¿Es la Mujer Siempre Dependiente del Hombre?

1- El Islam garantizó a la mujer una total independencia económica. Ella tiene toda la libertad de disposición y decisión sobre sus bienes particulares sin el permiso del hombre, a condición de que tenga capacidad para ello. Ni su esposo ni ningún pariente tiene el derecho de apoderarse de todos o de una parte de sus bienes, salvo que sea con su permiso.

2- No se permite a ningún hombre, aunque sea su padre, que obligue a la mujer a que se case con alguien que no quiere. El casamiento de la mujer se basa necesariamente en su consentimiento y satisfacción. Ocurrió que una joven vino al Profeta, B.D.P, quejándose de que su padre la había casado, por obligación, con un sobrino suyo (primo de la joven) para elevar su puesto. El Profeta llamó al padre e hizo que su hija eligiera entre seguir con su primo o abandonarlo. Ésta decidió con toda libertad seguir con su esposo, diciendo: "!Mensajero de Dios! Estoy de acuerdo con lo que decidió mi padre, pero quise enseñar a las mujeres que los padres, en este asunto, no tienen poder sobre las hijas"(1)

3- La mujer asume, al igual que el hombre, una responsabilidad en la familia y en criar y educara los hijos. Naturalmente la vida de la familia no puede seguir perfectamente sin la participación de ambos, sin la cual se perturba el orden familiar, lo que se refleja negativamente en la vida de los niños. El Profeta, en una tradición concertada, responsabiliza al hombre y a la mujer en la vida familiar cuando dijo: "Todos sois responsables y cada uno será interrogado por su responsabilidad: el gobernador es responsable y será interrogado por sus vasallos; el hombre es responsable en la casa y será interrogado por ello, la mujer es responsable en la casa de su marido y será interrogada por ello..." (2)

El hecho de que la mujer asuma la responsabilidad de la casa desmiente la pretensión de que ella siempre es dependiente del hombre.

4- El hombre no puede prohibir a la mujer que goce sus derechos ni que salga a hacer el azalá en la mezquita. Dijo el Profeta al respecto: "No prohibáis a las mujeres que hagan el azalá en la mezquita" (3). Dicho esto, volvemos a decir lo que mencionamos antes de que si algunos musulmanes tratan a las mujeres según algunas costumbres y tradiciones anticuadas, no puede echarse la culpa al Islam y sus legislaciones, sino a la ignorancia y la mala comprensión de la religión de Dios.


(1) Transmitida por al-bujari en el libro del matrimonio
(2) Transmitida por al-Bujári y Muslim.
(3) Transmitida por Ibn Máya en al-Mirgaddima (la Introducción). T. l, p. 8.

Categoria:

Se encuentra usted aquí