El Iman: Cuarto - Creer en los Mensajeros de Al-lah -

El Mensajero, en términos generales, es aquella persona a la que le fue encomendado comunicar algo; de allí que los reyes y príncipes tienen sus propios mensajeros.

Desde el punto de vista religioso, el Mensajero es aquel a quien Al-lah le reveló Su mensaje divino para que lo transmita a los demás. Al-lah los envió con pruebas claras y milagros que confirmaron su misión.

El primero de los Mensajeros de Al-lah fue Noé y el último fue Muhammad. El mensaje que transmitieron todos los Mensajeros de Al-lah es el mismo. Todos ellos fueron creados por Al-lah y no poseen ningún atributo divino. Al-lah los describió como adoradores sinceros.

En cuanto a Noé, Al-lah dice:

"Ciertamente era un siervo agradecido". (17:3)

En cuanto a Muhammad, dice:

"Glorificado sea Quien transportó a Su Siervo durante la noche, desde la mezquita sagrada [de La Meca] a la mezquita lejana [de Jerusalén] cuyos alrededores bendijimos..."  (17:1)

En cuanto a Jesús, dice:

"Ciertamente Jesús es sólo un siervo a quien agraciamos [con la profecía], y lo enviamos como ejemplo a los Hijos de Israel". (43:59)

y dice:

"Por cierto que enviamos a cada nación un Mensajero [para que les exhortase a] adorar a Al-lah y a evitar al Seductor..."  (16:36)

y dice:

"Por cierto que te hemos concedido la revelación como lo hicimos con Noé y con los Profetas que le sucedieron". (4:163)

Son personas como todos los seres humanos; comen, beben, se enferman, olvidan y recuerdan, mueren, etc.

Al-lah dice:

"Y todos los Mensajeros que te precedieron [¡Oh, Muhammad!] también se alimentaban y andaban por el mercado [procurando su sustento]..." (25:20)

y dice:

"Y cuando Job invocó a su Señor: [¡Oh, Al­lah! Tú bien sabes que] He sido probado a través de las enfermedades, y Tú eres el más Misericordioso". (21:83)

Acerca de Jesús, Al-lah dice:

"Ciertamente Jesús es sólo un siervo a quien agraciamos [con la profecía], y lo enviamos como ejemplo a los Hijos de Israel". (43:59)

Nuestro Profeta (P y B) dijo:

"Soy uno más de vosotros; olvido como olvidáis. Por ello, si esto me sucede, advertidme".

Los Profetas y Mensajeros de Al-lah son las mejores personas, pues han sido seleccionados para una misión sublime. Al-lah dice.

"Al-Iah elige a algunos Ángeles y hombres como enviados. En verdad, Al-Iah es Omnioyente, Omnividente". (22:75)

Creer en los Mensajeros de Al-lah implica:

  1. Creer que su mensaje procedente de Al-lah. Quien niega a uno de ellos, es como si negase a todos. Al-lah dice:  "El pueblo de Noé desmintió a los Mensajeros". (26:105)

El pueblo de Noé desmintió solamente a Noé, y pese a ello la aleya indica que al hacerlo desmintieron a todos los Mensajeros.

  1. Creer en sus nombres, como: Muhammad, Abraham, Moisés, Jesús y Noé, entre otros. El Corán dice:

"Dispusimos para vosotros la misma religión [monoteísta] que le habíamos encomendado a Noé, y que te revelamos a ti [en el Corán] y que le encomendamos a Abraham, Moisés y Jesús, para que seáis firmes en la práctica de la religión, y no os dividáis en ella... " (42:13)

También debemos creer en aquellos Mensajeros que ignoramos sus nombres. Al-lah dice:

"Por cierto que enviamos otros Mensajeros antes de ti; de algunos de ellos te hemos relatado [su historia] y de otros no... " (40:78)

  1. Creer en todo lo que nos fue transmitido de ellos a través de fuentes fidedignas.
  2. Aplicar la ley que trajo el Profeta enviado como sello de todos ellos; es decir Muhammad. La religión que él transmitió es la única que Al-lah acepta para Sus siervos.

Al-lah dice:

"Quien siga una religión diferente al Islam [el sometimiento a Al-Iah] no se le aceptará, y en la otra vida se contará entre los perdedores". (3:85)

y dice:

"Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente". (4:65)

El Profeta dijo:

"Si Moisés hubiese estado vivo, no habría hecho nada más que seguirme". (Transmitido por el Imam Ahmad)

Entre las virtudes de creer en los Mensajeros de Al-lah se encuentran las siguientes:

  1. Reconocer la misericordia de Al-lah para con Sus siervos, ya que nos envió Profetas y Mensajeros para que nos conduzcan por el camino recto y nos enseñen cómo adorarle correctamente.
  2. Agradecer a Al-lah por esta gracia.
  3. Amar a los Mensajeros                de Al-lah, engrandecerlos y hablar bien de ellos, pues cumplieron con la misión que se les encomendó y adoraron a Al-lah con sinceridad. 

Por: Shaij Nasser AI-Mogbel 

Se encuentra usted aquí