LA ORACIÓN EN EL ISLAM: Los Casos Que Invalidan La Oración (MUBTILAT AL-SALÂT)

El Salât es anulado y pierde su validez si se cometen alguno de los siguientes hechos:

1. Comer o beber intencionalmente. Dijo Ibnul Mundhir: Los sabios coinciden en la opinión en que al comer o beber intencionalmente durante la oración obligatoria (Fard) la anula y debe ser repetida. Este hecho invalida tanto el Salât obligatorio (Fard) como la voluntaria (Nafilah).

2. Hablar intencionadamente sobre algo que no sea parte del Salât. Tal como relata Zaid Ibn Arkam: Solíamos hablar durante la oración, hasta que fue revelado (el versículo del Corán): “Levantaos (adorando) con devoción a Allah”. Por lo que nos fue ordenado callar y dejar de hablar. (Al-Bujari y Muslim). Dijo el Profeta (Paz y Bendiciones): “Tenéis (suficiente) ocupación con la oración”. (Al-Bujari y Muslim). Las palabras “suficiente ocupación” significan la prohibición de hablar.

3. Dejar intencionalmente o sin excusa, alguno de los pilares (Arkan) o de los requisitos (Shurut) de la oración. El Profeta (Paz y Bendiciones) dijo a un beduino que realizaba su Salât muy rápido: “Vuelve a rezar, porque todavía no has rezado”. (Al-Bujari y Muslim).

Esto nos indica que rezar serenamente y con devoción, es uno de los pilares de la oración, cosa ausente en el Salât del beduino.

4. Moverse excesivamente durante el Salât, de tal forma que para quien lo haga no note que se encuentra haciendo el Salât.

A este respecto dijo el Imâm An-Nawawi: “Si los movimientos durante la oración son excesivos, esto conllevaría a la invalidez de la oración, de acuerdo con la opinión unánime de los sabios. Mientras que si los movimientos son escasos, no se anularía el Sal â t, de acuerdo con el consenso de los sabios”.

Los movimientos son considerados escasos si son por ejemplo hacer una señal en lugar de responder al saludo verbalmente, quitarse los zapatos, alzar a un niño o dejarle en el suelo, evitar que alguien pase delante del orante o usar un pañuelo.

5. Sonreír o reírse durante el Salât , como relató Ibnul Mundhir al reportar la unanimidad de los sabios sobre la nulidad de la oración de quien se ríe. En este sentido An-Nawawi dijo: Se refiere a aquellos que emiten dos letras (carcajada).

La mayoría de los sabios opinan que no es un problema sonreír. Incluso si llega a reír forzado -sin poder evitarlo- esto no causaría la nulidad de su oración si es poco, pero si es excesivo la anularía. Calificar algo, como mucho o poco depende de lo habitual en una sociedad determinada.

Se encuentra usted aquí