La Verdadera Personalidad Del Musulman

El Verdadero Musulmán Guía A Otros A Los Actos Virtuosos

Entre esos actos virtuosos por los cuales el verdadero musulmán es conocido está el guiar y estimular a que los demás hagan obras de bien. Así que el musulmán siempre hace lo pueda beneficiar a otros, porque sabe que aquel que guía a otros a realizar algo bueno es como el que lo hace: 

El Verdadero Musulmán Es Dócil Con La Gente, No Duro

El verdadero musulmán es amable con las personas, y no es una persona complicada y difícil, pues el creyente trata de facilitarle las cosas a la gente. Esto es lo que Allah quiere para Sus siervos: 

{Allah desea facilitaros las cosas y no dificultároslas...} [2:185] 

El Verdadero Musulmán Es Justo En Su Juicio Sobre Las Personas

El musulmán que sigue la guía correctamente es justo en su juicio sobre las personas. Él nunca es injusto, ni se desvía de la Verdad, no importa cuales sean las circunstancias. Establecer la justicia y evitar la opresión (Dhulm) es algo arraigado en su corazón y en su ‘Aqîdah, pues se le ha ordenado claramente en el Corán y en los Aĥâdîz, y en ello no puede haber ninguna trasgresión: 

El Verdadero Musulmán No Oprime A Nadie

A tal magnitud es que el musulmán se adhiere a la justicia, que también rechaza la opresión (el Dhulm), porque la opresión es la oscuridad (Dhulumât) en que el opresor se pierde, como el Profeta (B y P) explicó: 

"Manteneos alejados de la opresión, porque la opresión será oscuridad el Día del Juicio".[1] 

El Verdadero Musulmán Ama Las Cosas Nobles Y Siempre Aspira A Ellas

El verdadero musulmán siempre aspira a las actitudes nobles en sus relaciones sociales, y nunca basa esas relaciones en los intereses triviales. No tiene tiempo para la grosería y los asuntos fútiles, porque él se ha formado según las enseñanzas del Corán y de la Sunnah, por eso prefiere ser serio, y odia la frivolidad. 

El Verdadero Musulmán Es Generoso

El verdadero musulmán que sinceramente busca seguir las enseñanzas de su religión es generoso, y busca el bienestar de los miembros de su sociedad en todas las ocasiones y en todas las circunstancias. 

Cuando gasta, lo hace porque cree que su generosidad no se perderá, y sabe que ello queda registrado ante Aquel que está enterado de todas las cosas: 

El Verdadero Musulmán No Les Recuerda Sus Favores A Los Beneficiarios De Su Caridad

El verdadero musulmán a quien Allah le ha permitido dar y gastar por Su causa, no le recuerda a las personas lo que les ha dado. Él es perspicaz de no ser como quienes Allah ha descrito en el Corán:

{Quienes contribuyan con sus bienes por la causa de Allah sin hacer alarde de ello ni cometer agravio tendrán su recompensa en la Otra Vida, y no temerán ni se entristecerán.} [2:262]

El Verdadero Musulmán Es Hospitalario

El verdadero musulmán cuya alma está llena de generosidad es hospitalario, les da la bienvenida a sus invitados calurosa y alegremente, actuando de acuerdo a las enseñanzas islámicas que están profundamente arraigadas en su corazón y que están basadas en la creencia en Allah y en el Último Día: 

El Verdadero Musulmán Prefiere A Los Demás Por Sobre Sí Mismo

El verdadero musulmán prefiere a los demás por sobre sí mismo, aunque sea pobre, porque el Islam le enseña a sus seguidores a adoptar esta postura. Esta benevolencia es una característica primordial del verdadero musulmán que lo distingue de otras personas. 

El Verdadero Musulmán Ayuda Al Deudor A Aliviar Su Carga

El verdadero musulmán es tolerante, de buen trato y amable. Él se apresura en ayudar al deudor para aliviar su carga, como el Corán le pide: 

{Y si quien os debe atraviesa una situación estrecha, concededle un nuevo plazo hasta que esté en condición de saldar la deuda…} [2:280] 

El Verdadero Musulmán Tiene Dignidad Y No Mendiga

El verdadero musulmán es una persona independiente y con dignidad, y no piensa en mendigar. Si alguna adversidad le azota, la soporta con paciencia y perseverancia. Él se esfuerza en evitar abusar de la generosidad de aquellos que hacen el bien, porque el Islam le enseña a tener dignidad, firmeza y paciencia. Así, Allah lo ayudará y le agraciará con la paciencia: 

El Verdadero Musulmán Es Amistoso Y Amable

El musulmán que de verdad entiende las enseñanzas de su religión es benévolo, amigable y amable. Él se mezcla con las personas y se lleva bien con ellas. Esto debe ser una característica del musulmán que entiende que mantenerse en contacto con las personas y ganarse su confianza son parte de los deberes más importantes del musulmán. Es un medio eficaz para transmitirles el verdadero mensaje, y exponerles sus valores morales, porque las personas sólo escuchan a aquellos a quienes les caen bien, confían y aceptan.

El Verdadero Musulmán Verifica Que Sus Costumbres Y Hábitos No Contradigan Las Normas Islámicas

Una de las características más importantes del verdadero musulmán es que considera cada costumbre de su sociedad para ver cuales contradicen las normas del Islam. Así todos sus valores sociales derivan de los principios básicos de la religión. 

El Verdadero Musulmán Aplica Los Modales Islámicos Cuando Come Y Bebe

Una de las características más importantes del verdadero musulmán es su etiqueta con respecto a la comida y bebida. Si él está presente en una reunión donde la comida es servida, es reconocido por los buenos modales que el Profeta (B y P) enseñó y estimuló a que cada musulmán adoptara. 

El Verdadero Musulmán Extiende El Saludo De Paz

Uno de los aspectos distintivos de la conducta social del musulmán es que saluda con el saludo de Salâm. En el Islam, saludar con el Salâm no se considera una costumbre social definida por los hombres que se puede cambiar y puede adaptarse según la época y las circunstancias.

El Verdadero Musulmán No Entra En Una Casa Ajena Sin Que Le Den Permiso

El musulmán que es consciente de los buenos modales prescritos por el Islam no entra en una casa que no sea la suya sin el permiso correspondiente. Pedir permiso es una orden divina que no debe ser ignorada: 

El Verdadero Musulmán En Una Reunión, Se Sienta Donde Encuentra Lugar

El verdadero musulmán también se distingue con sus buenos modales cuando asiste a una reunión. Estos modales se derivan de las enseñanzas del Profeta (B y P), y hacen del musulmán un excelente ejemplo de comportamiento social. 

El Verdadero Musulmán En Una Reunión, Evita Bostezar

El musulmán que es educado no bosteza en una reunión si puede evitarlo. Si quiere bostezar intenta evitarlo tanto como le sea posible. Esto es lo que el Profeta (B y P) aconsejó: 

"Si alguno de vosotros quiere bostezar, que trate de evitarlo tanto como le sea posible".[1] 

El Verdadero Musulmán Aplica Las Enseñanzas Islámicas Cuando Estornuda

De la misma manera que el Islam ha definido los modales a seguir en una reunión, también los ha definido cuando uno estornuda. 

El Islam le enseña al musulmán como debe comportarse cuando estornuda, y lo que le debe decir al que estornudar. 

El Verdadero Musulmán No Espía En Casas Ajenas Ni Imita A Las Mujeres

No Espía En Casas Ajenas

El verdadero musulmán no espía en una casa ajena. Ésta no es la actitud de un musulmán pudoroso, modesto y educado. El Profeta (B y P) le advirtió a aquellos que espían que no lo hagan porque podrían recibir un golpe en sus ojos por parte del que está siendo espiado: 

Páginas

Suscribirse a Canal de noticias de la página principal

Se encuentra usted aquí