El Iman: Segundo - Creer en los ángeles -

Los ángeles son criaturas sublimes y siervos honrados por Al-lah, Quien los ha creados de luz y ha dispuesto que realicen determinadas tareas, que ellos cumplen obedientemente. Entre ellos están los ángeles guardianes, los que registran las acciones, los que están a cargo del Paraíso y sus maravillas y del Infierno y sus tormentos, y entre ellos están, también, los que alaban al Señor día y noche sin cansancio alguno.

Los ángeles no poseen ninguna cualidad divina.

Al-lah dice:

"A Él pertenece cuanto existe en los cielos y la Tierra; y quienes están junto a Él [los Ángeles] no se ensoberbecen de Su adoración, y no se cansan de hacerlo. Le glorifican noche y día, ininterrumpidamente, y no se agotan por ello". (21:19-20)

Creer en los ángeles implica:

1) Creer en su existencia.

Esto está mencionado en el Corán:

"Quien no crea en Al-Iah, en Sus Ángeles, en Sus Libros, en Sus Mensajeros y en el Día del Juicio, se habrá desviado profundamente". (4:136)

La Sunnah también se refiere a los ángeles:

El Profeta (P y B) dijo:

"El día Viernes, en cada puerta de toda mezquita hay un ángel que está allí escribiendo el nombre de todos los que ingresan a ella en orden de llegada. Una vez sentado el Imam en el Minbar, los ángeles cierran sus libros y se sientan a escuchar el recuerdo de Al-lah". (Transmitido por: Al Bujari)

Entre las evidencias de su existencia se encuentran las numerosas informaciones que han sido transmitidas al respecto. Éstas son algunas de ellas:

La transmisión de la revelación divina a los Profetas y Mensajeros a través de ellos; y específicamente el ángel Gabriel.

La captura de las almas al momento de morir, como es el caso del ángel de la muerte. El Corán dice:

"Diles: Tomará vuestras almas el Ángel de la muerte que es el encargado de ello, y luego compareceréis ante vuestro Señor". (32:11)

2) Creer en todos aquellos cuyos nombres nos han sido transmitidos, como Gabriel y Malik.

3) Creer en sus características, como por ejemplo las del ángel Gabriel, pues nuestro Profeta Muhammad (P y B) dijo que tenía seiscientas alas que cubrían todo el horizonte. Además cualquier ángel puede tomar la imagen de un humano. El caso de Gabriel cuando Al-lah lo envió a María es uno. Ello también ocurrió con los ángeles enviados a Abraham y a Lot.

4) Creer en todo lo que hacen, como alabar a Al-lah, glorificarlo y adorarlo día y noche, sin cansancio ni agotamiento alguno.

Al-lah ha designado a los ángeles tareas diferentes. Gabriel es el responsable de transmitir la revelación a los Profetas y Mensajeros. Miguel está a cargo de las lluvias y la vegetación. Israfil es quien soplará el cuerno el Día de la Resurrección. El ángel de la muerte es quien está a cargo de tomar las almas. Malik es el custodio del infierno. Hay ángeles encargados de los niños por nacer dentro del vientre materno. Cuando cumplen cuatro meses de gestación, Al-lah decide sus destinos y ordena a un ángel que escribe el plazo de su vida, su sustento, sus obras y si será de los creyentes o no. También hay ángeles que registran las obras de las personas. Al respecto, Al-lah dice:

"Dos Ángeles registran sus obras, uno a la derecha y otro a la izquierda. No pronuncia palabra alguna sin que a su lado esté presente un Ángel observador que la registre".  (50:17-18)

Entre las virtudes de creer en los ángeles se encuentran las siguientes:

  1. Reconocer la grandeza, el poder y la soberanía de Al-lah.
  2. Agradecer a Al-lah por haber designado a cada uno de los hijos de Adán un ángel para que cuide de él, registre sus obras y se encargue de otros asuntos de beneficio para él.
  3. Amar a los ángeles por su adoración a Al-lah. 

Por: Shaij Nasser AI-Mogbel 

 

Se encuentra usted aquí