EL Ihsán

En términos generales significa hacer el bien y abstenerse de las maldades. Servir a los demás y ayudar a los siervos de Al-lah con tu dinero, tu conocimiento y también a través de tu estatus social.

1) Por un lado, el Ihsán está relacionado con la adoración a Al-lah. Significa adorarlo como si lo estuvieses viendo, y si no lo puedes ver, debes saber que Él sí te está viendo. Esta es una adoración realizada con amor y temor, lo que te lleva a adorarle correctamente y a arrepentirte constantemente. Esta adoración constituye temor a Su castigo y a la vez un estímulo para alejarse de los pecados.

La adoración en este sentido debe cumplir con dos requisitos: Amar a Al-lah sobre todas las cosas y humillarse frente a El.

Si el siervo adora a Al-lah teniendo en consideración estos dos aspectos, su adoración será sincera, pues no la realiza por vanidad, ni para ser elogiado por los demás, sino que lo hace por y para Al-lah.

2) Por el otro lado, el Ihsán está relacionado con los siervos de Al-lah. Significa procurar el bien para los demás a través de la generosidad con su dinero, conocimiento, y estatus social. Ayudar a los pobres y necesitados con sus bienes, ayudar a solucionar los problemas, enseñarle a la gente lo beneficioso, sea de la fe o de los asuntos mundanos, saber aconsejarlos y desear para los demás lo que uno desea para sí.

¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con el Profeta Muhammad!

CONCLUSIÓN

iQuerido hermano, lector! Después de haber leído este trabajo has aprendido muchas realidades, como por ejemplo, que Al-lah es uno solo, es el Creador de todas las cosas que nos rodean, es Quien ejecuta todo en el Universo, es Quien tiene el control y el dominio sobre todo. Como es así, es el Único merecedor de ser adorado.

También aprendiste que Al-lah nos creó para un propósito sublime que es adorarlo con sinceridad acorde a las enseñanzas del Mensajero de Al-lah, Muhammad (P y B) También aprendiste que Al-lah tiene preparada la morada de la dicha para aquellos que la adoraron en la vida terrenal y se aferraron al Islam, esta morada es la recompensa por haber obrado piadosamente. Nos referimos a jardines eternos que por debajo corren ríos. Pero también tiene preparado para los que no lo adoraron y no creyeron en Sus Mensajeros, Su castigo, que es el infierno eterno.

Al concluir ruego a Al-lah, enaltecido sea, que nos cuente entre quienes lo adoran con sinceridad y que nos salve de Su castigo. Le ruego también que este trabajo sea beneficioso para todos los que lo lean, lo publiquen o que ayuden a reeditarlo. Al-lah es Todopoderoso. La paz y las bendiciones de Al-lah sean con el Profeta Muhammad.

Created by Readiris, Copyright IRIS 2005Created by Readiris, Copyright IRIS 2005


Por: Shaij Nasser AI-Mogbel 

Se encuentra usted aquí