La Verdadera Personalidad Del Musulman

La Esposa Musulmana Ideal

Basándose en las enseñanzas islámicas sobre el matrimonio y en la mujer, el musulmán no se ve atraído por la actitud frívola demostrada hoy en día por algunas mujeres. Más bien, él prefiere una musulmana con una personalidad legítima, y toma su tiempo para escoger a su compañera para toda la vida, buscando la que tenga características islámicas correctas que contribuirán a una vida conyugal estable y feliz.

El Verdadero Musulmán Cumple Con Los Preceptos Islámicos En Su Vida Conyugal

El verdadero musulmán cumple con el precepto islámico de tratar amablemente a su esposa. Las recomendaciones islámicas acerca de las mujeres y la manera en que el Islam estimula a los hombres a respetarlas son muy importantes. 

El Verdadero Musulmán Es Un Buen Marido

El verdadero musulmán cumple con los esclarecedores e inequívocos textos del Corán que le ordenan que trate a las mujeres justa y decentemente. Él debe ser un marido ideal para que su esposa disfrute de su compañía dócil y agradable, no importa cuánto tiempo ellos estén juntos. Cuando retorna a su casa saluda a su esposa y a sus hijos con una cara sonriente, y no olvida el bendito saludo que Allah impuso e hizo que sea distintivo del Islam: 

El Verdadero Musulmán Es Uno De Los Maridos Más Exitosos

El musulmán inteligente es en la vida uno de los maridos más exitosos, y el más querido por una esposa fiel, pura y virtuosa, debido a su adhesión a la guía del Islam. Él tiene un entendimiento profundo y compasivo de la naturaleza y la psicología femenina, y él conduce a su mujer hacia el camino recto del Islam, religión que está en armonía completa con la verdadera naturaleza del ser humano.

El Verdadero Musulmán Comprende Su Papel De Protector Y Sabe Que Está A Cargo De Su Esposa (Qauuâm)

Con buenas actitudes y un trato dócil, el marido musulmán se gana el corazón de su esposa, y ella no lo desobedece en nada. Por consiguiente al musulmán se le ha dado la posición de Qauuâm sobre las mujeres, debido a las características que el Islam le otorga, las calificaciones que le da, y las prescripciones y obligaciones que le impone: 

El Verdadero Musulmán Entiende La Gran Responsabilidad Que Tiene Sobre Sus Hijos

Introducción 

Los hijos son la alegría de los hombres en la vida, fuente de gran amor y compañerismo. Ellos hacen que la vida sea más dulce y, después de Allah, en ellos fijan sus esperanzas. Su bendición trae Rizq (sustento), misericordia y una enorme recompensa. 

Pero esto depende de que los hijos tengan una buena y sólida educación, que los hará respetuosos, amables y serán motivo de felicidad. Si Los hijos tienen estos buenos atributos serán de verdad el regocijo de esta vida, como Allah los describió en el Corán: 

{Los bienes y los hijos son parte de los encantos de la vida mundanal…} [18:46] 

El Verdadero Musulmán Utiliza Los Métodos Más Apropiados Para Formar A Los Hijos

El verdadero padre, y me refiero al padre y a la madre, entiende la psicología de su hijo y sabe tratarlos, usando el mejor y más eficaz método para formarlos. 

El Verdadero Musulmán Demuestra Amor Y Afecto Hacia Sus Hijos

Uno de sus deberes paternales primarios es demostrar su amor, misericordia y afecto hacia sus hijos, para que ellos crezcan seguros, y con niveles altos de autoestima. 

La compasión es un rasgo islámico básico, y era una de las características del bondadoso Profeta (B y P), como nos cuenta Anas (R): 

El Verdadero Musulmán Gasta En Sus Hijos Con Generosidad Y De Buen Grado

El Islam no se limita sólo a depender de los instintos naturales de los padres de cuidar a sus hijos, porque a veces los padres pueden ser renuentes a dejar algunos de sus placeres por la causa de sus hijos, o a veces los tiempos duros y la pobreza pueden causar que los padres se quejen de la carga pesada que es mantenerlos.

El Verdadero Musulmán No Hace Diferencia Entre Sus Hijos E Hijas

Algunas personas se entristecen por haber tenido hijas, y quieren que Allah les dé sólo hijos varones. Ellos no conocen la gran recompensa que Allah le ha prometido al hombre que se le agraciado con hijas, y las acepta, cuida de ellas, les da una buena educación, y les brinda amor y afecto. Si supieran el premio que le espera al padre misericordioso con sus hijas, sentirían celos de él y querrían lo mismo también. 

El Verdadero Musulmán Está Atento A Cualquier Cosa Que Pueda Tener Una Mala Influencia En Sus Hijos

El padre musulmán mantiene sus ojos bien abiertos respecto al cuidado de sus hijos. Él sabe lo que ellos están leyendo y están escribiendo, los pasatiempos que han escogido o los que él pueda haberles inculcado, los amigos con quienes ellos pasan la mayor parte de su tiempo, y los lugares que ellos frecuentan en sus tiempos libres. Él sabe todo esto sin que sus hijos se sientan observados.

El Verdadero Musulmán Trata A Todos Sus Hijos Con Equidad

Una de las mejores cosas que los padres pueden hacer para la correcta crianza de sus hijos es tratarlos a todos con equidad, y no favorecer a ninguno de ellos por encima de los demás. El niño que siente que es tratado justamente, y que él y sus hermanos son iguales, crecerá con una autoestima saludable, libre de los sentimientos de inferioridad; no odiará a su hermano, y los celos no comerán su corazón, sino que estará feliz, y será tolerante, amable y cuidadoso con los otros.

El Verdadero Musulmán Infunde A Sus Hijos Buenos Modales

Cuando los corazones de los hijos están llenos de alegría y bondad, el padre puede llevarlos entonces al adecuado nivel moral y a las nobles virtudes humanas. Él les inculca los buenos modales como querer a otros, ayudar al débil, ser amable con los parientes, respetar a los ancianos, ser misericordioso con los niños, hacer el bien alegremente y esforzarse por extender la justicia entre las personas.

El Verdadero Musulmán Y Sus Parientes

Al Arĥâm

La bondad, el respeto y el buen trato del musulmán no están limitados sólo a sus padres, esposa e hijos, sino que se extiende a todos sus parientes. En el Corán, la palabra usada es Arĥâm (literalmente ‘vientres’) que se refiere a aquellos vinculados a una persona por relación consanguínea, ya sean que hereden de él o no.

El Verdadero Musulmán Respeta Los Lazos De Parentesco Según Las Enseñanzas Del Islam

El verdadero musulmán se relaciona con sus parientes y no permite que los asuntos mundanos, riqueza, esposa o hijos lo mantengan alejado de los suyos, y le impidan respetarlos y ayudarlos. Al relacionarse con sus parientes él está siguiendo las enseñanzas islámicas, las cuales regulan estas relaciones y le indican el rango de cada ser según el orden de prioridad, empezando con su madre, siguiendo con el padre, luego los otros parientes, los que están más estrechamente relacionados según el grado de parentesco.

El Verdadero Musulmán Respeta Los Lazos De Parentesco Aunque Sus Parientes No Sean Musulmanes

La tolerancia y la humanidad del Islam van muy lejos, incluso hasta respetar los lazos de parentesco aunque éstos no sean musulmanes. ‘Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘Âs (R) dijo: 

El Verdadero Musulmán Entiende El Significado De Fortalecer Los Lazos De Parentesco

Para el verdadero musulmán, mantener los lazos de parentesco es una de las enseñanzas de su credo. No es sólo gastar el dinero en ellos, va más allá de eso.

El Verdadero Musulmán Mantiene Los Lazos De Parentesco Aunque Sus Parientes No Lo Hagan

El verdadero musulmán mantiene los lazos de parentesco aun cuando sus parientes no lo hacen, porque el que mantiene los lazos de parentesco lo hace exclusivamente por Allah y en adhesión a las enseñanzas islámicas más elevadas, y no espera ser tratado igualmente por sus parientes. 

El Verdadero Musulmán Es Consciente Respecto A Las Enseñanzas Islámicas Del Buen Trato A Los Vecinos

Es la mejor persona en relacionarse con sus vecinos 

El musulmán que sigue las enseñanzas de su religión es el mejor de las personas en su relación con sus vecinos, y el más respetuoso, amable y considerado hacia ellos. 

El Verdadero Musulmán Desea Para Su Vecino Lo Que Desea Para Sí Mismo

El musulmán que es verdaderamente guiado por su religión es bondadoso y considerado, y sabe comunicarse bien. Él es sensible hacia su vecino, compartiendo su alegría y solidarizándose con su dolor. Desea para su vecino lo que desea para sí mismo, siguiendo las instrucciones del Profeta (B y P): 

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí