Las Mujeres En El Da’wah

Desde el inicio, las mujeres han tenido papeles vitales en la propagación de las verdades fundamentales de el da`wah Islámico. Desde los sacrificios de Sumayyah, a los Ahadeeth coleccionados por Aisha, las mujeres han contribuido a el florecer y la expansión de este deen. Desafortunadamente en estos tiempos, el renacimiento del Islam sufre de la debilidad de personal calificado adecuadamente, esto limita a el expandir el Islam y limita al trabajo de da’wah a un pequeño grupo elitista quienes son activos en este trabajo, con muy poco esfuerzo de da’wah y tarbiyah siendo enfocado en las mujeres. 

El da’wah entre mujeres merece, y debe de tener, mucho mas atención de la que recibe. Hasta ahora, excepto en algunos casos especiales, las mujeres han sido puestas con distancia del campo practico del trabajo de da’wah. Si nos fijamos en la realidad, la situación del trabajo de da’wah Islámico, y la posición de la mujer hoy en día, fácilmente vemos los siguientes problemas:

1- La deficiencia de la capacidad de da’awah entre las mujeres y por las mujeres.

2- El mal uso de la existencia de recursos limitados y la poca iniciativa personal de parte de la mujer.

3- La omisión o negligencia de incorporar a los temas de la mujer y la planeación del da’wah Islámico.

4- La ausencia del tarbiyah fuerte y la falta de conocimiento fundamental en el conocimiento Islámico de las da’iyat (llamadoras del sexo femenino) en el campo de da’wah. Solamente algunas esposas o hijas de los dou’at (llamadores del sexo masculino) tienen algo de verdadero conocimiento del Islam.

5- Muchas mujeres no entienden bien el deber que tienen sus maridos en hacer el da’wah. Por esto, no entienden la importancia del tiempo que tienen sus maridos en cumplir con proyectos fuera de la casa, lo que entonces se vuelve, una fuente de fricción en la casa.

6- El conocimiento básico del Islam que tienen las mujeres es bajo.

7- Es raro ver instituciones de programas de da’wah para la mujer, y los que existen no están bien organizados.

Las RAÍCES de el PROBLEMA

Han habido muchos obstáculos y restricciones que han dado a la debilidad y negligencia del trabajo de da’wah entre las mujeres. Una vez que estos han sido reconocidos y analizados entonces se puede encontrar soluciones viables los cuales luego pueden ser implementados.

Una de las razones mas grandes, es que los hombres no están convencidos de la importancia del papel que tienen las mujeres en cumplir con el da’wah, ni tampoco están convencidos de la responsabilidad que tienen las mujeres en este campo de trabajo. El verso Coranico que dice "Y permanedecer en vuestras casas..." (33:33) ha sido mal interpretado por mucha gente, y también ha sido mal interpretado el derecho de manejar herencias o casas lo que en árabe se le dice Qawama.

En muchos casos vemos a los hombres protestar en contra de la participación de las mujeres en el da’wah y así las incapacitan con cumplir con sus deberes con hermanos y hermanas Musulmanes y hacia la sociedad en general. El expandir el Islam es un deber sobre todo Musulmán, hombre o mujer.

"Es un asunto de máxima importancia que los maridos animen a sus esposas a participar en el trabajo de da’wah," dijo la Dra. Aisha Hamdan, Directora de la Fundación Islámica de Educación, localizado en Minneapolis, Minnesota. Tiene la Dra. Aisha Hamdan un doctorado en Psicología Clínica con una especialidad en los asuntos de niños y las familias. Ella da clases en la Universidad privada en los Twin Cities. El FIE es una organización que tiene dos años de fundarse, uno de sus objetivos de esta organización es el incrementar el nivel de conocimiento y el proporcionar capacitación en el dar el da’wah, esto entre Musulmanes mujeres y hombres. La Directora también dice, "Los maridos deben animar a sus esposas la ayuda del expandir el mensaje de este deen, tal vez puedan cumplir con esto llevándolas a salir con ellos, y con el capacitarlas a ellas en las maneras debidas de dar presentaciones sobre el Islam."

Otra de las razones que tenemos por tener problemas con las mujeres en el Islam es la ausencia o confusión en sus prioridades de los dou’at (predicadores). La situación actual de la Ummah del Islam es demasiado para ellos y los distrae la situación de esta, lo cual llega al caso de que ellos no le lleguen a dar la atención debida a sus casas y familias. Sus energías se han agotado con su trabajo fuera de la casa, sin darles da’wah y trabajar para sus familias.

Esta falta de saber bien las prioridades, no lastima nada mas a las familias, si no que también a la comunidad en general.

El nivel de la educación de las mujeres y el saber cual es su verdadera posición y cuales son sus responsabilidades de ella también es importante. Conforme decline la educación y el saber en general se vuelve mas desinteresada la mujer, su nivel de contribución o sea el dar baja y su sentido de la mujer de hacer sacrificios también baja. "Infortunadamente, pocas mujeres Musulmanas sienten que conocen al Islam lo suficientemente bien como para compartir este conocimiento con otros. Tienen las mujeres que darse cuenta que es su responsabilidad el obtener este conocimiento al igual que tienen el deber de compartir este conocimiento con otros. Muchas mujeres también se sienten incómodas con dar presentaciones a grupos de gente, esto por varias razones." Dijo la Dra. Hamdan. "Por esto impartimos cursos de capacitación sobre como se debe conducir e impartir el Da’wah. Estamos comprometidos con que la mujer tenga las habilidades necesarias, estas habilidades son para que les de confianza a las mujeres el tomar a este importante trabajo de el Da’wah, un trabajo que muy seguido se pone a un lado en sus vidas como Musulmanes."

El darle rienda suelta al lujo, aunque sean halal estos lujos, comprometen a la mujer a que dedique mas tiempo a trabajar el lujo y con estos lujos dedican menos tiempo al trabajo del da’wah. Esto también pasa cuando tienen las mujeres la dificultad con el balancear los derechos con sus deberes. Hay casos cuando la mujer se olvida que el lugar mas importante de su misión de trabajo es la misma casa. Con la falta de atención de su papel de trabajar la casa, o cuando no pueden las mujeres el arreglar sus prioridades, y con esto se amarran a un trabajo que las distrae, con esto no logran éxito con su trabajo de da’wah en la casa y fuera de la casa. "Para muchas mujeres, sus trabajos de esposa, madre, cocinera, y maestra, estos trabajos las ocupan tanto que este es el verdadero obstáculo mas grande para que se comprometan ellas al trabajo del da’wah, o sea el obstáculo mas grande es el tiempo en si," dijo la Dra. Hamdan. "Por eso es importante que los maridos apoyen a sus esposas con las obligaciones de ellas fuera y dentro de la casa."

Otra realidad infortunada es que la mayoría de organizaciones de da’wah no han logrado absolver y utilizar la energía de las mujeres, y tampoco han logrado ajustar sus planes y programas de una manera que incorpore a las mujeres como un factor importante y básico en su trabajo de da’wah.

Los medios de comunicación, y otros elementos de la sociedad libertina en la que vivimos ha tenido un impacto con la psicología de la mujer Musulmana. Esta psicología libertina ha alejado a muchas mujeres de su misión y hacen que vean el Islam de una manera distorsionada.

Un papel Deseado para la Mujer Musulmana

Un papel decisivo:

Según las estadísticas, el grupo de gente que mas acepta a el Islam en Estados Unidos son las mujeres Americanas. También la gente que mas se convierte en Canadá, Inglaterra y otros países son las mujeres. Una encuesta hecha por la gente de esta revista Islámica religiosa la cual fue hecha en al República Dominicana. Esta encuesta mostró que en La República Dominicana con la gente nativa del país que acepta al Islam como su religión son 75% mujeres nativas. Por estos hechos de que las mujeres son la mayoría que cambia de religión y aceptan a el Islam hay una necesidad tremenda de que las mujeres Musulmanas participen en la tarea de la predica o como significa la palabra da’wah - ‘la invitación’.

El rol de invitar la gente a esta religión (religión en la lengua árabe es la palabra Deen, que literalmente significa estar endeudado), el invitar a el Islam no es como en la iglesia evangelista que se les pide el testimonio y ya se acabo el trabajo del predicador. El ser predicador no termina con el testimonio de ser Musulmán (testimonio en árabe es la palabra Shahada). La Shahada o el testimonio en la religión Islámica es decir que nada se puede adorar mas que a Allah - el Dios verdadero y que Mohamad fue Profeta de Dios. Como mencione no se acaba el trabajo del predicador con que atestigüe su invitado la Shahadah. Esto lo explico así la Dra. Hamdan, quien también dice: "Se necesita que las mujeres ayuden a otras mujeres que se hacen Musulmanas, se requiere de la mujer que ya lleva tiempo o nacidas como Musulmanas en educar y enseñar a las mujeres que aceptan el Islam. Las razones por lo cual se necesita la participación de las mujeres en la predica son las siguientes:

1) Normalmente el ejemplo mas importante de las mujeres es el ejemplo de otra mujer. Las palabras, acciones y conducta de otras mujeres influyen mas en otras mujeres que cualquier ejemplo de el sexo varonil. Las mujeres son mas capaces de entender lo particular de los problemas que se encuentran en la educación de las mujeres lo cual en árabe se conoce como tarbiyah.

2) Las mujeres saben y comprenden mejor como se debe orientar el trabajo de la predica (ósea el trabajo de da’wah). Pueden percibir mejor el orden de las prioridades de los proyectos de da’wah, están mas acostumbradas que los hombres en percibir el orden de las prioridades.

3) Las mujeres tienen mas libertad en habla con las mujeres. El hombre que le predica a las mujeres tiene la preocupación de ser mal entendido. Por ejemplo la predica de un hombre a una mujer puede ser interpretada como molestia para ella. La mujer le puede predicar a otra mujer individualmente a la mujer. En la enseñanza de la religión también existe el peligro para un maestro de ser mal interpretado al igual que en otros foros o lugares de encuentro.

4) Muchas mujeres Musulmanas tienen la necesidad de ser guiadas, de aprender por medio de la educación, es decir, que alguna persona la eduque sobre el Islam, y estas mismas mujeres no tienen la presencia de hombres que las puedan dar este servicio religioso. Por esto es obvio que se necesiten mujeres bien capacitadas en la comunidad, al igual que es obvio que este trabajo de educación debe de ser dada por otras mujeres.

5) En la necesidad de educación la prioridad es educar a la mujer y no al hombre. Las mujeres son las que se embarazan, las que tienen parto, y las que amamantan a los hijos.

Los niños y niñas son mas dependientes a la madre que al padre. Las mujeres se quedan en casa con sus hijos y hijas, y así las madres pueden educar a los hijos y hijas como ellas quieren. Si no les permite a las esposas el compartir los esfuerzos de trabajar el da’wah con sus maridos, entonces muchas de las metas por las que se esfuerzan los hombres en lograr no son alcanzadas.

6) Las mujeres tienen mas posibilidades en cambiar a sus maridos. Esto si ellas tienen la fe (emaan) fuerte y carácter también fuerte entonces existen grandes posiblidades de hacer a sus maridos mas fuertes también.

7) Las mujeres tienen muchas características que nos indican la importancia de ellas en su rol de da’wah (predica). También se debe de tomar encuentra a ellas cuando sea que se este planeando un trabajo de da’wah. Algunas de las características que tienen las mujeres son las siguientes:

· Las mujeres tienen una habilidad innata de hacer saber lo que de verdad creen en su corazones. La Dra. Hamdan también menciono que, "Las mujeres en general tienen la habilidad de comunicación mas fuerte al igual que tienen mas fuerza en las emociones que los hombres."

· Las mujeres muchas veces no tienen la fuerza de voluntad y necesitan ellas la ayuda de otras mujeres en fortalecer su motivación.

Un Rol Definitivo

El trabajo de la mujer en el campo de da’wah fortalece el trabajo de sus esposos, y el expandirlo en las áreas donde la eficacia es mas grande que la del hombre. Es de verdad triste que este papel de la mujer no llame la atención y que sea subestimada. Por ser por naturaleza un consuelo espiritual y psicológico del hombre, la mujer puede contribuir un rol importante en el da’wah (la predica). Esto es porque el hombre no puede - si su mente esta preocupada con su trabajo y sus metas - resolver sus propios problemas, y aun es mas difícil para él, ocuparse con la carga del trabajo, en dar el da’wah. Muchos hombres han fracasado en el trabajo de da’wah por no tener el consuelo de su mujer. La esposa del Profeta, que la paz este con Él, Khadijah nos muestra una prueba muy grande de la importancia casi de vida o de muerte de el papel que tienen que cumplir la mujer. Los compañeros del Profeta que dejaron sus casas para llevar la religión a miles de kilómetros de distancia tenían el gran apoyo y el respaldo de sus esposas.

Muy pocas mujeres hoy en día entienden o saben de tal papel, mucho menos ponerlo en practica. Una mujer puede pensar que su casa donde vive su matrimonio es una casa para descansar y tomar la vida tranquilamente. Tienen estas mujeres que entender que al iniciar su vida en matrimonio se inicia también la lucha, el sacrificio, el dar, y el tener responsabilidad.

El papel que tiene la mujer en el Islam no se termina a pasar la puerta para afuera. Puede la mujer ser muy efectiva siendo un ejemplo para otros, este ejemplo es el tener buen corazón, el hablar gentilmente, y una conducta amistosa con los demás. Puede la mujer servir de ayuda, y también compartir los problemas de los demás al igual que puede contribuir con los momentos de felicidad de los demás. La mujer también puede usar las oportunidades apropiadas para educar, guiar e invitar a otros (a la fe). La invitación a la fe se hace con observar las condiciones de vida de la gente a la que invita.

Se Necesitan Ejemplos

Las mujeres, que entienden su rol y empiezan con educarse a si mismas y el lograr sus derechos a la educación y al tarbiyah. Piensa en el hadeeth narrado por Abu Saeed donde dice él (Abu Saeed) que las mujeres le dijeron a el Profeta, salalahu alayhe wa salam, lo siguiente: "Los hombres te mantienen ocupado y nosotras no recibimos suficiente atención de tu parte. ¿Podrías poner un día especial para nosotras? Él le prometio a las mujeres un día para encontrarse con ellas, educarlas y advertirlas a ellas." (Bukhari) La semilla que salió por el entendimiento de las mujeres y la preocupación de ellas, siendo ellas las compañeras de el Profeta, salalahu alayhe wa salam, y la atención que Él les dio a ellas, son ejemplos deslumbrantes y una fuente de orgullo de las mujeres Musulmanas. Algunos de estos ejemplos que brillaron son:

Aquí esta Umm Sulaim (compañera de el Profeta) enseñando a su hijo Anas Ibn Malik sobre el Islam, esto lo hacia ella sabiendo que su marido rechazo al Islam. Cuando Abu Talha le pidió a ella que se casara con él (esto antes de que fuera Abu Talha Musulmán) le dijo ella a él, el dote que me tienes que dar que sea nada mas el Islam, él acepto el Islam, y ella se caso con él. Hizo que su hijo Anas fuera servidor del Profeta, salalahu alayhe wa salam. También Umm Hakeem (otra mujer) fue la razón detrás de la conversión de su marido, y la tía de Adi ibn Hateem fue la que lo trajo al Islam. Amra, la esposa de Habib Al-Ajami despertaba a su marido de noche para que rezara con ella. Asmaa, la hija de Abu Bakr, le dijo a Abdullah ibn Az-Zubair que no se humillara y que no era la manera de escapa la muerte, le dijo a el que se enfrentara a la muerte aunque ella ya era una anciana y lo necesitaba a el para estar con ella.

Si hablamos en términos generales, encontramos que las mujeres tuvieron un rol muy fuerte en el sacrificio y servicio que le dieron estas mujeres para la religión de Allah. Sumayyah entrego su vida cuando Abu Jahl la mató por ser ella Musulmana.. Fue la primera persona Musulmana en morir por el Islam, y naturalmente también fue la primera mujer que murió por ser Musulmana. Khadijah, la primera esposa de el Profeta, quien era muy rica, gasto su dinero como apoyo a el da’wah. Umm Salamah dejo a su marido y cuando ella inmigro vio la persecución de sus hijos. Umm Imarah, lucho defendiendo al Profeta, salalahu alayhe wa salam, en la batalla de Uhud. Y el atender a los heridos de guerra a sido un papel que ha hecho la mujer hasta las guerras en contra de los Musulmanes hoy en día.

El Construir Programas de Da’wah que tengan Éxito

Existen condiciones que deben ser cumplidas por las mujeres, esto para que los programas de da’wah que trabajarían ellas tengan éxito y se logre el objetivo. Muchos de los temas que siguen en este articulo como recomendaciones para que el da’wah tenga éxito deben de estar presentes en la gente que trabaja la predica (da’wah) todo el tiempo. Pero también es importante el estar en contacto con el ambiente donde uno trabaja, estudia el ambiente y diseña programas que se adapten a la realidad, y las necesidades del lugar donde se va trabajar.

Primero los Principios Importantes

El hecho que prestamos tanta importancia al rol de la mujer no debe de dejarnos olvidarnos de la naturaleza de la mujer ni tampoco sus prioridades. Existen puntos importantes que deben ser usados como una guía al planear el trabajar el da’wah:

1) Lo típico, es que el papel mas importante de la mujer es su trabajo que hace en casa.

Esto se ha dicho con claridad en el Corán y los Hadeeth. Allah dice, "Y permaneced en vuestras casas." (33:33) Claro que no hay duda en que la mujeres si puedan salir a hacer el salah (la oración) en la mezquita, y también se le permite a la mujer trabajar en las actividades del trabajo de la da’wah. Sin embargo, ninguna de estas actividades de predica que ella haga pueden estar en conflicto con su deberes esenciales en la casa como esposa y madre. En la mayoría de los casos donde han existido problemas y malentendidos en las familias y en la comunidad en general ha sido por no balancear los deberes esenciales de la mujer con los requisitos de el trabajo de da’wah. "Las mujeres pueden encontrar maneras para cumplir sus obligaciones de da’wah en la casa, y también pueden trabajar en oficina de Organizaciones de Da’wah, el contestar el teléfono, o cualquier otra posibilidad existiendo varias alternativas, las alternativas cambian según las habilidades y interés de cada mujer.

. 2) Hay varios interdictos a lo que se refiere de la mujer, y el mezclare los sexos opuestos, esto debe ser observado en cualquier actividad de da’wah y bajo cualquier circunstancia:

a) El hijab (o velo) entre hombres y mujeres debe ser practicado todo el tiempo.

b) La mujer no puede viajar sin un compañero hombre quien es su mahram.

c) La mujer no puede mezclares libremente con hombres que no son de su familia.

d) La mujer no puede salir de su casa mas que con el permiso de los que están encargados de ella, o sea sus maridos o padres.

3) Estos interdictos son explotados por los enemigos del Islam para defamarla como religión diciendo que el Islam rebaja a la mujer. Algunas predicadoras (dou’at) son influidas por estas críticas y se dejan llevar a una vida floja y una vida sin responsabilidad. Las verdaderas dou’at las cuales toman como guía la Sunnah (la tradición que dejo el Profeta) debe de tener cuidado de ser influidas por las pasiones de la sociedad al igual que los caprichos de la misma sociedad.

4) Los hombres tienen el derecho original en las actividades de esta y el ser los líderes tal como fue el caso de el Profeta (salalahu alayhe wa salam) y la excelente generación que siguió a los campañeros. Nadie puede negar el papel que tuvieron las mujeres en el da’wah, siempre y cuando se siguen los principios generales.

Segundo: Los objetivos de el Programa:

Así como el Profeta, salalahu alayhe wa salam, vio la necesidad de poner un lugar en su agenda de tiempo para enfrentarse con las necesidades de las mujeres en su comunidad, entonces las organizaciones de da’wah deben de intentar el trabajar los temas de las mujeres en las comunidades. Cualquier programa de da’wah que se dirigía hacia las mujeres deben de intentar de lograr lo siguiente.

El fortalecer el Emaan (la fe): Esta fe se incrementa con el aumentar la adoración de Allah, con el acordarse de Allah (lo que en Árabe se le dice zikr), con el reflexionar sobre los nombres de Allah (Allah tiene noventa y nueve nombres que lo describen a Él, por ejemplo Al-Rahim ‘El Misericordioso’ o Al Kabir ‘El Mas Grande’). La fe (el emaan) también incrementa con reflexionar sobre Su poder de Allah, y Su creación en nosotros mismos al igual que Su creación de el universo. Existe mucho poder con el reflexionar. Y el efecto positivo en el corazón de uno y su fe casi no tiene limite. Esto, sin embargo, no sería posible sin el inculcar el entendimiento correcto sobre ciertos temas de el credo Islámico (el aqeedah); lo mas importante debe ser el Tawheed (que significa monoteísmo puro).

El incrementar el conocimiento: Sin conocer el Islam no se logra mucho. Lo mas importante debe ser los puntos básicos del Islam y sobre los temas que la da’iyah necesita en los medios que vive. Se debe conocer y educar sobre los pensamientos de desviación, ideas, grupos y sectas. Se debe dar a conocer sobre a los que no les gusta ver que se expande el Islam, esta misma gente que odia el Islam están ganándose el corazón y pensar de la gente.

El construir la personalidad de el da’wah:

El da’wah requiere sacrificios y por esto deben estar preparadas las mujeres de el tolerar la carga que llevan los que invitan al Islam. Esto viene con enterarse de la condición de los Musulmanes al igual que se va a encontrar la mujer que invita con las asabas de los enemigos de el Islam. Debe enseñarse la responsabilidad que implica el liderazgo y como empezar y enseñar la iniciativa individual. Deben de haber facultades de teoría al igual que la de la practica que nutren a la mujer que quiere ser predicadora o la que invita. Las da’iyah deben de aprender las habilidades que requiere el socializar y la importancia del buen ejemplo en conducta en el trabajo de da’wah. También se les debe de enseñar el valor del tiempo y como aprovechar el tiempo, no deben de dejar la diversión en lo halal (o sea la diversión sana) en su tiempo libre.

El fortalecer el ser inmune a el pecado:Esto implica reconocer las enfermedades de el pecado, particularmente los pecados relacionados con las mujeres, esto se hace con poner una barrera para evitar lo que conduce a uno/una a el pecado y también implica el evitar los lugares donde existe el pecado.

Tercero: La capacitación

A- En el lado teórico, se necesita preparación para considerar estos aspectos:

1- La preparación para educar usando una buena presentación y los materiales apropiados. El Islam le dio el derecho a la mujer de educarse. El conocimiento que debe ser logrado, es el conocimiento que ayude a la mujer en el da’wah, por ejemplo las ramas de la shari’ah (ley Islámica) y sobre el disciplinarse para entenderlos. Pero el buscar el conocimiento no debe de ser una barrera de ejercitar el dar la da’wah, como es el caso de muchos actualmente. Se debe mantener una balanza.

2- La preparación psicológica para asegurarse que las que invitan a el Islam tengan sinceridad en su fe en Allah, que tengan esperanza, que se cubran con la verdad, el orgullo en el Islam, la paciencia, y el conocimiento de la situación que vive la gente a los que se les predica. Esto es un aspecto muy importante en la preparación, porque el predicador esta atado a gente quienes tiene diferentes carácter al igual que tienen diferentes inclinaciones.

3- La preparación social haciendo que la mujer da’iat viva una vida Islámica en la familia y en la sociedad en general equivale a aplicar el Islam prácticamente. Deben obedecer la ética de el Islam y de los da’wah. Con el cubrir los elementos de la preparación social viene el sentimiento que la da’wah es un trabajo al que tiene derecho toda la gente de trabajar. Este derecho de predicar se debe de dar con sinceridad, en general, con honestidad, sin ningún tipo de comportamiento violento, dócilmente y como manso.

B- El por qué de que sea obligatorio la capacitación y preparación es lo siguiente:

Esto implica a capacitar a la mujer predicadora en lectura y en el escribir para así atraer a las predicadoras a llevar la religión a la gente por medio de palabra, como maestra en salones, con conferencias, y con la palabra escrita. Estos son los medios con que dirigir a la gente al Islam con el da’wah (la invitación) esto también completa la preparación teórica y asegura que el trabajo de da’wah rinda o que la semilla crezca. Este aspecto teórico del Islam ha sido olvida o negada lo cual resulto en severos defectos en le da’wah.

Las da’iyat (las que invitan al Islam) dando conferencias, seminarios, y sermones deben de convencer a la gente atacando a el pensar de ellos o ellas con pruebas y evidencias. También debe de poder excitar las emociones, sentimientos y la pasión por la religión del Islam. Los que den conferencias deben de tener mucha experiencia en el arte de predicar y acordándose de la importancia que tiene que se predique correctamente el Islam a la gente. Deben por ejemplo practicar su palabra predicándoles a las mujeres de la mezquita, o las mujeres en escuelas, o cualquier otro lugar donde se reúnan las mujeres. También deben supervisar las predicadoras a mujeres que quieran capacitarse en la da’wah, esto se hace para corregir errores de palabra suavemente.

El escribir y el publicar no debe ser negado, porque en la actualidad la gente devora a los libros, panfletos, periódicos, artículos de revistas, y en la actualidad existe mucha facilidad en encontrar lectura de cualquier tema. Se debe también escribir con elocuencia y convicción.

Se debe de escribir con sinceridad y con argumentos claros y documentados. La verdad es que la palabra escrita es el medio mas apropiado y importante de la mujer que invita a el Islam. Pueden escribir en casa y así ocupar su tiempo libre. De esta manera, con la palabra escrita puede la mujer dirigir su palabra a cualquier clase social.

Lo que el Corán y la Sunnah dicen:

Como se les dice a las mujeres predicadoras

La verdad es que los ordenes, que se encuentran en el Corán y la Sunnah, cubren y se aplican a los hombres igual que a las mujeres. Los pronombres masculinos son los mas comunes y los que mas usa el Corán, pero esto es solo por la costumbre de el idioma Árabe. Sin embargo, existen en el Corán ciertos órdenes que son para el hombre y estas ordenes no las tienen que cumplir las mujeres. Y de la misma manera Allah le ha ordenado a la mujer únicamente. Esto muestra que tiene la mujer un carácter y personalidad que es independiente del hombre. Esto nos indica la importancia de dirigirse a las mujeres con da’wah, educación, reformas, y indicaciones, de una manera que sea específicamente para la mujer.

Nunca se debe ignorar a la mujer. Fue por esto que el Profeta, salalahu alayhe wa salam, se dirigía específicamente a la mujer, mas aun después de hablar con los hombres, y que también puso un día de las semana en el cual le enseñaba a la mujer únicamente.

El Corán nos dice que el hombre es responsable por su casa y familia. "¡Vosotros que creéis! Guardaos a vosotros mismos y a vuestra gente de un fuego cuyo combustible serán los hombres y las piedras. Sobre él habrán ángeles duros y violentos," (66:66). Y el Profeta, salalahu alayhe wa salam, dijo, "El hombre es el pastor de la familia y es responsable sobre lo que cuida." (Bukhari y Muslim) En otro hadeeth, el Profeta, salalahu alayhe wa salam, nos habló de una recompensa doble para el hombre que enseña a su esclava bien, la educa y luego le da su libertad a cualquier mujer esclava que el tenga. Esto nos indica claramente la importancia de educar y cuidar a las mujeres. De la misma manera, existe mucha evidencia en el Corán y en la Sunnah que atestiguan que las mujeres también tienen la obligación de trabajar en el da’wah:

1- Existen muchos versos en el Corán que obligan a los Musulmanes hombres y mujeres a hacer el da’wah, a invitar a lo bueno y a prohibir lo malo. Por ejemplo, Allah dice, "Para que de vosotros surja una comunidad que llame a el bien, ordene lo reconocido e impida lo reprochable. Esos son los que cosecharan el éxito." (3:104)

2- Allah ha dicho específicamente a las mujeres su obligación de dad da’wah, porque El, subhanahu wa ta’ala, dice, "¡Mujeres del Profeta! No sois como cualquier otra mujer; si tenéis temor (de Allah). Así pues no seáis suaves al hablar de manera que aquel en cuyo corazón hay una enfermedad pueda sentir deseo; hablad con palabras adecuadas." (33:32)

Ibn Abbas entendió a esta orden de Allah para las mujeres del Profeta que "el hablar las palabras adecuadas" significa incitar al bien y prohibir lo malo. Esto se puede tomar como una orden para toda mujer Musulmana. Allah también dice, "Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de los otros, ordenan lo reconocido y prohiben lo reprobable, establecen el salat (la oración), entregan el zakat (la caridad) y obedecen a Allah." (9:72)

Este verso demuestra la evidencia que las mujeres también tienen el deber religioso de predicar, al igual que el hombre, esto cuando sea que sean capaces de cumplir con este deber. El Profeta, salalahu alayhe wa salam, dijo, "La mujer es la que esta encargada de cuidar la casa de su marido y de cuidar a sus hijos, y así también es responsable por ellos (responsable significa que Allah le preguntara en el día de juicio a la mujer si cumplió con su responsabilidad de la casa de su marido y le preguntara también a ella si cuido bien a sus hijos, por ejemplo si le enseño a sus hijos la religión.) Encargada significa aquella persona que se le ha dado en confianza el cargo que nutre y la cual preserva."

Es mas, los siguientes puntos, cuando son tomados de una manera perspectiva, también conducen al entendimiento que la mujer es tan responsable en su cargo del trabajo de da’wah al igual que el hombre es responsable por ello:

a) El Islam prohibe que se mezclen los sexos opuestos, y ordena el hijab (velo que tapa a la mujer de la vista del hombre), por esto nos urge lo practico de tener mujeres capacitadas para hacer el trabajo de da’wah entre las mujeres de la comunidad.

b) Algunos de los artículos de la ley Islámica (La sahri’ah) que puso el Profeta, salalahu alayhe wa salam, nos fueron narrados por medio de las mujeres compañeras.

c) Algunas veces es difícil para los hombres dou’at referirse con las mujeres en todos los temas de la predica. Existen temas que las mujeres se siente mas cómodas si se las enseña otra mujer.

Lo que sembramos es lo que cosechamos

1) Debemos primero tratar el tema de conocimiento para así eliminar la ignorancia. Debemos incrementar el pensar abiertamente y con intelectualidad, y debemos de capacitar a las mujeres para que puedan ser verdaderas predicadoras. Estos resultados tiene beneficios que duran un largo paso, no solamente mejora la condición de la mujer, si no que la comunidad en general también se beneficia.

2) Debemos corregir y eliminar los hábitos erróneos. estos hábitos son un fenómeno en muchas sociedades.

3) Las da’iyat maduran mas que las demás y muestran un carácter mas disciplinado. Esto a la vez resulta en lazos mas fuertes entre los hombres y las mujeres.

4) Se eliminaría la concepción falsa de que los hombres Musulmanes tratan mal a las mujeres y se pusiera a la luz el verdadero lugar de la mujer en el Islam. Y al mismo tiempo estarán mas enteradas las Musulmanas de sus derechos al igual que de sus obligaciones.

5) Los esfuerzos estarían enfocados en el cultivar a los Musulmanes jóvenes, esto para asegurarle a la Ummah (la familia o nación Islámica), Musulmanes de virtud para las generaciones futuras.

6) Un sentir de que pertenecemos al Islam fomentado, o el culto Musulmán de recomendar lo bueno y prohibir lo malo estaría en alto.

7) Habría una fuente nueva de ingresos monetarios asegurados para el trabajo del da’wah; o sea la caridad de las mujeres.

Ahora es el momento para que los Musulmanes que dicen que practican la Sunnah pensaran nuevamente sobre el tema de la da’wah Musulmana entre mujeres. Debemos de acordarnos de Khadijah, Aisha, Sumayyah, y muchas otras mujeres Musulmanes durante la historia del Islam, debemos de pensar en lo que estas mujeres contribuyeron al Islam y lo que ellas aprendieron de el Islam. También tenemos que darnos cuenta que la pura habla y la emoción no logran nada. Necesitamos hacer algo sobre la situación Islámica en este momento. La llave del éxito para el Islam es el educar a la mujer, al igual que la preparación para que la mujer sea capacitada en el trabajo de el da’wah. Durante toda la historia de la humanidad. se puede medir que tan sano fue o es la sociedad por la condición de la mujer en ella. Por esto debemos de hacer guerra no con los golpes sin no en luchar para mejorar la condición de la mujer en su intelectualidad, en su condición espiritual y en su condición emocional. Esto para que la mujer cumpla con las habilidades y las responsabilidades que las dio Dios y las cuales a las mujeres las incumbe.


Por Abdul Lateef M. Al-Hasan y Sumayyah Bint Joan
Traducido al Español por Abdullah Weston

Se encuentra usted aquí