue la vista". (Transmitido por: Ahmad y Abu Daud)

Argumentos que testifican el castigo y la dicha dentro de la tumba.

Algunos niegan el castigo y la dicha en la tumba diciendo que es imposible, pues si abriéramos la tumba tras el entierro de alguien, la encontraríamos tal cual, sin ensancharse ni estrecharse. Este argumento es erróneo, tanto desde el punto de vista religioso como el racional.

En cuanto a la religión, ya hemos mencionado las aleyas del Corán y los hadices del Profeta que hacen referencia al tema. Por ello no hemos de detallarlos nuevamente.

Respecto a lo visible o aparente, cuando una persona dormida sueña que se encuentra en un lugar amplio y bello en el cual él disfruta o que se encuentra en un lugar inhóspito y estrecho en el cual sufre, y a veces se despierta alterada a consecuencia del sueño. Pese a ello, nunca abandonó su lecho ni su habitación.

Estar dormido es como estar muerto. Por eso, Al-lah denominó a quien se encuentra dormido como "muerto". El Corán dice:

"Al-Iah toma las almas [de los hombres] en el momento de la muerte, y durante el sueño las de quienes aún no les ha llegado su hora. Retiene aquellas de quienes decretó su muerte, y devuelve las otras hasta [que se cumpla] el plazo prefijado [para su muerte]. Por cierto que en esto hay signos para quienes reflexionan". (39:42)

En cuanto a lo racional, decimos que el dormido, a veces, sueña con asuntos que ocurrirán más tarde, los puede ver claramente sin haber abandonado su lecho ¿Cómo pudo ver algo que tendrá lugar en un futuro sin abandonar su cama? Si esto es posible en los asuntos de la vida mundanal ¿Por qué no puede ser posible sobre asuntos de la Otra Vida?

Además, hay otros temas relacionados con nuestra creencia en lo desconocido como este tema -la vida luego de la muerte- si todo el mundo lograra percibirlo y someterlo a parámetros mundanos, entonces, se perdería el beneficio de la fe en lo oculto y se equipararían los creyentes con los incrédulos.

Es menester señalar que el asunto del castigo o de la dicha dentro de la tumba es percibido por los muertos y nosotros no tenemos acceso a ello. Es como el que está dormido y sueña que está en un lugar estrecho o muy amplio, quien lo observe sólo verá que se encuentra acostado en su cama.

No todo es escuchado por la gente, el caso del Profeta (P y B) es uno de los muchos. Estando con sus compañeros recibía la revelación divina y ellos no veían ni escuchaban nada.

La percepción de la gente es limitada y es imposible percibirlo todo. Los siete cielos, la tierra, lo que hay en ellos y todo existente alaba y glorifica a Al-lah. A veces, Al-lah hace escuchar a los que El quiere de Su creación. Pese a ello a nosotros, los humanos, no tenemos acceso a ello y tampoco escuchamos. Al-lah dice:

"Le glorifican los siete cielos, la tierra y todo cuanto hay en ellos. No existe nada que no Le glorifique con alabanzas, pero no podéis percibir sus glorificaciones". (17:44)

Los demonios y los genios van y vienen en la tierra. Además, sabemos que los genios escucharon la recitación del Corán por boca del Mensajero de Al-lah y luego fueron a advertir a los suyos. Pese a todo esto, nosotros no los podemos ver. El Corán dice:

"¡Oh, hijos de Adán! Que Satanás no os seduzca como lo hizo con vuestros padres [Adán y Eva] haciendo que saliesen del Paraíso y fuesen despojados de las prendas que les cubrían. Él [Satanás] y sus secuaces os acechan desde donde vosotros no les veis". (7:27)

Si la gente no puede percibirlo todo, ello no les da derecho a negar lo oculto que no pueden percibir.

Creer en el Día del Juicio tiene muchos beneficios de los cuales citamos lo siguiente:

  1. Genera el deseo de hacer las buenas acciones para obtener la recompensa en dicho Día.
  2. Produce el temor a cometer faltas, pues sabe que le aguarda el castigo el Día del Juicio.
  3. Brinda tranquilidad y alivio al creyente por lo que no pudiese obtener de la vida mundanal ya que lo obtendrá en la Otra Vida. 

Por: Shaij Nasser AI-Mogbel 

Se encuentra usted aquí