El Paraíso

Lo que nadie ha visto

Abu Huraírah relató que el Mensajero de Allah narró las siguientes palabras de Allah en un hadíz qudsi: “He preparado para mis siervos virtuosos lo que ningún ojo vió, ni ningún oído oyó, ni nadie pudiera haberse imaginado.”[1]

Sus construcciones

Serán construidas sus casas con intercalados de un ladrillo de oro y otro de plata que serán unidos con almizcle, sus piedras serán perlas y rubíes, su tierra será azafrán. Y quien realice en un día doce raka‘át [oraciones voluntarias] le será construida una casa en el Paraíso.

Sus puertas

El Paraíso tiene ochenta puertas, una de las cuales se llama Ar Raián por donde sólo pasarán quienes hayan ayunado. El ancho de estas puertas es la distancia que cubriría un jinete veloz en tres días, y por la gracia de Allah llegará un día en que la gente se agolpará, debido a su inmenso número, delante de ellas para ingresar.

Sus grados

Existe entre un grado y el que le sigue la distancia que hay entre el cielo y la tierra. Al Firdaus es el grado mas elevado, de allí nacen los ríos del Paraíso, y por encima de él se encuentra el Trono del Allah.

Dice Allah : “Los creyentes que emigraron, y se esforzaron en el sendero de Allah, con sus bienes y sus personas, tienen los grados más elevados junta a Allah; y ellos son los triunfadores. Su Señor les albricia con Su misericordia y Su beneplácito, y con jardines en los que tendrán un permanente deleite. Estarán perpetuamente en ellos; en verdad, junto a Él, hay una gran recompensa.” (9:20 a 22)

Dice también : “Observa cómo hemos agraciado a unos sobre otros; y en la otra vida habrá rangos más elevados de distinción.” (17:21)

Sus ríos

Dice Allah en el Corán: “Semejanza del Jardín que está prometido a los piadosos: en él, ríos de agua sin contaminación, y ríos de leche de gusto que no cambia, y ríos de vino, una delicia para los bebedores, y ríos de miel clara; tendrán en ellos todas las frutas y el perdón de su Señor. ¿Es lo mismo que quien está perpetuamente en el fuego, y son abrevados con agua hirviente, que corta sus entrañas?” (47:15)

Narró ‘Abdullah Ibn ‘Umarque el Mensajero de Allah dijo: “El Kauzar es un río del Paraíso, cuyas orillas son de oro y su cause de diamante y marfil, su lecho mas perfumado que el almizcle, y sus aguas más dulces que la miel y más blancas que la nieve.”[2]

Sus árboles

Dice Allah en el Corán: “Y los compañeros de la derecha ¡Oh, los compañeros de la derecha! Estarán entre lotos sin espinas y plátanos alineados, bajo una extensa sombra. Donde habrá agua que correrá siempre. Y abundante fruta. Inagotable y jamás les será vedada. En lechos elevados.” (56:27 a 34)

Un árbol del Paraíso, podrá ser recorrido bajo su sombra por un jinete veloz durante cien años sin que este pueda atravesarla. Serán árboles perennes, siempre tendrán frutos para los habitantes del Paraíso.

Sus moradas

Las moradas tendrán la forma de perla hueca, cuya altura será de sesenta millas, y en cada rincón de ella habrá una hurí [mujer del Paraíso] distinta.

Descripción de las personas del Paraíso

Dice Allah en Su Libro: “Se podrá ver en sus rostros el resplandor de la dicha.” (83:24) “Ese día, habrán rostros resplandecientes, contemplando a su Señor.” (75:22,23)

Dijo el Profeta : “Entraran al Paraíso personas cuyos corazones son como los corazones de los pájaros [que se encomiendan a Allah como ellos, pues salen todos los días en procura de su sustento y regresan por las tardes satisfechos]. El primer grupo en entrar al Paraíso lo hará radiante como la luna llena, no envejecerán, ni sentirán celos entre ellos, ni tendrán nunca jamás necesidad alguna.”

Las mujeres del Paraíso

Dice Allah : “Habrá huríes de hermosos ojos. Como su fuesen perlas ocultas. Será la recompensa por sus obras.” (56:22 a 24) “Estarán en ellos las de recatado mirar, no tocadas hasta entonces por hombre ni genio.” (55:56)

Si una   hurí [mujer del Paraíso] se asomara a este mundo, éste se iluminaría y llenaría de perfume.

Ummu Salamah [esposa del Mensajero de Allah] dijo: “¡Mensajero de Allah! ¿Cuáles han de ser mejores, las mujeres de esta vida [una vez en el Paraíso] o las huríes?” Respondió: “Por supuesto que las mujeres de esta vida han de ser superiores a las huríes.” Dije: “¿Y por qué han de serlo?” Me dijo: “Porque ellas oraron, ayunaron y adoraron a Allah. Allah ha de cubrir sus rostros con luz, y sus cuerpos con sedas. Blanco será el color de la luz, verde sus vestimentas y doradas sus joyas. Dirán: “Somos eternas, jamás hemos de morir, ni envejecer, eternamente jóvenes. Estamos complacidas, bienaventurado (el hombre) al que pertenezca y me pertenezca.”[3]

El primero y el último en entrar al Paraíso

El primero en entrar al Paraíso será nuestro Profeta Muhammad .

Dijo el Mensajero de Allah : “El primer grupo de gente en entrar al Paraíso brillarán como la luna llena, el siguiente grupo estará radiante como la más brillante de las estrellas, sus corazones serán como un sólo corazón, no tendrán diferencias entre ellos y no se celaran.”[4]

Narró ‘Abdullah Ibn Mas‘ud que el Mensajero de Allah dijo: “El último en entrar al Paraíso será un hombre que lo hará caminando a veces, otras tropezando, y otras siendo quemado por el fuego; atravesará el puente que cruza sobre el Infierno, luego se volverá a él y dirá: “Bendito sea Quien me ha salvado de ti [dirigiéndose al Fuego] y me ha concedido lo que a nadie de entre los primeros y los últimos creyentes.” Entonces, cuando un árbol se levante para él exclamará: “¡Oh, Señor mío! Acércame a este árbol para que pueda tomar resguardo en su sombra.” Allah dirá: “¡Oh, hijo de Adán! Si te lo concedo, seguramente me pedirás algo más en un futuro.” A lo que responderá: “¡No será así, mi Señor!” Por lo que le hizo prometer que no pediría nada más. Su Señor lo excusará en un futuro cuando volviera a solicitar porque sabe por Su infinito conocimiento, que ese hombre no tendría paciencia. Entonces tomó resguardo en su sombra. Pero luego, un árbol más hermoso que el primero se levantará ante él. Al divisarlo dirá: “¡Oh, Señor mío! Acércame a ese árbol. Para que pueda tomar resguardo en su sombra, y no he de solicitarte otra cosa más.” Allah le dirá: “¡Oh, hijo de Adán! Acaso no habías prometido no pedirme nada más. Y si te permito acercarte a él probablemente me pedirás algo más en un futuro.” Y le hizo prometer nuevamente que no le pediría nada más. Y su Señor lo excusará porque sabe que no tendrá la suficiente paciencia para guardar su palabra. Al acercarse al árbol tomará resguardo en su sombra. Entonces un árbol todavía más hermoso que los dos primeros será levantado a la entrada del Paraíso. Al verlo dirá: “¡Oh, Señor mío¡ Acércame a él para que pueda disfrutar de su sombra. No he de pedirte absolutamente nada más.” Y Allah lo consentirá pues sabe no tendrá paciencia. Al acercarse a él, oirá las voces de los habitantes del Paraíso. Dirá: “¡Oh, Señor mío! Admíteme en él.” Allah dirá: “¡Oh, hijo de Adán! ¿Qué pondrá fin a tus peticiones? ¿Acaso te complacerás si te concedo lo que contiene el mundo entero y otro tanto más junto con ello?” El hombre dirá: “¿Es que acaso te burlas de mí, y Tú eres el Señor del universo?”

Entonces Ibn Mas‘úd  [quien relataba el hadíz] echó a reír y dijo: “¿Acaso no vais a preguntarme por que río?” Dijeron: “¿Por qué ríes?” Respondió: “Lo hago como tal como hizo el Mensajero de Allah, que al ser preguntado acerca de su risa dijo: “Río por la risa del Señor del universo cuando le fue dicho: “¿Acaso te burlas de mí y Tú eres el Señor del universo?” A lo que Allah dirá: “No estoy burlándome de ti, sino que soy capaz de concretar cualquier cosa que desee.”[5]

La contemplación del rostro de Allah

La mayor delicia del Paraíso será contemplar el rostro de Allah , tal como dice en Su Libro: “Ese día, habrán rostros resplandecientes contemplando a su Señor.” (75:22,23)


[1] Transmitido por Bujárí y Muslim.
[2] Transmitido por Tirmídhí e Ibn Máyah.
[3] Libro “Al mu’yam al Kabír” de At tabarání y en el Tafsír de Ibn Kazír.
[4] Transmitido por Muslim.
[5] Transmitido por Muslim

Categoria:

Se encuentra usted aquí