La Tribulacion de la Tumba

3 – La tribulacion (Fitnah)[1] de la tumba

(1) ¿Cómo será esta tribulación?

Cuando la persona es colocada en su tumba, dos Ángeles se le presentan con apariencia aterradora. En Sunan At Tirmidhi fue transmitido que: "Cuando el muerto -o cuando uno de vosotros- es enterrado, dos Ángeles (uno) negro y (otro) azul vienen a él, uno de ellos es llamado Al Munkar y el otro An Nakîr. Éstos dicen: ‘¿Qué decías acerca de este hombre [o sea, el Profeta ]?’ Y él les informará acerca de lo que solía decir: ‘Él es el Mensajero de Allâh y Su siervo. Doy testimonio de que no existe divinidad [con derecho a ser adorada] excepto Allâh y que Muhammad es Su siervo y Mensajero.’ Pero si él (el muerto) es un hipócrita dirá: ‘Oí a la gente diciendo algo y yo dije lo mismo; no sé…’"[2]

Según el Hadîz narrado por Al Barâ' Ibn ‘Âzib, el Mensajero  dijo: "Dos [severos] Ángeles vienen a él [tratándolo con severidad] y lo hacen sentar. Entonces le dicen: ‘¿Quién es tu Señor? ¿Cuál es tu religión? ¿Quién es tu Profeta?’ Ésta es la última tribulación a la que el creyente es sometido. A esto es a lo que Allâh se refiere en el versículo: {Allâh afirma a los creyentes con la palabra firme [que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Allâh] en esta vida...} (14:28)

Así que él responde: ‘Mi Señor es Allâh, mi religión es el Islam y mi Profeta es Muhammad .’ Entonces una voz clama del cielo diciendo: ‘Mi siervo ha dicho la verdad’."

Y él  dijo acerca del Kâfir o el pecador: "Dos [severos] Ángeles vienen a él [tratándolo con severidad] y lo hacen sentar. Entonces le dicen: ‘¿Quién es tu Señor?’ A esto él responde: ‘¡Oh, oh, no lo sé!’ Ellos le dicen: ‘¿Cuál es tu religión?’ Y él dice: ‘¡Oh, oh, no lo sé!’ Ellos le preguntan: ‘¿Qué dices sobre este hombre que fuera enviado entre vosotros?’ Y él no puede recordar su nombre, por lo que ellos le dicen: ‘Muhammad’, y entonces dice: ‘¡Oh, oh, no lo sé! [Yo oí a las personas diciendo tal y tal]’. Ellos le dicen: ‘¡Qué nunca lo sepas y puedas repetir lo que la gente decía!’ Entonces una voz dice: ‘¡Mi siervo está mintiendo!’[3]

Se narró de Anas que el Mensajero de Allâh  dijo: "Cuando la persona es colocada en su tumba, y sus conocidos se retiran, el muerto puede oír sus pasos. Cuando éstos se han retirado por completo, dos Ángeles vienen a él, lo sientan y dicen: ‘¿Qué es lo que dices acerca de este hombre, Muhammad?’ El creyente responde: ‘Doy testimonio de que él es el siervo de Allâh y Su Mensajero…’ Pero el Kâfir o el hipócrita responde: ‘No lo sé. Solía decir lo que la gente decía’ Esto fue narrado por Al Bujâri, Muslim, Abû Daûd y An Nasâ'i.[4]

En un comienzo, el Mensajero  no sabia que su Ummah sería expuesta a la tribulación en la tumba. Después Allâh le reveló este conocimiento. ‘Uruah Ibn Az Zubair narró que su tía materna ‘Â'ishah  dijo: "El Mensajero  entró en mis aposentos, y estaba conmigo una mujer judía. Ésta estaba diciéndome: ‘¿Crees que serás expuesta a la tribulación en la tumba?’ El Mensajero de Allâh  se exaltó, y dijo: ‘Los judíos serán expuestos a ella’. ‘Â'ishah dijo: ‘Después de que pasaron varias noches, el Mensajero de Allâh  dijo: ‘Me ha sido revelado que serás expuesta a la tribulación en la tumba’. ‘Â'ishah dijo: ‘Después de aquello, escuche al Mensajero de Allâh  buscando refugio en Allâh del Tormento de la Tumba’."[5]

(2) ¿Será el Kâfir expuesto a la tribulación de la tumba?

Los Ahâdîz que hemos citado indican que los incrédulos serán expuestos a la tribulación en sus tumbas. At Tirmidhi, Ibn ‘Abd Al Barr y As Suiûti[6] sostienen una opinión diferente. At Tirmidhi mencionó como prueba de lo que afirma el hecho de que cuando las naciones que vinieron antes (de la nación islámica) rechazaron a sus Mensajeros (correspondientes) el castigo les llegó inmediatamente[7], a diferencia de esta Ummah (nación) cuyo castigo ha sido pospuesto. Lógicamente que este argumento puede ser refutado por el hecho que Allâh no destruyó a los incrédulos de (todas las) otras naciones[8] después de que reveló At Taurât (y Al Inyîl)[9]. Ibn ‘Abd Al Barr, otro de los que sostienen esta opinión, citó como evidencia el Hadîz Sahîh en que el Profeta  dijo: "La gente de esta Ummah será puesta a prueba en sus tumbas". Algunas versiones del Hadîz dicen: "...será interrogada..."[10]. Entendiendo el Hadîz como que éste especifica que solamente esta nación será expuesta al castigo de la tumba y no así los incrédulos. Los Ahâdîz Sahîhah refutan esta opinión, e indican que la tribulación no se limita sólo a los creyentes o a esta Ummah.

‘Abd Al Haqq Al Ishbîli, Ibn Al Qaiim, Al Qurtubi, As Safârîni y otros eran de la opinión que el interrogatorio (en la tumba) incluye a todas las personas.[11]

(3) ¿Serán puestas a prueba solamente las personas que son responsables de sus actos (Al Mukallafûn)[12]?

La tribulación de la tumba es algo que le ocurrirá a todos los Mukallafûn, menos a los Profetas[13] -existe un cierto grado de disputa entre los sabios acerca de que si éstos serán sujetos a ella o no- los Shuhadâ' (los mártires), los Murâbitûn (aquellos que guardan las fronteras de la nación islámica) y otros que han sido mencionados en los textos como exentos de esta tribulación, tal y como veremos.

Existe también un cierto grado de diferencia de opinión con respecto a los niños pequeños y a los dementes. Algunos de los sabios como Al Qâdi Abû Ia‘lâ e Ibn ‘Aqîl, sostienen que éstos no serán puestos a prueba, basándose en la opinión de que solo serán probados aquellos que son considerados Mukallafûn. Aquellos cuyas acciones no son registradas por el Cálamo (Al Qalam)[14] no están incluidos en esta prueba ya que no son responsables de lo que hacen.

Otros dijeron que sí serán probados. Ésta es la opinión de Abû Al Hakîm Al  Hamadâni y Abû Al Hasan Ibn ‘Abdûs quien lo transmitió de los compañeros de Ash Shâfi‘i. El Imâm Mâlik y otros narraron de Abû Hurairah  que el Mensajero de Allâh  realizó la oración fúnebre de un niño, y dijo: "¡Oh, Allâh! Protégelo del tormento de la tumba y de la prueba de la misma". Esta opinión concuerda con la opinión de aquellos que dicen que ellos serán puestos a prueba en la otra vida y que serán llamados a rendir cuentas en el Día de la Resurrección. Ésta es la opinión de la mayoría de los sabios y de Ahl As Sunnah de entre los sabios del Hadîz y el Kalâm. Esto es lo que mencionó Abû Al Hasan Al Ash‘ari acerca de Ahl As Sunnah, y él mismo favoreció esta opinión. Esto es también lo que implican las afirmaciones del Imâm Ahmad.[15]


[1] Al Fitnah. Plural Al Fitan.
[2] Narrado por At Tirmidhi, Kitâb Al Yanâ'iz, Bâb mâ yâ'a fi ‘adhâb al qabr, 3/383. At Tirmidhi dijo: ‘Es un Hadîz Hasan Garîb’. El editor de este libro, Ahmad Shâkir, dijo: No ha sido narrado por ninguno de los compiladores de los seis libros (las seis colecciones de Hadîz) más importantes, salvo At Tirmidhi. El Shaij Nâsir Ad Dîn Al Albâni indicó que es un Hadîz Hasan en su Sahîh Al Yâmi‘ As Sagîr, 1/259, y lo narró también en Silsilah Al Ahâdîz As Sahîhah, Hadîz N°. 1391
[3] Hadîz Sahîh .
[4] Yâmi‘ Al Usûl, 11/173
[5] Narrado por Muslim en su Sahîh, Kitâb Al masâyid ua mauâdi‘ as salâh, Bâb istihbâb al ta‘auudh min ‘adhâb al qabr, Hadîz núm. 584, 1/410
[6] Lauâmi‘ Al Anuâr Al Bahiia, 2/10
[7] N.d.T.: Es decir les llegó en esta vida y no fue retrasado hasta el Día del Juicio o su entrada en la tumba.
[8] Naciones como los judíos y los cristianos. Allah no destruyó inmediatamente a los que no creyeron en lo que le fuera revelado a ambos, Moisés y Jesús (Que la paz sea con ellos dos)
[9] Ver Lauâmi‘ Al Anuâr Al Bahiia de As Safârani, 2/10
[10] Ver Lauâmi‘ Al Anuâr Al Bahiia de As Safârani, 2/10. Tadhkirah Al Qurtubi, 147.
[11] Ídem.
[12] Al Mukallafûn: Las personas legalmente hábiles y responsables por sus acciones ante Allah y Su Ley. El Mukallaf es el musulmán o musulmana adulto, libre y en dominio de sus facultades mentales. Quien cumpla estas condiciones será sujeto al juicio que lo castigará o lo recompensará.
[13] Maymû‘ Al Fatâua, 4/257
[14] Al Qalam: La pluma que registra las acciones de las criaturas.
[15] Maymû‘ Al Fatâua, 4/257-277

Categoria:

Se encuentra usted aquí