El Islam

¿Qué es el Islam?

Es someterse a Al-lah, creer en Su unidad, obedecer Sus órdenes y alejarse totalmente de la idolatría.

La creencia islámica tiene tres niveles:

1-      El Islam

2-      El Imán.

3-      El Ihsán.

Cada uno de estos tres niveles tiene sus principios.

El Islam, consta de cinco pilares:

1- El testimonio de fe:

Consiste en atestiguar que "no hay más dios que Al-lah". Esto significa que Al-lah es el Único con derecho a ser a ser adorado. Y que "Muhammad es Su siervo y Mensajero", quien nos transmitió el Islam.

El fruto de este gran testimonio es liberar al corazón y al alma del sometimiento a otro que no sea Al-lah. Al-lah es el Único merecedor realmente de ser adorado y Su adoración debe ser realizada de acuerdo a las enseñanzas del Profeta Muhammad.

2- Las cinco oraciones diarias:

Esta es una manera de adorar a Al-lah. La oración debe ser realizada cumpliendo con sus movimientos, sus preceptos y su horario.

El fruto de este pilar es el sosiego, la paz interior y el alejamiento de las obscenidades y los pecados.

3- El Zakat:

Es, al igual que el resto de los pilares, una forma de adoración. Consiste en la contribución social obligatoria con una porción determinada de los bienes para ser destinada a los pobres y necesitados. Para que el pago del Zakat sea obligatorio, deben existir dos condiciones: poseer una cantidad determinada de bienes que supere el mínimo imponible (An-Nisab) y que esa cantidad de bienes no disminuya por el lapso de un año lunar (AI-Haul).

Entre los frutos de este pilar se encuentran purificar el alma de la avaricia, satisfacer las necesidades de los pobres y establecer algunos beneficios que garantizan a la nación musulmana prosperidad y bienestar.

4- El ayuno de Ramadán:

Consiste en abstenerse de todo aquello que rompe el ayuno durante el día de Ramadán. Es una obligación del musulmán ayunar al igual que lo fue para las naciones predecesoras. Al respecto Al-lah dice:

"¡Creyentes!, Os ha sido prescripto el ayuno tal como lo fue para vuestros antepasados". (2:183)

Entre los frutos del ayuno está el aprender a controlar los deseos para obtener así la complacencia de Al-lah.

5- La Peregrinación:

Esta adoración consiste en viajar a La Casa Sagrada para cumplir con los ritos de la misma.

Entre sus frutos podemos mencionar que crea el hábito del sacrificio, por Al-lah, de los bienes y los actos.

Todos estos frutos hacen a la nación islámica una nación pura y sana, porque siguen la verdadera religión de Al-lah y tratan a los demás con justicia y honestidad.

Es menester señalar que una nación es fuerte y próspera cuando se aferra a los principios de su religión y se debilita cuando se aleja de los mismos.

Al-lah dice:

"Si la gente de las aldeas -ciudades- hubiera creído y se hubiera cuidado lo de Al-lah, le habríamos enviado las bendiciones del cielo y de la tierra. Sin embargo negó la verdad, por ello, la castigamos a causa de lo que ofrecieron - de lejanía de Al-lah. ¿Acaso la gente de las aldeas ­- ciudades- se sienten a salvo de Nuestro castigo que les pueda llegar estando en pleno sueño? ¿O está a salvo -esta misma gente- de que Nuestro castigo le llegue por la mañana mientras juega? ¿Es que cree que está a salvo de la astucia de Al-­lah? Sólo la gente perdida se siente a salvo de la astucia de Al-lah". (7:96-99)

Si reflexionamos en las causas que llevaron a las naciones anteriores a la perdición, encontramos que se debió a su total alejamiento de Al-lah.


Por: Shaij Nasser AI-Mogbel 

Se encuentra usted aquí